Más trabajo y menos salario

Desde la Escuela de Alternancia de Raigón, recorre los centros técnicos del país una plataforma reivindicativa donde denuncian serias diferencias en los salarios con respecto al resto de los docentes.
Recuerdan que ellos trabajan expuestos a enfermedades, accidentes con maquinarias
o productos tóxicos.

Alejandra Fuentes

CHARVE PATETTA. Docente de la Escuela de Alternancia de Raigón.

Este fin de semana, en el Congreso de la Asociación de Funcionarios de Utu (AFUTU), en Montevideo, se presenta un documento elaborado por docentes de la Escuela de Alternancia de Raigón, que contaría con el apoyo de sus pares a nivel nacional.
Posteriormente, se elevará al Consejo de Ecuación Técnico Profesional, al Codicen y más tarde la intención es hacerlo llegar, en la órbita política, a la Comisión de Educación y luego, al Tribunal de Cuentas «que es quien tiene injerencia en las partidas hacia los Consejos desconcentrados» agregó Charve Patetta, docente agrario en Raigón y uno de los redactores del documento.
Plantean que se mejore la remuneración para la hora docente agrario, que hoy, en promedio ronda los $64.  «Pero hay compañeros que están por debajo de eso, e incluso algunos llegan a cobrar $53»dice Patetta. «Nuestra hora es de 60 minutos, no de 45; en tanto nuestros colegas tienen horas de 45 minutos por las que cobran un promedio entre $114 a $117 en muchos casos. Con esa hora de 60 minutos por mes, la diferencia  salarial es significativa en cuanto al tiempo de dedicación. Además, nuestra hora siempre es más barata». Aproximadamente, el salario de un docente agrario es de $10.200.
Entrando en comparaciones, Patetta muestra un análisis con base de datos extraído del Codicen, donde se detalla que un docente del Primer Ciclo, Grado 1, en enero del 2005 cobraba un sueldo nominal de $11. 493,35. y que en diciembre del 2008 ascendió a $17.979,15. Y cuestiona: «Ni siquiera se habla de los aumentos hasta la fecha. Cuando, hoy, en el año 2010 un docente agrario Grado 2 tiene un sueldo nominal de $14.873,77.A mayor trabajo menor remuneración, y en una misma función: la docente».
El documento exhorta a las autoridades para que, si hay una explicación para estas diferencias, que las den a conocer a los equipos docentes de todas las Escuelas Agrarias del país.
«La enseñanza agraria está discriminada y así también sus docentes (…) Si vas al Liceo tenés profesor de Biología, de Química… y las diferencias entre uno y otro son su antigüedad y formación (si terminaron la carrera o no) pero nada más. En las escuelas agrarias hay una pirámide jerárquica donde entra un egresado universitario y cuenta con algunos beneficios, como poder seguir ascendiendo y pueden llegar incluso a la Dirección del Centro, mientras que el resto de los docentes que no cursaron Universidad no lo tienen».
El docente recuerda que lleva 24 años en la Escuela de Alterancia y sigue siendo interino: «De unos diez docentes del cuerpo básico de profesores, sólo una es efectivo, la veterinaria. Otra compañera, también egresada de la Universidad, no lo es (…) Si tus informes como docente están por encima de la media que piden para un concurso, bueno, ábranlo».
Hizo mención a los riesgos permanentes de accidentes a los que está expuesto el docente agrario: por uso de maquinaria, manejo de agroquímicos o peligro de contraer una zoonosis (enfermedad transmitida por animales): «En el 2006 me diagnosticaron una hepatitis, con un cuadro complejo. La doctora me preguntó qué profesión tenía y le dije que era docente, y que últimamente estábamos sembrando. ¿Y en las semillas andan roedores? me preguntó, a lo que le dije que sí y me mandó indicadores para la Leptospirosis…  y así trabajamos con riesgos, que los compensamos con $64 la hora».
Los horarios no se cumplen a ‘raja tabla’, ya que los imprevistos en el campo o las zafras requieren mayor dedicación «… empiezan las pariciones, las enfardadas y uno entra a trabajar a una hora pero no sabe cuándo se va. El campo no tiene horario».
En el documento hablan de las guardias docentes, que se cumplen los fines de semana, feriados, recesos estival e invernal o Turismo. De esta forma, hay presencia de docentes los 365 días del año, y en esas ocasiones, el responsable de la Escuela es el docente de turno. Patetta agrega que esas guardias no se pagan como horas extras.
«Esta es nuestra situación como docentes. Hasta hace un tiempo ni los propios compañeros de UTU lo sabían. Ahora, cuando se enteraron, uno de ellos nos dijo: los compadezco».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: