Allí donde la democracia funciona para la gente

Ayer, terminada la recorrida, el embajador de Venezuela Julio Chirino conversó con SAN JOSÉ HOY.

La planta de Conaprole.

“Hicimos un recorrido viendo los distintos procesos que se desarrollan ahí, principalmente la leche en polvo que se exporta hacia Venezuela. Esa es la planta donde se produce básicamente la totalidad de leche que Conaprole está exportando a Venezuela desde el año 2005 ininterrumpidamente.”

“Nos comentaban que (Venezuela) es el principal punto de exportación de leche en polvo. En Venezuela el principal cliente es el Ejército, pero nosotros vinimos con una delegación amplia de la Embajada.”

SJH -El domingo hay elecciones en Venezuela.

“Un día de una elección más. Acostumbrados después de este proceso de cambios y transformaciones a que el pueblo sea llamado a expresar sus voluntades en la participación electoral.”

“Lo primero es seguir consolidando este proceso de transformación y cambio democrático. En estos últimos 11 años han sido más de 15 elecciones. Esta es nuestra tercera elección de la Asamblea Nacional después de que se modificó la Constitución. Hay un fortalecimiento dentro de este cambio de institucionalidad y se espera que se mantenga la correlación que ha tenido la Asamblea: mayoritaria hacia las fuerzas revolucionarias. Fue así en todas las últimas elecciones parlamentarias. El reto mayor es mantener la mayoría especial que permite gobernar desde el Parlamento. Las distintas encuestas y los distintos voceros y analistas, plantean que esa posibilidad es muy cercana.”

SJH -¿Qué podría pasar si la oposición alcanza los 56 diputados, número clave para poder bloquear algunas iniciativas?

“Eso podría significar un enlentecimiento. Lo que buscan ellos con esos 56 diputados es frenar este proceso de cambio y transformación, que por supuesto, a ellos no les conviene porque son la expresión neta de lo que ha sido la oligarquía en Venezuela.”

SJH -Terminó la reunión en la que se evaluó el grado de cumplimento de los Objetivos del Milenio. ¿La delegación venezolana vuelve conforme?

“Nosotros volvemos muy conformes porque muchas de las metas que allí están planteadas, Venezuela las ha ido cumpliendo, incluso algunas mucho antes de lo que se planteó: lo que es el acceso al agua, la educación, los temas de analfabetismo; se abatieron los niveles de pobreza. Realmente, en este proceso de cambio el principal esfuerzo ha sido en el desarrollo social. Realmente, en Venezuela hemos logrado ir poco a poco abatiendo una situación muy negativa que teníamos. Y todavía hay algunas pequeñas cosas que nos faltan lograr, pero en términos generales salgo muy contento porque en estos 10 años hemos podido revertir una brecha que venía avanzando en Venezuela: el tema de la exclusión y la pobreza.”

SJH -¿Cómo han andado con la evolución del índice Gini*?

“En las últimas mediciones, Venezuela cada año ha venido mejorando en ese índice (…) que mide el comportamiento del desarrollo social de nuestro país.”

SJH -Eso no es muy visible a nivel de los medios, por lo menos en Uruguay.

“Lamentablemente los medios de comunicación a nivel internacional lo que buscan y plasman son sólo hechos negativos -en algunos casos no certeros- respecto a la realidad venezolana. Hay casos en que tergiversan lo que estamos viviendo y por supuesto que no reflejan los avances que se han dado en el campo social, político y de participación en Venezuela.”

* El índice Gini mide el grado de desigualdad de una sociedad.

La apicultura en retroceso

Luis Eduardo Arnábal

¿Qué pasa si las abejas se mueren? ¿Qué efectos tendría para el medio ambiente?
«Los problemas son varios. Las abejas obviamente son las principales polinizadoras dentro de la naturaleza y eso tiene relación con la cantidad de alimentos que consumimos. Por supuesto puede ser catastrófico si no hay suficientes abejas».
La abeja es un insecto importado, antes había otros polinizadores, pero había otra vegetación: «ahora tenemos una vegetación donde se presenta una cantidad de cultivos que son útiles para las personas, que dependen mucho de las abejas. Estamos hablando por ejemplo de semillas forrajeras para la cría de ganado o la producción de frutos, hortalizas, todo lo que es granos, en fin, hay una cantidad de cosas que se van a ver afectadas».
Según Arnábal, esa es una de las puntas del problema: «La eliminación de abejas por el uso de algunos productos que en otros lugares están prohibidos y acá no se han podido ni siquiera restringir, al revés, me parece que están en expansión. Vamos hacia un rumbo donde cada vez va a haber más problemas».
Por otra parte, plantea que la adopción de cultivos transgénicos significa un mayor uso de agroquímicos. Hay transgénicos que tienen un insecticida incluido (los BT). En nuestro país, los principales transgénicos son el maíz y fundamentalmente la soja.
«Con la soja, por ejemplo, es increíble la cantidad de insecticidas que se empezaron a utilizar, no solamente el glifosato para matar las malezas. Como la soja habitualmente tiene bastantes plagas, es habitual que aparezcan insectos que la atacan y el agricultor hecha mano a una cantidad de productos que a veces ni siquiera es muy consciente de hasta dónde mata».
Es importante destacar que los sojeros usan «cócteles de insecticidas»; si bien el fipronil es uno de los más problemáticos para la apicultura, hay otros productos que la perjudican: «Ese perjuicio siempre va relacionado con varios factores, no sólo el producto sino en qué momento se aplicó y dónde se aplicó».
«Hay muchos insecticidas, con diferentes grados de toxicidad para las abejas y yo creo que hay mucha ignorancia en las personas que los aplican, que a veces ni siquiera miran las etiquetas».
Según Arnábal, el agricultor tiene un enfoque parcial: «él no está pensando mucho en las abejas, ni siquiera a veces, en algunos casos, cuando contrata el servicio de polinización para tener una mejor cosecha (…) y no toma en cuenta avisarle al apicultor que le trajo las colmenas que las tiene que retirar porque va a aplicar insecticidas. Hay una cantidad de situaciones que muestran que el hombre es muy contradictorio, muy paradójico».

¿Dónde
poner colmenas?

La mortandad de abejas ha sido impresionante y «empieza a haber cada vez más limitantes de dónde poner colmenas».
«La apicultora está en retroceso porque no solamente disminuye el número de colmenas sino que disminuyen los rendimientos».
Por el uso de los productos químicos las colmenas se mueren o la producción merma y deja de ser rentable. Muchas veces, con el uso de herbicidas totales, como el glifosato, no sólo se mata malezas dentro de un cultivo sino también se puede matar vegetación que significaba una posibilidad de néctar o de pólen para la abeja en los momentos en que no tenía mucho para comer. «Son daños indirectos».

El control
del Estado

«El control es fundamental», plantea Arnábal. «El Estado es el que tendría que regular que haya posibilidades de que todo el mundo pueda hacer su actividad sin perjudicar la actividad de los demás».
El hecho de que hoy se esté produciendo mucha soja, quizá tiene aspectos beneficiosos, «pero tiene que haber un límite, cierto control, cierto equilibiro, cierta educación. Tiene que haber cierta regulación».
Según Arnábal, hay alternativas, pero no se investigan. Hoy se habla de instalar un instituto tecnológico terciario en San José, para Arnábal, «esas son oportunidades buenísimas para investigar y difundir ideas de agroecología».

Agroecología
«Hay que estudiar la agroecología, a ver cómo funciona y cómo el ser humano se inserta en ese contexto. Hay una cantidad de recursos e interacciones -porque eso es la agroecología-, entre vegetales, animales, seres humanos, clima, recursos naturales, agua, suelo, etcétera, que hay que contemplar».
Agroecología no es lo mismo que agricultura orgánica: «agricultura orgánica es un enfoque que trata de abstenerse de usar productos químicos, tóxicos, y entonces es un enfoque que vuelve a ser parcial». A veces lo orgánico tiende a desequilibrar, porque puede suceder, que sin quererlo, se fomentan otros problemas (por ejemplo con el abuso del uso de estiércol). La agroecología en cambio trata de relacionar factores y de estudiar la naturaleza como es y cómo funciona. Las interacciones de la naturaleza que no se pueden interrumpir ni cortar.

VIVÍ EL MUSEO, incluíte en su propuesta

Desde esta semana, el Museo Departamental de San José lleva adelante una campaña de socios.
Todo aquel que se sume a la familia de la Institución, podrá gozar beneficios en el acceso a actividades culturales, a la biblioteca y a los 21 talleres que allí se desarrollan (los socios no pagan matrícula en los talleres propios de la Institución).
«Nuestra aspiración es que la gente se acerque más al Museo, lo apoye y visite cuando quiera», expresó Liliana Mangeney, directiva del Museo.
Actualmente, la Institución cuenta con trescientos socios, que han hecho posible su progreso y a los cuales la Directiva está muy agradecida. También reconoce la colaboración de las empresas que permitieron llevar adelante esta campaña, como: AMSJ, Sabil, SEPECO, Pinturas Inca, Suroeste y Ferretería Durán.
La campaña publicitaria saldrá en los medios radiales, televisivos y escritos del departamento.
Los interesados pueden asociarse de lunes a viernes, en la Secretaría del Museo, de 14 a 20 hs.
El valor de la inscripción mensual es de $100.

Desde esta semana, el Museo Departamental de San José lleva adelante una campaña de socios.
Todo aquel que se sume a la familia de la Institución, podrá gozar beneficios en el acceso a actividades culturales, a la biblioteca y a los 21 talleres que allí se desarrollan (los socios no pagan matrícula en los talleres propios de la Institución). «Nuestra aspiración es que la gente se acerque más al Museo, lo apoye y visite cuando quiera», expresó Liliana Mangeney, directiva del Museo.Actualmente, la Institución cuenta con trescientos socios, que han hecho posible su progreso y a los cuales la Directiva está muy agradecida. También reconoce la colaboración de las empresas que permitieron llevar adelante esta campaña, como: AMSJ, Sabil, SEPECO, Pinturas Inca, Suroeste y Ferretería Durán.
La campaña publicitaria saldrá en los medios radiales, televisivos y escritos del departamento. Los interesados pueden asociarse de lunes a viernes, en la Secretaría del Museo, de 14 a 20 hs. El valor de la inscripción mensual es de $100.

Llegó Santa Rosa


AJO AGUA. El viejo camino al Prado Maragato no da paso. Pero no preocupa a los vecinos. El puente está tapado por el agua y la zona luce desierta.

La nueva ruta, que se construyó entre camino a Paso del Rey y barrio Prado Maragato, cambió la vida de los vecinos.
Ayer jueves, a las tres de la tarde, estaba «jabonoso» pero perfectamente transitable.
Aunque llueva mucho, hoy no se precisan botes para cruzar a la ciudad y sólo quedarán los relatos heroicos. La solución tardó años, pero llegó. El temporal de Santa Rosa 2010, encuentra a los vecinos con otro ánimo.

BAJO LLUVIA. Ahora, de regreso a casa, sólo los demora una conversación ocasional… Seguramente habría algo muy interesante que contarse.

Mejor justicia

Escribe Dr. Sebastián Ferrero Edil lista 33 PN

Durante la última Sesión Ordinaria de la Junta Departamental planteamos una propuesta que hemos venido trabajando y madurando hace varios meses -incluso antes de resultar electo Edil Departamental- y cuya base conceptual radica en la oportunidad que como sociedad tendríamos, si lográramos entre todos, radicar en SAN JOSÉ la Asistencia Jurídica de los Consultorios Jurídicos Barriales Gratuitos de la Universidad Mayor de la República.
Existe hoy entre nosotros, una cantidad muy importante de vecinos con problemas de la más diversa índole, pero muchos de los cuales se vinculan a una imposibilidad real de acceder a la Justicia en tiempo y forma, lo que en la práctica implica pérdida de derechos -que se tienen- pero que en realidad no se tienen porque no se defienden, y no se defienden porque no se logra acceder, no se logra ser parte, o se accede tarde y mal.
Nada de esto podemos admitir ni en una Sociedad Democrática, ni en un Estado de Derecho, si es que queremos construir y profundizar Justicia Social y contribuir con ello al desarrollo de toda nuestra sociedad Josefina.
La Universidad de la Republica, a la cual tanto queremos por ser formadora de nuestra gente, -y no me refiero sólo a los uruguayos que tenemos a través de ella la suerte de obtener un título, sino a su acción edificante que abarca e impacta a toda nuestra sociedad uruguaya,- tiene a través de la Facultad de DERECHO, un Programa de Consultorios Jurídicos Barriales en donde se promueve un mayor acceso a la Justicia a través del asesoramiento y la asistencia gratuita a personas de bajos recursos económicos, haciendo de ello a su vez, un proceso de aprendizaje bidireccional en el que estudiantes universitarios y distintos actores sociales que participan del programa, interactúan ayudando a las personas que lo necesitan, moldeando a su vez el temple a través de una formación práctica y real en contacto con la gente, que tan necesaria es para formar nuevas generaciones de Abogados comprometidos con San José, formados acá y brindando lo más importante que es un servicio que facilite y garantice el acceso al Derecho en búsqueda de Justicia.
De esta forma, los vecinos que por no poder financiar un Abogado Particular, se atendiesen en los Consultorios Jurídicos Barriales, se encuentran legalmente exonerados de Timbres Judiciales y Profesionales así como de las tasas correspondientes a los edictos que deban publicarse en el Diario Oficial, de forma que no exista impedimento económico alguno para el logro de los derechos que puedan corresponder.
Como complemento de esta propuesta, que hacemos a nuestra sociedad y al sistema político de San José a través de la Junta Departamental, hemos participado también, de una Conferencia celebrada en la Facultad de Derecho de la Universidad, titulada «Sistematización de Experiencias Nacionales de Consultorios Jurídicos Universitarios» en el marco del Programa de Estrategia de Acceso a la Justicia del Departamento de Programas Jurídicos Especiales de la Secretaria General de la OEA, donde expusimos sobre la importancia de seguir descentralizando hacia el interior de la República estos Consultorios Jurídicos Barriales, y del interés que considero debemos entre todos refrendar, de que se instalen experiencias de estos programas en nuestro Departamento.
Asimismo señalé y lo hago aquí, -en esta columna que me ha sido cedida por «San José Hoy», refrendando el carácter Plural del Diario y de su equipo de Periodistas- que podríamos ofrecerle a la Universidad de la República -a la FACULTAD de Derecho- alguna iniciativa, que tendiese a innovar en estos mismos programas donde no se atiende asuntos en materia de violencia doméstica, pero que me gustaría -quizás en una instancia posterior- poder lograr incorporar asuntos de ésta índole, que tan necesarios son en las realidades cotidianas y tanto daño causan, el asunto en sí y su posterior falta de canalización.
Hemos mantenido reuniones con Autoridades de la Facultad de Derecho, con Jueces Letrados, con Autoridades de las Defensorías de Oficio, y con el Colegio de Abogados en San José y estamos programando una iniciativa entre Autoridades de la Facultad de Derecho y el Intendente del Departamento.
La concreción de esta iniciativa pasaría fundamentalmente por dos elementos centrales, uno de carácter Institucional y otro de carácter Operativo y Reglamentario.
El primero radica en la celebración de un Convenio entre la Universidad de la República y el Gobierno Departamental a los efectos de viabilizar económicamente la instalación del o de los Consultorios Jurídicos -que deben contar con alumnos- y ser dirigidos por Profesores Grado II y  Grado III.
El segundo elemento central, radica en que la Facultad de Derecho indica como obligatorio y excluyente la existencia de Estudiantes de Derecho que quieran cursar esta materia obligatoria de la carrera de Abogacía, haciéndolo por supuesto, en SAN JOSÉ.
A raíz de lo expuesto y si lográramos encausar institucionalmente la propuesta, el siguiente paso radicaría básicamente en lograr el involucramiento directo de los Estudiantes de Derecho para completar esta iniciativa.
Señalamos como reflexión final, que la concreción de esta iniciativa no debe ser solamente producto de esfuerzos individuales, sino también del interés colectivo.

Una moneda con muchas caras

Opina El Observador (sábado 14 de agosto, página 6) que «Ayudar no es cosa fácil». El problema es el Estado «por anacrónicas trabas que la burocracia estatal impone a los actos más sencillos de solidaridad».
Y por allí sigue el análisis hasta llegar, ya sobre el final del editorial, a sostener que «Los obstáculos para vender inmuebles públicos superfluos e improductivos, por otra parte, son resultado de la complejidad de los trámites que se requieren, que nadie ni nada puede justificar, o de normas cuyos excesos las convierten en máquinas de frenar y obstruir.»
Por supuesto que la falta de normas, reglas o procedimientos, que permitan un adecuado control de los recursos públicos, conlleva el peligro de abusos y a los recientes hechos de notoriedad me remito.
Puedo aportar, a modo de mero ejemplo, que en San José la intención de donar al INAU una valiosa propiedad por parte de sus herederos, se frustró porque los arquitectos del organismo consideraron muy costosas las refacciones que necesita la finca en cuestión.
Hay organismos que son naturalmente «herederos» de quienes dejan bienes y no tienen un mejor destino para ellos: Salud Pública y ANEP, por ejemplo.
Algunos de estos bienes pasan a ser usufructuados por personas, meros ocupantes, y el Estado tiene dificultades hasta para hacer una lista de esos bienes y su situación. Muchos profesionales, que cobran sueldos públicos, asumen muy acotadas responsabilidades.
Todo lo anterior es cierto. Pero vale preguntarse cuándo, quién, cómo y por qué se instaló esta forma de funcionar. Porque las reglas de juego, malas o buenas, alguien las pone en algún momento.
En el gobierno anterior se inició el traspaso de campos de diversos organismos a Colonización, que podía darles un mejor destino pero, desde el punto de vista contable, se afectaba el patrimonio del Ente u organismo propietario. En algún caso se instrumentaron compensaciones. Se trata de cambiar las «reglas de juego» y no es fácil.
En el caso de los inmuebles urbanos sería importante hacer un relevamiento de la propiedad pública y su situación. ¿Qué lo impide? ¿Quiénes se benefician del eventual desorden administrativo y la inacción de algunos servicios notariales, jurídicos o departamentos de arquitectura?
Son épocas de cambios anunciados, de resistencias previsibles y otras dificultades, incomprensibles si no sabemos quién se beneficia cuando todo queda como está.
D. R.