Hoy nada pasa por la esquina

Elbio Latorre: Secretario del SUNCA en san josé.

Elbio Latorre es secretario departamental del Sunca en San José. Vive en Libertad desde hace 3 años. «Empecé como delegado de obra hace unos dos años. En la ampliación de la empresa Leb. Después me invitaron a formar una departamental provisoria. Luego vinieron las elecciones y tuvimos un apoyo importante de 503 votos», cuenta Latorre.
-En San José hay pocas obras. ¿Es una percepción equivocada?
-No. En el departamento no hay grandes obras. Hay más bien construcción de casas. Inclusive uno observa cómo el trabajador tiene una relación de tipo familiar con el patrón. Cosa que nos ha traído bastantes quebraderos de cabeza. Cuando el patrón se enriquece, el trabajador no ha cobrado lo que estaba decretado por ley. En realidad la situación del gremio es muy diferente a la de Ciudad del Plata. Allí tenemos trabajadores que han trabajado en grandes obras en Montevideo, Maldonado; que conocen y tienen una tradición en la construcción. De Ciudad del Plata para acá, ya no. Están llegando no sólo compañeros sin tradición en el gremio -que yo tampoco la tengo-, sino que están llegando compañeros sin tradición en ningún gremio. Trabajadores rurales, trabajadores a destajo. Y después tenemos en San José de Mayo, acá, compañeros con más tradición en el gremio. Pero no ha habido grandes obras en el departamento, que ahora sí están habiendo. En Villa Rodríguez, en Conaprole, en la peatonal de San José, en el Teatro; un gran nivel de afiliación.

-Como gremio ¿qué objetivos concretos tienen ahora?
-Es un logro el fortalecer la bolsa de trabajo. Se homologó la Ley. La Bolsa significa más cristalinidad y más democracia, porque participa el Ministerio de Trabajo, el Mides, el Patronato del Liberado, el Sunca. Descontamos que la Intendencia se integre. En otras ya está funcionando y bien. Acá se está generando un buen ambiente.
-Las familias de los trabajadores no escapan a una realidad social compleja y general, como es la droga…
-Es un tema que ha costado mucho en nuestro gremio. Se hablaba de «los negros de la ‘constru’, que se toman todo y en la obra»; hacemos referencia a una antigua realidad. Por eso es bueno resaltar que en todos los accidentes de trabajo que ha habido -muertos y mutilados- se ha comprobado que no hay alcoholismo. Eso es importantísimo.
Los accidentes pasan donde no hay mano de obra organizada. Donde está el sindicato se toman las medidas de seguridad. Esto lo están entendiendo los empresarios. Hoy además está el problema de la droga, que es un tema instalado en la sociedad. Hoy nada pasa por la esquina. Y aunque no nos toque de cerca, estamos bien preocupados por esto. En Mercedes ya está funcionando una casa donde se atienden los problemas de adicción de nuestros hijos. Pero queremos ir más allá. Queremos llevar adelante un proyecto educativo. Acompañarlo en el proceso de rehabilitación  para que cuando salga a la calle tenga con qué defenderse.
Hemos ido a la Colonia Martirené. Estuvimos hablando con el Director. El sindicato del  INAU se interesa también. Nos vamos a sentar para que pueda salir adelante una propuesta de atención, no sólo a los jóvenes hijos de obreros de la construcción. Porque aquello es un desperdicio; es una ciudad que puede utilizarse para que aprendan tareas y las realicen en el período de rehabilitación. Veamos si lo podemos orientar con Anep, el Mides y lo que podamos aportar los gremios.

-¿Se orientaría a capacitar también en todo lo conexo con la construcción, carpinteros sanitarios, herreros…?
-Exacto. Incluso allí hay una carpintería que está muy bien montada. Y todo lo que sean aportes de ideas que nos ayuden, bienvenidas sean.

-¿Cómo funciona la instalación de la seguridad laboral en las obras?
-Se han dicho algunas cosas raras. Como por ejemplo, que el sindicato obliga a los compañeros a realizar estudios o tareas de seguridad. El compañero de seguridad es elegido igual que el delegado. Luego hace un curso de seguridad e higiene, cinco días en Montevideo, que se pagan por acuerdo con los empresarios y a través del sindicato. El compañero no pierde nada y lo hace porque quiere y es votado por los compañeros en la obra. Yo no lo tengo hecho por ejemplo. Es la palabra idónea en esos temas.

-El Sunca, a nivel nacional, fue uno de los pocos gremios que conservó los ámbitos de negociación en los ’90.
-Acá tenemos realidades bien distintas. Hay muchas empresas que vienen de afuera del departamento. Todas las que trabajan con la Intendencia, no son del departamento, son de Durazno, de Flores. Con la empresa que está en el Molino, por ejemplo, tenemos buen relacionamiento. Hay empresas que dicen desconocer la normativa y que, si pueden, la esquivan. Aunque tienen el cartel de la Cámara de la Construcción en la puerta del galpón.
Lo conversábamos con un muchacho joven, un ingeniero de la empresa CONVAL. Nosotros no estamos para perder el tiempo, ni para tomarle el pelo a nadie. Pretendemos lo mismo de parte de las empresas. Él se preocupó y dijo «lo que no tengo en regla lo pongo en regla y listo». Así fue.
Nosotros estamos para trabajar, pero hay cosas que son de otras épocas en este país. Todavía algunos se hacen los que no saben, los distraídos…
Todavía hay gente, empresarios, que añoran la época de la dictadura. Nosotros queremos un trato serio, respetuoso y será de trabajo. En esos planos no tenemos problemas con ninguna empresa. No estamos para incendiar obras; somos constructores nosotros. No vamos a destruir nuestra fuente laboral pero exigimos respeto; hay empresas a las que les cuesta entenderlo. Pero se va encaminando.

Desde Kiyú a la Ley de Ordenamiento Territorial

Carretera a Kiyú

Carretera a Kiyú

Con el Ing. Agr. Manuel Chabalgoity, Director Nacional de Ordenamiento Territorial del Ministerio de Vivienda.

-¿Cómo viene evolucionando el proyecto de construcción de viviendas de Mevir, en Kiyú?
– Antes de entrar en ese proyecto en concreto, me parece de suma importancia ubicarlo en un contexto nacional en el que, a partir de junio de 2008, se encuentra en vigencia la Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible.
La sanción de esta ley marca un antes y un después en materia de planificación y ordenación del territorio. Es una ley que introduce importantes modificaciones con respecto a lo que estaba vigente.

-Hay personas que no la quieren.
-Bueno. Hay gente que está de acuerdo, otra a la que no le gusta, otra que tiene dudas. Lo de las dudas es natural porque, como toda cosa nueva, genera modificaciones en lo que preexistía y nos obliga a acostumbrarnos. Lo importante es marcar que hasta la sanción de esta ley, todos los procesos de planificación territorial en el país estaban regulados por leyes que tenían más de 70 años de vigencia. Y en 70 años, cualquiera puede comprender, que el país cambió de manera sustantiva. Cambió en cuanto a su demografía, a la localización de su población, a sus actividades o en cuanto a las tecnologías aplicadas. La aparición de un marco que le obliga a la planificación, es decir a la anticipación de uso ocupación y objetivo, genera ciertas incomodidades ante ciertos cambios en los aparatos organizativos y del Estado, tanto nacionales como departamentales. Estos cambios se notan en lo que tiene que ver con los territorios rurales, no urbanos; porque lo que anteriormente dominaba en el país, fundamentalmente a través de la ley de centros poblados para los gobiernos departamentales, eran los procesos de organización urbanística alrededor de centros poblados. Todo el resto del territorio no estaba  sujeto a normas generales por lo que existió una fuerte discrecionalidad en la forma de tomar decisiones en cuanto a la localización de actividades. Recordemos que recién en el año 90 se creó el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial y recién 18 años después se creó esta ley.

-¿Qué nos plantea fundamentalmente esta ley?
-Nos plantea la ordenación tanto en lo urbano como en el ámbito rural. Y eso es un fuerte cambio que nos desafía a que de ahora en más, la localización de actividades, así como la promoción de cierto tipo de uso, deba realizarse de acuerdo a los planes del ordenamiento territorial. Quiere decir que, a través del proceso de planificación, básicamente de acuerdo a la anticipación de las cosas que van a ocurrir, es que se van a ir adoptando las decisiones de manera democrática y transparente en cuanto a dónde mejor desarrollar la promoción de distintos tipos de usos: sociales, productivos, de servicios, de infraestructura, de industria, de logística, etc. Esto creo que es bastante importante, en la medida en que exige al Estado -nacional y departamental- readecuarse para cumplir esta nueva función.

-¿La ley contempla las autonomías departamentales?
-Por supuesto que las contempla. Pero la ley exige competencias en materia de ordenamiento, al gobierno departamental y nacional. La ley define instrumentos del ámbito nacional que son las directrices nacionales de ordenamiento territorial que las elabora el Poder Ejecutivo, las aprueba el Parlamento y también designa otras competencias en esta materia, a los gobiernos departamentales. En particular -y aquí nos vamos acercando al tema- la ley plantea que es de exclusiva competencia de los gobiernos departamentales la elaboración de las categorías de suelos. Es decir, cuáles son los urbanos, suburbanos, rurales y las distintas categorías que se puedan elaborar dentro de estas macro categorías, por decirlo de alguna manera. Entonces, para que los gobiernos departamentales puedan cumplir todas estas funciones, la DINOT en particular, tiene como obligación en el Ministerio apoyar financiera y técnicamente a los gobiernos departamentales. Hasta ahora tenemos 17 convenios con 17 intendencias de todo el país. Convenios que les brindan recursos, por ejemplo, para que puedan contratar a los técnicos que no tengan en su plantilla y que necesitan para realizar la categorización de suelos y ordenamiento.

-¿San José?
-En el caso de San José se firmó un convenio a fines del año pasado. El objeto era elaborar directrices de ordenamiento territorial para el departamento, avanzar en el proceso de categorización de suelos y avanzar en el plan local de la ciudad de San José y su micro-región  En ese proceso estamos y con San José también estamos compartiendo junto a Canelones, la elaboración de un plan de las estrategias regionales de ordenamiento para el área metropolitana. Es decir que el Ministerio tiene un fuerte vínculo y una fuerte relación con los departamentos metropolitanos, para la más pronta elaboración de los instrumentos de ordenamiento territorial.

-Veamos, entonces, la situación de Mevir Kiyú.
-En el caso de la localización de pueblo Mevir, existe una demanda de este organismo que ya está interviniendo desde hace años en la zona sur de la Ruta 1. La intervención caso a caso, se resuelve de acuerdo a la necesidad de cada productor. Pero se está pensando también en la construcción de un centro poblado pequeño de 30 o 40 viviendas. Se trata de que a través del desarrollo del instrumento del plan local de ordenamiento territorial, se realice el estudio necesario y se defina en particular cuál es la mejor localización de este emprendimiento.

-¿El paso a dar -concretar para la zona la idea de ordenamiento-, está en la órbita municipal?
– Sí. Hay que generar el plan de ordenamiento para un área y habrá que delimitar la zona de implantación, (Kiyú, Valdez), tomando en consideración las distintas variables características del terreno, lugares donde trabaja la población, acceso a los servicios básicos para la vivienda, escuelas, liceos; lo que se toma o se debería tomar en cuenta para estas realizaciones. Estos planes están pautados en la Ley, como por ejemplo la puesta de manifiesto con realización de audiencias públicas, que son la garantía para que todas las personas que se encuentren involucradas en el desarrollo del área puedan estar enteradas e incidir en las decisiones que se adopten. Finalmente lo aprueba la Junta Departamental.

-Una vez que esté pronto el proyecto departamental, se sigue adelante.
– Sí. Tengo entendido que las disposiciones de recursos de parte de Mevir, están. De manera que hay que tomar la decisión y hay que hacerlo en el marco de estos instrumentos. De otra manera te lo planteo en términos más generales: Mevir, ni Ministerio alguno, ni ninguna obra pública puede ser localizada en cualquier lugar y de cualquier manera. Si vas a la Ley de Ordenamiento Territorial, en su Art. 77, vas a encontrar que toda obra pública requiere estar en concordancia con los instrumentos de ordenamiento territorial y requiere la autorización de las disposiciones municipales donde se localice. Si uno mira para atrás en la historia de este país, observa que han sido pocas las obras públicas, sean hospitales, escuelas, sea lo que sea, para las que se haya tramitado la autorización correspondiente a ordenamiento territorial. En general se hacía la obra. El tema es que ahora, toda la obra pública requiere estar en concordancia con el ordenamiento territorial del gobierno municipal.

-Es decir que hay que ver bien cuál es zona urbana o suburbana…
-Tienen que estudiar los suelos y determinar en función de los objetivos que se propongan para el desarrollo del área. Las zonas urbanas o suburbanas son en las que admiten uso residencial. Por definición, la Ley dice (art. 31) que en zonas rurales no se admite el fraccionamiento con destino residencial. Sólo se admiten las construcciones ligadas al productor y sus familias o las ligadas directamente a la actividad productiva del predio. Obviamente un centro poblado no es una actividad típica del área rural.

-¿Una estancia turística puede mantener las características del área rural?
-Allí hay otros factores de porcentajes o proporción de ocupación del suelo a los efectos de no transformar más suelo rural.
Por ejemplo, a nivel de cualquier ciudad, tienes condicionantes, retiros, alturas máximas. También ahora, al promover el concepto de gestión integral de todo el territorio, también en las áreas rurales van a tener que construirse indicadores, similares u otros que vayan orientando la forma de ocupar y transformar el territorio. Una estancia turística puede transformar urbanizando todo el área, lo que estamos creando es un centro poblado. Eso no es compatible con el espíritu de la ley. Por eso debemos tener en cuenta, primero, que al territorio lo vayamos construyendo o transformando con algún objetivo. En ese sentido la ley plantea tres objetivos, con total claridad. Primero, la finalidad es la de mejorar la calidad de vida de la población. Segundo, promover la integración social en el territorio, es decir, terminar con estos procesos de fragmentación que crean barrios de pobres para pobres. La tercera finalidad es promover un uso ambiental sustentable de los recursos naturales y construidos. Es la conjunción de estas tres finalidades el norte de los procesos de elaboración de los instrumentos de ordenamiento que se están construyendo.

-¿La aplicación de la Ley, en caso como éste de Kiyú, alarga el proceso?
-Hace un año que está vigente la ley. Cuando las decisiones se toman de manera interactuada entre los distintos actores demanda un tiempo. Cuando se toma de manera individual se ve el modelo histórico en el que ocurrieron los problemas que han generado la fragmentación, la contaminación de aguas… Todos los problemas que mencionamos.
Si bien la aplicación de la ley demanda un tiempo, lo ganamos a futuro porque habrá menor cantidad de perjuicios, y se avanzará con menos errores. El proceso no es largo de por sí, porque si son situaciones de consenso mayoritario, se hará mucho más rápido.

ADEOM San José: la difícil tarea de negociar con «Juan»

Roberto Bentancor, presidente de Adeom San José y Silvana Camacho, tesorera e integrante de la comisión de viviendas para municipales, hablaron con SAN JOSÉ HOY sobre la actualidad del funcionario comunal. «Somos pocos funcionarios», aseguró Bentancor y eso genera una sobrecarga de trabajo en una plantilla que, además, ha envejecido.

Roberto Bentancor y Silvana Camacho

Roberto Bentancor y Silvana Camacho

En el sindicato hay preocupación por las condiciones de trabajo, por eso se estudian temas relativos al escalafón, las horas extras y la seguridad laboral.
El sindicato atiende temas sociales, buscando beneficios, convenios con diferentes instituciones. «Trabajamos en el tema de viviendas y por un espacio físico recreativo para Adeom, porque el actual está quedando chico. Queremos trasladar las fiestas para fuera de la ciudad. También estamos trabajando en el estatuto» (del funcionario), explica el dirigente.

-¿No existe estatutos que tengan una cierta coherencia a nivel nacional?
R. B. -Ese es un tema que está en la agenda de la Federación. Se buscaría hacer un estatuto único, porque son las mismas realidades las que hay en Artigas, en San José y en Montevideo. Las funciones son las mismas en todos lados.

-¿Hay mucha distancia en las remuneraciones de las distintas intendencias?
S. C. -No se ha podido acordar en el Congreso de Intendentes, pero nuestra idea es, a la misma tarea, igual remuneración. De Montevideo a Artigas, todos cobramos distinto. Hay gente que ni siquiera tenía sociedad médica, ahora con el tema del FONASA se solucionó, pero teníamos compañeros que tenían que ir al MSP.

-En niveles salariales, ¿cómo anda San José?
S.C. -Por la mitad de la tabla. Hace poco lo publicaron en un diario: que nosotros estamos por debajo. El tema es que todas las intendencias tienen distintos beneficios. Hay intendencias que tienen más beneficios que la nuestra, pero en lo que es sueldo base, nosotros estamos en la mitad de la tabla.
R.B. -La Federación reclama un salario mínimo nacional. Hay municipales que están muy por debajo y otros que están muy por encima de nosotros.

-¿Cómo ven el tema de las horas extras?
S.C. -A los funcionarios les sirve. El sueldo nuestro es de 8 mil y pocos pesos y no te da margen para mucho. Hay familias, con cuatro personas viviendo de ese sueldo.
Las horas extras no deberían existir porque lo que hacen es desarticular los gremios. El que tiene horas extras no viene (al sindicato) por miedo a perder las horas.
R.B. -El funcionario municipal lo ha incorporado a su presupuesto familiar. No entiende que la hora extra es para la función, no para el funcionario. Al llevarlo al presupuesto mensual, cuando hay recortes de horas, el municipal lo siente muchísimo. Cuenta como que la hora extra es parte del sueldo y no es así.

-¿La vivienda es una carencia importante en muchos casos?
R.B. -Primero se hizo un relevamiento minucioso de todos los compañeros municipales para conocer en qué situaciones estaban.
S.C. -Lo hizo una asistente social, Leticia Torrado, contratada fuera del gremio. Eso fue cuando se aprobó el presupuesto, en el 2005. Después se hicieron llamados a licitación, pero no se cumplía con los requisitos para la compra del terreno. Hubo tres licitaciones desiertas hasta que se decidió hacer una compra directa.
El terreno está atrás de Cerealín, hacia el norte de la ciudad. Está fraccionado, tiene luz, agua y da para construir 20 viviendas.
Cuando iniciamos los trámites en la Intendencia, también abrimos un expediente en el MVOTMA para conseguir colaboración para edificar. Nos quedaría que el Ministerio conteste. En su momento, cuando fuimos con el Intendente y con la comisión, nos dijeron que nos iban a dar canastas de materiales. La Intendencia hizo un convenio marco, tiene que poner la locomoción, el relleno del terreno… El Ministerio nos daría las canastas. En aquel momento se hablaba de 530 UR para cada persona.

-¿Ustedes están conformados como cooperativa?
-Eso fue lo que nos planteó el Ministerio. Pero en aquel momento nos dijeron que nos daban las canastas si se hacía un fondo rotatorio. Que la misma gente aportara para formar más viviendas. La Intendencia, el Ministerio y Adeom.
Ahora estamos esperando la respuesta. Esta semana iba a venir un oficio comunicando de qué manera se podía dar la colaboración para las canastas, si en modalidad de cooperativa o cómo…

-¿Tienen seleccionadas las 20 personas que integrarían ese conjunto de viviendas?
-Sí, faltarían detalles… Están todos muy ansiosos por que esto salga y nosotros estamos jugados a poderlas conseguir lo más pronto posible, porque sabemos la necesidad de los compañeros que están pagando alquiler, que tienen hijos… Nuestros sueldos no dan para pagar alquiler. La mayoría ya ha tenido que dejar las viviendas y tiene problemas de desalojo.

-¿Con 20 ya se cubriría la necesidad de vivienda?
-No, esta sería la primera etapa. Aparte de los 20 que entrarían en esta etapa habría necesidad de solucionar la situación de unos 20 municipales más.

–o–

Ordenar el escalafón

«El organigrama nuestro es vetusto. Necesitamos una categorización de los funcionarios acorde a la realidad que se vive en la Intendencia…»
Los entrevistados afirman que la inclusión de nuevos funcionarios, por lo general, se hace por concurso en la parte administrativa y por sorteo en el caso de los peones.
Los últimos ingresos que hubo fueron de maquinistas, algunos pasantes y los inspectores.
En otro orden, desde la Intendencia se anunció que en la puerta de cada boliche habrá un funcionario municipal que controlará que no entre demasiada gente y ni personas engripadas.
Consultados respecto a cómo se realizarían los controles, los funcionarios dijeron que el jueves (ayer) habría una reunión con la gente de los boliches y los bailes.
18 funcionarios concursaron hace poco y entraron como inspectores, fueron asignados a tránsito pero, el concurso se hizo para asignarles cualquier tarea inspectiva: arquitectura, higiene, tránsito, etc.
Los pasantes, dijeron que entran por un año, con opción a un año más. Aunque con anuencia de la Junta se ha extendido algunos contratos.

–o–

¿Cooperativa, dijo?

Los dirigentes son mesurados en sus declaraciones, negocian con un Ministerio de Viviendas que promueve, como solución para situaciones como la de ellos, el sistema cooperativo y necesitan el apoyo de un intendente que no simpatiza con las soluciones colectivas.
Los funcionarios viven situaciones de presión y tensión. Quienes no tienen responsabilidades gremiales hablan sólo con el compromiso de que no serán publicados sus nombres. Hay mucho temor a las represalias.
SAN JOSÉ HOY recogió, por separado, versiones coincidentes de tres funcionarias y un funcionario.
El intendente quiere participar de la selección de quienes accederán a las viviendas porque ya asumió compromisos con algunos que son asiduos a sus comités. Defiende «por principio» que cada uno tenga su predio y su vivienda. Quiere que el Ministerio ponga plata pero no acepta las normativas que se aprobaron en 2007, muy distintas de las que impulsó cuando fue ministro.

Peatonales: cosas que nos cambian la vida

Las peatonales ya están. Hay que aprender a vivir con ellas.
Seguir hablando no aporta mucho si el que lo hace es siempre el mismo. Dos comerciantes que invirtieron en San José y tuvieron a su juicio, la mala suerte de que hoy sea una zona peatonal, comparten sus experiencias.
Algunos esperan ver los resultados una vez de finalizada la obra. Otro, opta por proponer a la Intendencia cambios en el proyecto, para atender las necesidades de los implicados.
Que el vecino pueda recibir leña, una garrafa, una pizza y en caso de urgencia, estacionar un vehículo frente a su domicilio sin que lo multen. Y el comerciante,  descargue su mercadería y trabaje tranquilo.

Daniel Gaione

Daniel Gaione

DANIEL GAIONE: “Para mí ha sido un perjuicio total”

Vivir casi todo el día o trabajar en la nueva peatonal de calle Sarandí para él no es fácil. «A mí la peatonal me trajo sólo preocupaciones. Me tiró por la borda la idea de concretar otro negocio: un estacionamiento para veinte vehículos aproximadamente. Entonces alquilé  mi local  a una firma del rubro tienda y se fueron porque no anduvo el negocio. Esa firma la traspasó a otra persona y tampoco le sirve a él y se va. Así que ya he perdido dos clientes y un negocio por emprender. Me quedan un salón grande y un predio improductivo, porque nadie quiere un lugar por donde no anda gente (…) Acá se hizo una peatonal donde la mayoría son casas de familia».
Gaione tiene permiso para entrar con su vehículo hasta su local «me pidió la arquitecta de la Intendencia y el Jefe de Tránsito que anduviera lo menos posible porque si no ellos tenían que poner horario. Trato de entrar una o dos veces, pero lógicamente se me complica».
Si bien le consta que andan los inspectores de tránsito en la peatonal, reconoce que a él no le han puesto ninguna multa «porque trato de adaptarme lo mejor posible pero reitero, no es fácil». Afirma que la peatonal le provocó una baja en el valor de su propiedad «tremendamente, hice una inversión importantísima, aposté por trabajar en esta ciudad y ahora veo que si quisiera poner la automotora que tuve antes, hoy sería imposible (…) Yo cuento lo que me pasa a mí pero, por lo que he hablado con otros vecinos, casi todos estamos en la misma. A raíz de esta obra no está pasando lo que en un principio y reunido con nosotros, dijo el Intendente, de que se potenciaría el comercio de una forma diferente y que los locales se iban a revalorizar. Por el momento ha sido todo lo contrario».

Antonia De León

Antonia De León

ANTONIA DE LEÓN: “No hay voluntad de solucionar nada,
así uno no puede trabajar”

Su mueblería está ubicada en el corazón de la nueva peatonal. La empresaria recibió en el último año cuatro multas por circular en ella con su vehículo. Está indignada porque quiere trabajar y no la dejan «además, no hay voluntad de solucionar nada y así, uno no puede estar» dijo a SAN JOSÉ HOY. «Hay pila de gente que se ha ido, porque en beneficio del comerciante no se ha hecho nada (…) Nosotros estábamos instalados mucho antes de hacer la peatonal. Una obra para la que no se consultó a ninguno de los involucrados: propietarios, inquilinos, vecinos y comerciantes. No solamente eso. Sufrimos seis meses sin trabajar porque cerraron las calles para construirla y lo único que logramos hacer en esa época fue endeudarnos, porque trabajar prácticamente no pudimos».
Entiende que la obra se dio por finalizada hace siete meses, pero que nunca se inauguró: «Nunca se ocuparon de ponerle bancos, un buen alumbrado y entusiasmar a la gente para que la visite. Es más, todavía están retocando lo que ya habían hecho». Denuncia serios problemas de construcción «las baldosas quedaron flojas y hasta ahora están arreglando. Le están haciendo ajustes para que el agua corra, y todo eso también nos perjudica a nosotros, Ya no nos dejan ni entrar el auto, supongo que por miedo a que se vuelvan a romper antes de inaugurarla si es que lo van a hacer».
Esta empresaria es la más perjudicada en lo relativo a carga y descarga de mercadería pesada. Sobre ello, recuerda De León: «Nosotros tuvimos una reunión con el Secretario General de la IMSJ, José Luis Falero en enero o febrero de este año. Entre los comerciantes que estaban había varios fleteros. Ahí se nos dijo que nosotros no íbamos a tener ningún problema para trabajar. Que podíamos entrar y descargar. Todavía dirigiéndose a mí me aseguró ‘usted puede entrar su camioncito que no hay problema’ Yo respiré hondo y me tranquilicé (…) A los dos o tres meses me llegó una notificación de la IMSJ de que había una nueva reglamentación, y que no se podía entrar con ningún vehículo después de las 9 de la mañana. Ahí empezaron los problemas. Porque así no se puede trabajar. A mí ya me multaron cuatro veces (…) Hace una semana pedí una nueva reunión con Falero, que me atendió enseguida pero no logré ni que me sacaran las multas ni encontramos otras soluciones. Me propusieron entrar con un carrito de mano pero, en el caso de muebles es imposible (…) Si me dieran un horario en el día, que sea razonable para cargar y descargar, podría organizarme y adaptarme, al igual que mi personal. Pero no hay voluntad y eso se nota».
En vistas de que no se encuentra una solución, De León añadió que tanto ella como otros vecinos, están asesorándose legalmente para conocer si cuentan con algún derecho de amparo que les brinde cierta protección o seguridad.

La administración comunal se está poniendo al día con la entrega de los recibos de sueldos

Los funcionarios municipales habían reclamado a la administración que se les entregue los recibos de sueldos correspondientes a varios meses. Faltaban, según pudo saber SAN JOSÉ HOY, recibos de fines de 2007, algunos del 2008 y varios de 2009.
Habría, según estas versiones, quienes están preocupados por tener el detalle completo de lo que se les descontó por IRPF.
Ante el reclamo de ADEOM, se procedió a emitir los recibos correspondientes a los últimos tres meses y el medio aguinaldo. Contaduría está trabajando, además, para entregar toda la documentación que faltaba.
A los funcionarios se les deposita en los cajeros, varias veces por mes, importes correspondientes a liquidaciones parciales. Hay unos 400 funcionarios (más de la mitad de la plantilla) que cobran horas extras y por eso muchos pagan algo de IRPF. Se va calculando un estimativo y se hace la liquidación a fin de mes. Siempre se les dio un papelito provisorio y recibo formal al que lo necesitara, por ejemplo, para solicitar un crédito.
Es un cálculo complicado, explicó el Cr. Linder Reyes a SAN JOSÉ HOY, porque el recibo tiene 36 ítems diferentes.
A las dificultades inherentes a la tarea se sumó la enfermedad del funcionario que hacía ese trabajo y el trabajo que da ,la preparación de quienes puedan sustituirlo.

10 emprendimientos productivos del MIDES

El lunes pasado estuvo en San José la directora de Desarrollo Ciudadano, Mariela Mazzoti, para firmar los convenios para el apoyo a 10 emprendimientos productivos del departamento.
El Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) cuenta con el programa de apoyo a emprendimientos productivos y socio culturales.
Este año, el llamado recibió las propuestas de aproximadamente 450 emprendimientos. Si bien quedan algunos proyectos a estudio, el porcentaje de aprobación es de un 50%.
Se trata de emprendimientos llevados adelante por personas en situación de pobreza.

Los beneficiados.

Los beneficiados.

La mayoría están vinculados a la producción rural: emprendimientos lecheros, queseros, apícolas, hortícolas y de pescadores artesanales. En lo urbano, existen emprendimientos vinculados al área del tejido y la confección, de la construcción, de los medios de comunicación, de la carpintería y la alimentación. Los rubros son variados.
Uno de los requisitos es que las personas ya estén trabajando en el emprendimiento, de manera que lo que solicitan es apoyo para poder mejorar lo que están haciendo, aumentar la productividad y mejorar los ingresos familiares.
Con el préstamo del Fondo Rotatorio del MIDES, que surge de un Fondo bi-nacional Uruguay – Venezuela, los emprendedores pueden comprar herramientas y materia prima para trabajar.
«Para poder transferir el dinero, nosotros contamos con el apoyo invalorable de distintas instituciones de San José, sin fines de lucro, que prestan su personería jurídica para firmar el convenio y asumen la responsabilidad de recibir el dinero y de acompañar a los emprendedores a hacer las compras que fueron aprobadas. Es decir, ellos son los garantes de que se va a destinar el dinero para lo que se aprobó y posteriormente nos rinden cuentas», explica Mazzoti.
Son los propios emprendedores quienes se encargan de devolver el dinero al Fondo Rotatorio.
Para el Fondo, la donación de la República Bolivariana de Venezuela fue de 2 millones de dólares.
El llamado a emprendimientos productivos es público. El MIDES se encarga de realizar los estudios de viabilidad social y económica de los proyectos. Un tribunal departamental resuelve si es conveniente o no apoyar los proyectos que se presentan.
Luego de la firma de los convenios para los proyectos aprobados, los emprendedores reciben un apoyo financiero en moneda nacional, sin intereses. Deben devolver hasta un 70% en dinero, y el 30% restante en servicios a la comunidad. La formalización del emprendimiento también es aceptada como forma de pago, ya que el MIDES toma el pago de los aportes como forma de devolución al Fondo.
Además, los emprendedores deben participar de la capacitación a la que se los invite, como forma de fortalecerlos desde el punto de vista técnico.
La capacitación en general implica la entrevista domiciliaria a los emprendimientos y la convocatoria a talleres, donde se los asesora en gestión empresarial, organización del trabajo, marketing y ventas.
Además de los emprendimientos productivos, también está el apoyo a los emprendimientos socio culturales. En general se trata de grupos, pequeñas asociaciones locales y barriales, que tienen iniciativas para mejorar la calidad de vida del barrio, en el área social, cultural o medioambiental y se organizan para generar servicios comunitarios.
Actualmente existen grupos trabajando en el área de la salud, de la alimentación, del cuidado de los niños o de discapacitados. También grupos vinculados a lo cultural: al teatro, la música y la danza. «Son espacios que nosotros consideramos muy importantes, porque son espacios de sociabilidad, de encuentro, de generar autoestima, confianza, fortalezas entre las distintas personas de una comunidad», dice Mazzoti.
Cada año el MIDES realiza un llamado a emprendimientos socio culturales. Hasta ahora se ha apoyado a 90 emprendimientos, en su mayoría integrados por jóvenes. Según Mazzoti, «esto tiene mucho de inclusión social, justamente en sectores de la población que muchas veces son considerados por el resto como una amenaza pública; entonces saber que hay jóvenes que se reúnen para hacer música, teatro, danza o poesía, es muy importante».
La directora de Desarrollo Ciudadano cree que Uruguay tiene una capacidad asociativa muy importante, también desde los sectores populares, y que estos programas son pequeños pero muy innovadores.

Mariela Mazzoti

Mariela Mazzoti

Mariela Mazzoti

“La gente nos dice que nunca antes había recibido apoyo del Estado para poder hacer sus actividades…
Nosotros vemos que los emprendedores, cuando pueden continuar produciendo y trabajando, ubican muy bien la materia prima o la maquinaria que este fondo permite apoyar. Cuando aparecen otros sucesos, que tienen que ver con la vida de la gente, como por ejemplo mudanzas, separaciones, enfermedades o problemas más graves como una muerte, allí nosotros vemos que el emprendimiento tiene mucha vulnerabilidad y pocas veces puede procesar exitosamente esas dificultades y termina disolviéndose.
Hemos visto muchos emprendimientos que se han fortalecido y han mejorado mucho su capacidad de producción. Muchas veces han pagado al 100% el primer apoyo y se presentan nuevamente a requerir un segundo y un tercer apoyo. Eso se puede y lo consideramos muy bien porque van como subiendo escalones, fortaleciéndose”.

Empuje al trabajo

MIRIAM FAJARDO viven en Rafael Peraza. Hace dos años que se dedica a la costura. Se presentó para pedir un préstamo de 22 mil pesos para comprar una máquina para bordar. El 70% se comprometió a devolverlo en doce cuotas de $1.100. El 30% restante lo podrá devolver en servicios y por eso decidió donar prendas para niños a la Escuela Nº 80 de Rafael Peraza, adonde concurre su hija. «Estoy muy contenta de que me haya salido el préstamo», dijo con una sonrisa en el rostro.

MARISOL PACHECO también es de Rafael Peraza. Hace 10 años que se dedica a tejer. «Estaba tejiendo con una máquina prestada; ahora voy a tener mi máquina y voy a poder ganar más…» Pidió un préstamo de 22 mil pesos.
Marisol trabaja en un emprendimiento familiar, junto a su marido y su madre. Teje buzos, poleras, camperas y ponchos. Usa lana industrial. Trabaja para un taller que le proporciona la lana para hacer determinada cantidad de prendas. Un 30% del préstamo lo devolverá en servicios.

MIRIAM RODRÍGUEZ, de Rafael Peraza.
«Yo he trabajado en talleres, pero nunca he tenido máquina. Es lo que me gusta. Pedí un préstamo para una máquina. Con mis compañeras estamos proyectando hacer como una mini-empresa para trabajar, porque hace como cinco años que trabajamos de taller en taller, y ahora queremos tener algo propio…
Con este préstamo te dan facilidades; lo podés pagar en 12 cuotas; te dan un 30% para devolver en servicios y yo pienso devolverlo capacitando a otras personas… Estoy re contenta; cuando me llamaron para avisarme, quedé muda, porque tener lo de uno a veces cuesta; de otra manera no hubiese podido porque soy pobre, tengo hijos y no me daba para comprarme una máquina por mi cuenta».

RUBEN MUÑIZ es el presidente del Complejo Arazatí, donde viven 111 familias en Rafael Peraza. Ofició de garante social para los proyectos de las tejedoras y costureras de su localidad. «Ya cumplí esta misma función el año pasado, para un proyecto de pescadores. Salió todo bien, la gente confió en mí… Para los pescadores de Arazatí pudimos conseguir los equipos de pesca gracias a la técnica de Uruguay Rural. Ahora debemos agradecerle al MIDES.
Uno está encantado de poder colaborar con algo… Nosotros habíamos pedido también un préstamo para el salón comunal y no nos salió. Igual estoy contento de venir como garante.
Es muy importante la función del garante social, porque es el avala y controla que después se compre lo que se pidió».

HEBER CABRERA y MIGUEL ÁNGEL PELUFFO, de Playa Pascual.
«Nosotros estamos en un grupo de Uruguay Rural que nos ha facilitado muchas cosas. Desde el tema de los papeles de la embarcación, hasta para hacer cursos para obtener la libreta de patrón para pesca artesanal. Conseguimos préstamos para comprar equipamiento para la pesca, chalecos, salvavidas… Ahora nos salió el préstamo del MIDES para comprar mallas, boyas y para arreglar las embarcaciones».
En Playa Pascual se pesca corvina, mochuelo y patí. Se sacan cinco o seis cajas por día. Ahora están en la temporada de la anguila.
Heber pidió un préstamo de 20 mil, para devolver en 12 cuotas de $1.500.
Miguel Ángel pidió 15 mil, para comprar mallas y equipamiento. Devolverá un 70% en 12 cuotas de $788. El 30% restante lo devolverá en bifes para la escuela de la zona.

CARLOS, de Kiyú.
«Pedí el préstamo de 20 mil pesos para comprar un motor. Yo ya había entrado en otro proyecto y pude comprar una barca y parte del equipo de pesca. Ahora pienso comprar el motor y alguna otra red para trabajar.

ELBIO BURGUEÑO es quesero artesanal y vive en Estación González. Tiene un pequeño emprendimiento lechero familiar, de donde obtiene unos 70 kilos de queso fermento (semiduro) por semana.
Pidió 10 mil pesos para comprar un tacho y moldes de acero inoxidable: «Lo están exigiendo para la habilitación, y estoy muy contento porque con facilidades uno puede pagar, de otra manera es imposible porque el tacho es caro».
Elbio integra un grupo de Uruguay Rural: «Recibimos apoyo de asistencia técnica de un veterinario; ahora se va a integrar un técnico quesero…»