25 años de democracia para el Partido Colorado

Mirtana López

Para festejar la democracia (gobierno del  pueblo) hace falta gente. Si es mucha, mejor. En este julio de 2010 es muy fácil pensar, para los uruguayos, en un festejo democrático porque no hay más que mencionar el recibimiento al seleccionado uruguayo para darse cuenta de lo que es un pueblo en la calle, participante y agradecido. Así que ese acto organizado por el Partido Colorado que observamos por televisión, acartonado, selectivo, con rostros adustos, pensantes en la verdad de lo acontecido en el pasado, quizá cada uno en el suyo propio, en sus propias responsabilidades y sus propios méritos, se pareció horriblemente a los que realizaban los militares para autoconvencerse del bien que nos estaban haciendo cuando ordenaban la desaparición de detenidos torturados o impedían al Escribano Roquero que la herencia Donagaray se entregara a nuestro Hospital. Porque delitos de todo tipo hubo en la villa de San José así como en el país.
Mariana Licandro (Frente Verdad y Justicia), comentó el festejo de esta forma: “No sé a qué democracia apuntan y de qué democracia estamos hablando cuando está vigente la impunidad; nunca vino desde 1985 el tiempo de la justicia. Esta democracia no es el paladín de los derechos humanos. Por eso se sostiene muchas veces la consigna ‘no pelearon por la democracia, pelearon por la revolución´. Ésa es la diferencia con la concepción de la democracia de los partidos tradicionales y en éstos incluyo a todos”. *
Al protocolo, a la soledad y tristeza del acto, se le pueden sumar algunos detalles como el del Partido Independiente que protestó por su exclusión dando lugar a la aclaración de Bordaberry, aceptada como buena sobre la invitación a participar pero no a hablar. Con este corolario del democrático hijo del Dictador: “al invitar al Frente Amplio se estaba invitando a un representante del partido que integraba Pablo Mieres” en aquel momento.
Los colorados, con Julio María a la cabeza, ganaron otra vez la orejeada. Llamaron a festejar una salida a la democracia que acompañaron cuando ya no tenían más remedio y que nunca salieron a defender. Así él, Ministro de Jorge Pacheco Areco y de Juan María Bordaberry e historiador de sí mismo, se blanqueó bastante con un político argentino joven  y un brasileño colega. Sin embargo, si leemos únicamente los apellidos de la foto, el tiempo parece no pasar. ¿Qué estaba haciendo Brovetto allí y cuánto sufrió?
Batlle y Tabaré sentados en primera fila, se salvaron un poco del enchastre. Mujica y Lucía: ¡cuánto perdón!
En un artículo publicado en El País del domingo 18 de este mes, Julio María Sanguinetti había anunciado el triste festejo que se haría el martes 20. Allí, en contradicción con sus raíces y sus cultos laicos presentó, como si fuera un estudio serio, su visión de la evolución que habríamos sufrido los uruguayos entre la década del 50 y la del 80. Con tono de sumo pontífice, lo tituló: “Orgullo, soberbia, humildad”  Según él, del orgullo futbolístico y social del 50, pasamos por la declinación de los años siguientes cuando los demás “habían aprendido a jugar rápido”. Estableciendo un paralelo con la sociedad, dice: “nos vinimos a pique  hasta caer en la dictadura del 73 y en lo que significó su baño de humildad”. No puede Julio María con su condición de aristócrata clasista que se dice demócrata: Así, el orgullo se hizo soberbia por no asumir que ya no éramos necesariamente los mejores. Y esto que ocurría en el fútbol era reflejo de toda una sociedad que se sentía incomprendida por el mundo y comenzaba a ser negativa. Los logros sociales, aún ejemplares, ya no eran suficientes. Se aspiraba a más. La necesidad de competir internacionalmente era repudiada; fijar estándares de productividad, algo intolerable para nuestros trabajadores. Todo comenzó a estar en cuestión. Y así hubo quienes, instalada la revolución cubana en 1959, creyeron que era la hora de una revolución acá también. Tomaron las armas para derribar una democracia que veían insuficiente y el país comenzó a hundirse en la violencia. Así fue que nos caímos y padecimos hasta una dictadura con su sangrienta pedagogía. Nos llegó la hora de la humildad.  Pudo decir: “La letra con sangre entra”.
Como ustedes ven, la creación del Frente Amplio no merece ni una mención entre la evocación de los dos demonios. Y como ustedes habrán captado, la dictadura fue una lección que nos enseñó valores tan importantes como el de la humildad. Los trabajadores, el pueblo uruguayo, los destituidos, los jóvenes que se comprometían, los ciudadanos Categoría C, los luchadores desaparecidos, nadie tuvo nada que ver en su reconstrucción. Nadie aprendió nada por caminos que no fueran los de la “sangrienta pedagogía”.
Difícil es tergiversar y traicionar más un proceso histórico. Más difícil es creerse dueño de tantos aciertos como Sanguinetti para apropiarse nuevamente de la democracia cojitranca que a él le sirve. Y, ya que estamos en el terreno de los pecados, difícil hacer de la humildad un pecado de soberbia mayor.

* Hay tres ideas. Uno: Mientras siga vigente la Ley de Impunidad, esta democracia no ha cumplido con uno de sus deberes esenciales. Dos: Los líderes conservadores hacen esa distinción entre democracia y revolución olvidando decir que, en todo caso, la revolución no era un fin en si misma sino un medio para una sociedad más justa. Tres: El Frente se está pareciendo mucho a un ‘partido tradicional´ (que no es lo mismo que a un partido con tradiciones).
Anuncios

2 Responses to 25 años de democracia para el Partido Colorado

  1. ESTIMADA STA. MIRTANA LÓPEZ
    Le envío el I-mail que fue remitido a todos los Parlamentarios uruguayos el 19 de Julio del cte. mes. Ese día, luego de la lectura del mismo (que es un fuerte golpe a la conciencia y a la memoria de quien lo lea), un alto porcentaje de Senadores y Diputados decidieron no asistir a la ceremonia. El ex Presidente de Brasil, el Dr. José Sarney, fue uno de los dos invitados especiales del exterior (el otro fue Ricardo Alfonsín) y ambos pudieron percatarse de que los asistentes eran en su mayoría personas de las muchas Embajadas invitadas, y periodistas, pero muy pocos Legisladores uruguayos. El acto, nominado: “El cambio en Paz”, fue organizado por Julio María Sanguinetti y, debido a ello, su convocatoria fue un fracaso.
    En tu nota, Mirtana López, has hecho un análisis notable sobre este “festejo”, que si lo fue de algo no tuvo nada que ver con la transición de la dictadura a la democracia, sino de la dictadura a la CORRUPTOCRACIA sanguinetista., tal cual titulé este envío a los todos los parlamentarios.

    “EL CAMBIO EN PAZ”.
    De la DICTADURA a la CORRUPTOCRACIA SANGUINETISTA.
    Estimadas Senadoras y Senadores (también se remitió a Diputadas y Diputados):
    Hoy, 19 de Julio de 2010, estarán todos reunidos – convocados por el Partido Colorado- en el magno recinto de nuestra Democracia.
    Después de 6 meses en que debido al ingreso de nuevos Representantes nuestro Palacio de las Leyes se depuró de indeseables personas, debo decir que lamentablemente hoy vuelven al lugar algunos individuos que me obligaron a escribir en varias notas publicadas en años anteriores que, merced a esas presencias, el ámbito más emblemático de ese lugar debería denominarse “EL SALON DE LOS VALORES PERDIDOS”. Y creo que subestimaría vuestra inteligencia si les digo a quienes me refiero.
    Hoy, 19 de Julio, podrán escuchar una vez más un brillante discurso de Julio María Sanguinetti, nuestro “paladín de la democracia”. Y la brillantez del mismo dependerá de la posibilidad de que pase desapercibido el plagio que pueda hacerle a grandes pensadores, estilo que ha utilizado en muchas ocasiones como lo demostró años atrás (se publicó en varias partes del mundo y aquí en BITÁCORA), un conocido y muy documentado investigador español.
    Pero esto no interesa. Es un detalle de escaso valor en el retrato del SER MÁS DESPRECIABLE que actuó en la política de nuestro país a lo largo de toda la historia.
    Antes de proseguir debo establecer lo que es una constante en todos mis escritos: ME HAGO TOTALMENTE RESPONSABLE ANTE LA JUSTICIA Y EL PARLAMENTO NACIONAL POR TODO LO EXPRESADO.
    Hoy, 19 de Julio de 2010, el Partido Colorado pretende “festejar” un cambio en “PAZ” que tuvo el precio del asesinato a mansalva de Zelmar, del Toba, y de miles de víctimas de los “escuadrones de la muerte” y de los criminales y torturadores que actuaron después, todos ellos con la COMPLACENCIA Y COMPLICIDAD de Julio María Sanguinetti. Y no mencionemos que ese “cambio en paz” fue también posible en virtud de la brillante maniobra elucubrada entre los mandos militares y nuestro “paladín de la democracia”, la cual le permitió a éste despejarse el camino a la Presidencia, encarcelando y proscribiendo a los adversarios políticos que sin duda lo habrían derrotado en las elecciones de 1984. Esto es bien sabido y nadie lo duda, y menos yo que tengo el valioso testimonio de quien fue otra de sus víctimas (por haberlo denunciado a él y a otros amigos del Goyo Álvarez por varios actos de corrupción), a quien en 1978 (obviamente mucho antes del Pacto del Club Naval) le dijo: “Voy a ser el próximo Presidente del Uruguay y lo primero que haré será destituirte”. (Como vidente estuvo al nivel de Nostradamus).
    Hoy, 19 de Julio, simplemente les voy a recordar las palabras de dos correligionarios de Julio María Sanguinetti, y lo haré al solo efecto de que cuando llegue el momento en que el “ilustre” orador ponga punto final a su discurso, lo piensen bien, y apelando a vuestras conciencias, determinen si la sarta de mentiras, ditirambos, y auto elogios que sutilmente disfrazados sin duda emitirá, merecen vuestro aplauso o un respetuoso (respetuoso para nuestro pueblo) silencio. (Insultos y abucheos ya recibió bastantes aquí, en México, e incluso durante un vuelo de Varig la noche del 31 de diciembre de 2001).
    Del Profesor Manuel Flores Silva, ex Senador del Partido Colorado, miembro del CEN de dicho Partido, y gran Periodista fundador de JAQUE, la Revista POSDATA y POSDATA FOLIOS (cerrado hace unos años por mandato imperativo de la mafia sanguinetista) extraemos de un editorial suyo una sola frase: “Y COMO LO HEMOS DICHO EN OTROS MOMENTOS, EN ESTE PAÍS HAY UNA RAYA EN EL PISO: DE UN LADO ESTA LA MAFIA Y DEL OTRO LADO TODOS LOS DEMÁS. UNA MAFIA POLÍTICA, CONTRABANDISTA, POLICIAL, QUE ESTÁ PROTEGIDA MEDIÁTICAMENTE Y JUDICIALMENTE. QUE EN NUESTRA LUCHA CONTRA LA MAFIA ENCONTREMOS GENTE DEL FORO, ES UN TEMA DEL FORO, NO ES UN PROBLEMA NUESTRO. SI LOS TIENEN ES PORQUE LES SIRVEN.” Creo que no es necesario hacer comentarios sobre lo que es una gravísima acusación de un ex Senador del Partido Colorado a su correligionario Julio María Sanguinetti y a sus secuaces foristas, a los medios, y a la Justicia.
    De Diego Fau, connotado dirigente juvenil del Partido Colorado, hijo del ex Ministro de Defensa de Julio María Sanguinetti. Fue publicado antes de las últimas elecciones en varios medios de prensa del país y del extranjero:
    “El Foro Batllista no desapareció porque sí, desapareció porque es el responsable directo del clientelismo, la corrupción, el amiguismo y todos los vicios habidos y por haber que se recuerdan en la administración pública y el causante principal de haber reducido al Partido Colorado a su casi extinción”, expresó Fau. “No porque sí, los propios foristas y colorados denominan al Dr. Sanguinetti ‘AL CAPONE’ y a muchos de sus correligionarios foristas ‘10%’, por las comisiones que solicitaban al otorgar préstamos o subvenciones con dineros públicos, y no porque sí, el chiste más corriente en los corrillos de la casa del Partido Colorado era: ‘la próxima Asamblea del Foro la hacemos en Cárcel Central.
    Podría aportar juicios muy similares (siempre avalados por hechos documentados y probados) de muchos políticos y periodistas uruguayos sobre nuestro ex Presidente, pero que, por razones de espacio y por provenir de personalidades de otros Partidos, no voy a considerarlos aunque tengan igual valor que los expresados por sus correligionarios. Esos merecidos calificativos han tenido como denominador común los términos “mafioso”, “amoral”, y “corrupto”. En lo personal debo decirles que desde hace 10 años vengo calificando a Sanguinetti de la misma forma, pero este “señor”, el mismo que hizo encarcelar a los Directores de LA REPÚBLICA por “mancillar el honor” del ex Presidente paraguayo Wasmosy, y mediante infame maniobra llevó a la cárcel a Manolo Flores Silva, jamás se atrevió a iniciarme juicio acusándome de injurias o difamación. Su mafia intentó matarme en dos oportunidades, mejor opción que la de llevarme a un estrado judicial a sabiendas que, de hacerlo, yo saldría en libertad y Sanguinetti y varios de sus secuaces terminarían en la cárcel. Mérito suficiente para ello son las pruebas documentadas (incluso con documentos oficiales) que poseo sobre varios casos de corrupción, pero fundamentalmente sobre un episodio –el más paradigmático de la vileza de Sanguinetti- en el cual VIOLA LA CONSTITUCIÓN, Leyes, Decretos, Pactos Internacionales, códigos de MORAL Y ÉTICA, INDUCE A ERROR AL SENADO (gravísimo delito), involucra – MINTIENDO- a la MASONERÍA, y abusa de la buena fe de WILSON FERREIRA ALDUNATTE y de JAIR KRISCHKE (Presidente del MOVIMIENTO DE JUSTICIA Y DERECHOS HUMANOS DE R.G.S., BRASIL, que hoy es conciente del engaño y desde hace 6 años reclama al Parlamento uruguayo que investigue), y ENGAÑA –ESCONDIÉNDOLE DOCUMENTOS- al Cdor. ENRIQUE IGLESIAS, en ese entonces Ministro de Relaciones Exteriores. Están a disposición de quien lo desee todos los DOCUMENTOS OFICIALES QUE PRUEBAN ESTAS AFIRMACIONES. Las presiones que ejerció Sanguinetti –y mantiene hasta hoy- para que el caso no se investigue, obedecen a que tiene bien en claro que UNA LUZ SOBRE EL MISMO LE SIGNIFICARÁ A ÉL UNA TENEBROSA OSCURIDAD POR EL RESTO DE SUS DÍAS.
    Sobre este episodio les remitiré la próxima semana –para no abrumarlos en ésta- copia de la carta que el ex Presidente publicó en su “Correo de los Viernes” (debería llamarse “Correo de los mafiosos que sale los viernes”) y mi respuesta (“Respuesta a canallesca nota de Julio M. Sanguinetti”) publicada en unos pocos medios de prensa del país y muchos del extranjero, como suele suceder con todas mis notas.
    Me referí anteriormente a los juicios de conocidos políticos y periodistas uruguayos que por razones de espacio tuve que omitir (incluso la sola lista de sus nombres es extensa) pero debemos también tener en cuenta los emitidos por decenas de personalidades de todo el mundo –premios Nobel, escritores, científicos, artistas, etc.- que sitúan a nuestro “paladín de la democracia” en las exactas antípodas de lo que esta expresión significa. De este extenso grupo solamente destacaré a Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, quien calificó a Sanguinetti como “campeón de la impunidad”. A Juan Gelman, Premio Cervantes, que cuando recibe esta distinción se refiere a Sanguinetti –con delicadeza de poeta- diciendo: “quienes preconizan la destitución del pasado en general, en realidad quieren la destitución de su pasado en particular”, y al Dr. Martín Almada, Premio Nobel Alternativo de la Paz, que fue el descubridor de los Archivos Secretos de la Policía Política de la Dictadura Paraguaya (archivos del Operativo Cóndor) y actual miembro Ejecutivo de la Asociación Americana de Juristas. De su carta a la UPAZ extraigo unas frases: “En mi condición de Premio Nobel Alternativo de la Paz, vengo a sumar mi voz de protesta contra el osado plan de designación de Julio María Sanguinetti como Presidente de la UNIVERSIDAD PARA LA PAZ. Fundamentalmente, Sanguinetti cometió el delito jurídico por OMISION, al ignorar antes, durante y después de su gobierno la existencia del OPERATIVO CONDOR PACTO CRIMINAL en la década del 70 entre los gobiernos militares de Argentina, Brasil, Chile, Bolivia, Uruguay y Paraguay. Ese pacto criminal dejo como saldo mas de 100.000 víctimas en la Región: dirigentes obreros, estudiantes, profesores, abogados, médicos, religiosos, artistas, periodistas, intelectuales. La clase pensante de América Latina. En consecuencia, él no goza de HONORABILIDAD para presidir esa prestigiosa UNIVERSIDAD PARA LA PAZ. En el marco de nuestra lucha contra la IMPUNIDAD en la perspectiva de la JUSTICIA UNIVERSAL, promoveremos acciones judiciales contra Sanguinetti porque tenemos SED DE JUSTICIA. Finalmente, no podemos permitir que los valores supremos de la paz y la cultura de la paz sean capturados y desnaturalizados por “hombres escombros” como Julio María Sanguinetti, cómplice del TERRORISMO DE ESTADO, COMPLICE DE LA OPERACION CONDOR PACTO CRIMINAL”.
    No voy a extenderme analizando las graves acusaciones de Mr. Paul O´Neill, ex Secretario de Estado de los EE.UU., cuando expresó –hace 8 años- que “los ex gobernantes de Brasil, Argentina y Uruguay, son los culpables de la actual situación de miseria y pobreza por haberse llevado los dineros prestados a los pueblos a sus cuentas privadas en el exterior”, haciendo clara referencia a Collor de Melo, a Menem, y a Sanguinetti. (Se está a tiempo de solicitar informes al Gobierno de los EE.UU).
    Voy a finalizar solicitándoles que lean los archivos adjuntos. Son apenas 12, de más de 70 notas de mi autoría, publicadas en Bppcolor.info y en “El Bocón”, y que gracias a Google y su sección “Uruguay en la prensa del mundo” fueron tomadas por muchos medios del periodismo digital de países de nuestro continente, de Europa, de Oceanía y de Medio Oriente. Mi solicitud tiene por objeto refrescarle la memoria a todos aquellos que, llegado el caso, deban votar una venia para que Julio María Sanguinetti sea Embajador especial (o itinerante, como quiera llamársele) para llevar adelante alguna negociación puntual en el exterior. Todavía resulta incomprensible para mí, y para la totalidad de los frenteamplistas que consulté (fueron muchos y a cual más sorprendido), el anunció de nuestro Canciller incluyendo en esta categoría a crearse (la de Embajadores especiales) a quien, si tiene buenas relaciones en China (así lo dijo el Dr. Almagro) no es por su prestigio como persona honorable sino por su capacidad como negociador corrupto. Los chinos (que no son nada tontos) lo saben tan bien como Julio María Sanguinetti y Roberto Asiain (y muchos silentes correligionarios del P. Colorado).
    De todas formas, fácil le será a nuestro Canciller dar marcha atrás en la propuesta, ya que puede excusarse con el ex Presidente diciéndole que no es dable mancillar su prestigio enviándolo como representante de un país gobernado por “un viejo guerrillero, de aspecto desaliñado y habla vulgar”, tal cual “el paladín de la democracia” lo declaró en “El País” de Madrid y luego lo vociferó por el mundo entero. Creo que el Dr. Almagro (que por su trayectoria merece todo mi respeto y estima) cometió un inexplicable error (horror) al mencionar como probable Embajador a un ser repudiado por más de un 90% de los uruguayos. Por lo demás, creemos que al Uruguay no se le van a presentar simultáneamente más de dos problemas al mismo tiempo, por lo cual, con el nombre de 2 Embajadores a tener en cuenta para tales menesteres, es más que suficiente. Los dos que nos pueden representar dignamente (y creo que nadie podría discrepar con esas nominaciones) son el Dr. Tabaré Vázquez y Sergio Abreu.
    Sin más, y deseándoles a todos un día feliz al conmemorar los 25 años de la transición “en Paz” de la Dictadura cívico militar a la Corruptocracia cívica, me despido manifestándoles a todos Ustedes mi más alta estima.
    MIGUEL M. LIARD
    Reitero: la nota titulada “Respuesta a canallesca nota de Julio María Sanguinetti” va la próxima semana. Ilustra un caso que sin ninguna duda, de investigarse en profundidad, y luego de juzgar a Sanguinetti respetando el debido proceso (cosa que este individuo jamás hizo), lo pondrá de por vida entre rejas.

  2. PUBLICADO EN “EL CORREO DE LOS VIERNES”, ESPACIO OFICIAL DEL FORO SANGUINETISTA EN LA RED, EL 22 DE AGOSTO DE 2008.

    Título: UNA CLOACA DIGITAL

    Desde principios del año 2006, una publicación digital dedica sus principales artículos a intentar agraviar, de la forma más soez y recurrente, a numerosos integrantes del Foro Batllista, empezando por el propio líder de la agrupación, el Senador Julio María Sanguinetti, al candidato presidencial Luis Hierro López y a una multitud de otros dirigentes y militantes, que han merecido decenas de notas de insultos y acusaciones falsas.
    Hasta ahora Correo de los Viernes las había ignorado y las aludiremos por única vez, en homenaje a nuestros lectores para que sepan de que se trata.
    La alimaña ponzoñosa que firma generalmente las notas en esa inmundicia digital, es un tal Miguel M. Liard. ¿Quién es Miguel M. Liard y qué persigue?. Esta fétida cucaracha es hermano del director del pasquín de marras, Raúl M. Liard, ex Cónsul General en Porto Alegre, lacayo obsecuente y espía sin dignidad del gobierno militar, ahora jugando de “progresista” con su repugnante publicación.
    Raúl M. Liard fue el único destituido por la democracia con venia unánime del Senado de la República, en 1988, “por la comisión de actos que afectaron su buen nombre, el prestigio del país y la representación que investía”, vale decir sus actividades de espionaje impropias de su función diplomática. Por esta misma causa Liard presentó un recurso ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, que ratificó su destitución.
    Este Liard a quien el otro Liard en un arranque de esquizofrenia aguda compara con Alfred Dreyfus, fue quién informó ”entre otras muchas cosas” al gobierno de la dictadura, de las actividades “subversivas” que llevaba a cabo el extinto líder nacionalista, Wilson Ferreira Aldunate, en la jurisdicción de Río Grande del Sur. Todo esto en su momento mereció un largo informe de la revista brasileña “Veja”.
    Y la sabandija trastornada de Miguel M. Liard, inventó para intentar un chantaje al gobierno y lograr la reposición de su hermano, una persecución política del Foro Batllista en mayo de 2003, refugiándose en la Embajada de Venezuela en Montevideo y convirtiéndose en el gran defensor de su hermano, que se esconde cobardemente detrás de él.
    Por tanto con gente de esa calaña, extorsionistas, farsantes, mentirosos, calumniadores, impostores, paranoicos recurrentes, sin ningún tipo de escrúpulos, no vale la pena perder más tiempo ni espacio.

    Sin firma

    RESPUESTA A ESTA CANALLESCA NOTA DE JULIO MARÍA SANGUINETTI.

    El pasado 22 de Agosto se publicó en el “Correo de los viernes” del Foro sanguinetista la nota que a continuación analizaremos, frase por frase, desde el título hasta el punto final.
    La contesto después de 20 días porque debido a la cantidad de lectores que tiene ese blog (los familiares de Sanguinetti y de Hierro López, los de Abdala ya no lo leen) recién ayer fue puesta en mi conocimiento por amigos que se dedican a recoger y clasificar la basura digital.
    No piensen que al decir esto pretendo insultar a los escribientes de esa publicación porque a veces en la basura se encuentran cosas muy valiosas, y lo que vamos a ver es el más acabado ejemplo de periodismo “culto, responsable y ético”. Ustedes juzgarán.
    Esa nota me permite –y es un valor agregado que acrecienta su atractivo- desenmascarar un poco más al CANALLA que con tanto esmero la elaboró y en la cual también demuestra que su estado de paranoia y esquizofrenia lo está llevando a peligrosos desvaríos que, cual boomerang que no da en el blanco, retornará para estrellarse contra su cara. O sea que, quien la escribió demostró ser, además de canalla, poco inteligente.
    Por el contenido de esta nota anónima –los cobardes jamás firman- tengo la convicción de que su autor fue Julio María Sanguinetti. Y si me equivocara –lo que es muy poco probable- puedo afirmar que fue elaborada al dictado de su malicia, porque los datos que allí se exponen solamente él pudo proporcionarlos.
    Pero sea como sea, este es el blog oficial del Foro, por lo cual pienso que el ex Presidente se hace responsable de todo lo que allí se expresa.
    Debido a ello, mi contestación estará dirigida a él y, como siempre, lo haré a mi estilo: párrafo por párrafo, y sin saltear ninguno iré transcribiendo lo publicado –entre comillas y en letra cursiva- para hacer a continuación mi modesto aporte aclaratorio y probatorio de las mentiras que allí se expresan y que demuestran (aunque no era necesario) la baja estofa del autor.
    El título hace referencia al semanario digital Bppcolor que dirige mi hermano Raúl, y en el cual se publican –unos días después- todas las notas que semanalmente ustedes leen como primicia en “EL BOCÓN”. Parece que a Don Julio María no le dio el cuero para tirarse también contra este semanario y se limitó a titular: “Una Cloaca Digital”. Título muy apropiado, porque si mis notas se ocupan de él y de sus secuaces, lamentablemente para mi hermano en eso transforme mi columna: en una “cloaca” donde con creciente asco voy tirando, semana tras semana, mis análisis sobre estos excrementos de la política de nuestro país.
    Comienza así:
    “Desde principios del año 2006, una publicación digital dedica sus principales artículos a intentar agraviar, de la forma más soez y recurrente, a numerosos integrantes del Foro Batllista, empezando por el propio líder de la agrupación, el Senador Julio María Sanguinetti, al candidato presidencial Luis Hierro López y a una multitud de otros dirigentes y militantes, que han merecido decenas de notas de insultos y acusaciones falsas.”
    Dr. Sanguinetti: usted habla de “insultos y acusaciones falsas”; esto es injuriar, difamar, calumniar, lesionar el honor y la dignidad de una persona; es muy grave doctor. Todo esto está penado por la ley y se establecen severas penas para quien incurra en estos delitos. Usted es abogado, ¿por qué no me demanda penalmente?. Estimo que probablemente se haya olvidado de que esa es su profesión y por ello no recuerda que en este país hay leyes, lo que es comprensible después de que las hubo pisoteado a todas. Y además, ¿a que insultos se refiere?, ¿acaso le molesta que yo lo trate de AMORAL, MAFIOSO Y CORRUPTO cuando así es considerado hasta por sus propios correligionarios?. Si no lo recuerda tengo todas las Revistas POSDATA y POSDATA FOLIOS de Manolo Flores Silva. Si gusta se las envío.
    Y, ¿a cuales acusaciones falsas se refiere?. No me puedo extender aquí a exponerle nuevamente las más de 50 acusaciones que le llevo hechas, por eso se lo pregunto. Escriba otra notita en su “correo de… no recuerdo el día” y dígamelo. Supongo que como en relación a la destitución de mi hermano le hice las más graves (las que bien sabe que lo LLEVARÁN A LA CÁRCEL cuando en este país se haga justicia) y debido a que usted más adelante se refiere al tema, cuando lleguemos al punto se las voy a formular una vez más, y entonces sí, espero que ante tanta insistencia de mi parte por “ insultarle y acusarle falsamente” se decida a llevarme a un estrado judicial. Y me gustaría que fuera en juicio oral y público para que todos los uruguayos -a través de las cámaras de los canales que corren presurosos cuando usted los convoca- puedan verle el rostro cuando mienta o cuando tenga que callar avergonzado porque las pruebas en su contra lo estarán aplastando.
    (Seguiremos sin saltear ni omitir una sola coma. Solamente destacaré en negrita y subrayado los elogios que me hace el “culto e ilustre plagiador” -como está demostrado- Julio M. Sanguinetti, al dedicarme unos calificativos que sin duda copió de una conocida canción ranchera mexicana).
    “Hasta ahora Correo de los Viernes las había ignorado y las aludiremos por única vez, en homenaje a nuestros lectores para que sepan de que se trata.
    La alimaña ponzoñosa (por si no lo captaron, soy yo) que firma generalmente las notas en esa inmundicia digital, es un tal Miguel M. Liard. ¿Quién es Miguel M. Liard y qué persigue?. Esta fétida cucaracha (creo que sigo siendo yo) es hermano del director del pasquín de marras, Raúl M. Liard, ex Cónsul General en Porto Alegre, lacayo obsecuente y espía sin dignidad del gobierno militar, ahora jugando de “progresista” con su repugnante publicación.
    Es muy fácil, doctor Sanguinetti, adjetivar a otra persona con términos como “alimaña ponzoñosa” o “fétida cucaracha” cuando no se tienen otros calificativos que sean apropiados, certeros, y que se correspondan con las acciones de un ser humano. Cuando alguien no lo hace así está demostrando irracionalidad, falta de fundamentos, y por sobretodo, bajeza moral y estupidez. Porque si yo cometí algún delito o inmoralidad, califíqueme como delincuente o como inmoral (como yo le califico a Usted y le presento PRUEBAS DOCUMENTALES de que lo es) pero no como “alimaña” o “cucaracha”, porque al hacerlo lo único que demuestra –por no tener fundamentos- es la intención de agraviar gratuitamente.
    Para mí, el que mata a otro ser humano es un asesino y el que roba es un ladrón, y de esa forma los califico, no hay otra. Nunca se me ocurrió, ni se me ocurrirá jamás, comparar a personas con seres del reino animal o vegetal, y ello puede comprobarse en la lectura de todos mis escritos. Incluso ahora, que estoy algo molesto, podría tratarlo a usted de “rata” por lo que escribió, o de “zapallo” por publicarlo sin pensar en las consecuencias, y ya ve que no lo hice.
    Toda vez que me he referido a usted lo hice casi siempre con los mismos epítetos: AMORAL, MAFIOSO y CORRUPTO, que son, los tres, calificativos sobre la condición humana, y que en su caso, siempre los apliqué aposteriori la demostración con PRUEBAS CONTUNDENTES de que los merecía. Creo que así debemos proceder los hombres que tenemos honor, dignidad, y coraje. (Por ello no esperaba de usted una nota en la que demostrara virtudes que nunca tuvo). Y si no necesité caer en la bajeza de insultarle, debo aclararle que tampoco hubiera deseado hacerlo, porque por muy ponzoñosos o fétidos que sean algunos bichitos como los mencionados, no merecen el destrato de que se los compare con usted.
    Incluso, pude decirle en decenas de escritos que debía ser reputado REO DE LESA NACIÓN (me sobran los DOCUMENTOS OFICIALES PARA PROBARLO) y además, REO DE LESA HUMANIDAD por su demostrada complicidad con los dictadores militares y los torturadores, por sus vinculaciones con los “escuadrones de la muerte”, y además, y a mi criterio lo más grave, porque las consecuencias de los actos de corrupción que fueron protagonizados por usted y la gran ASOCIACIÓN PARA DELINQUIR que conformó con sus secuaces, llevaron a la miseria y pobreza a gran parte de la población y a la muerte por hambre y desnutrición a cientos de niños. (No quiero recordarle, para no desquiciarlo más, las graves acusaciones del ex Secretario del Tesoro de los EE.UU., Mr. Paul O´Neill).
    Y a estas muertes que por sí solas lo convierten en un GENOCIDA, debemos sumarle doctor los cientos de personas que se suicidaron a consecuencia de la crisis financiera del 2002 en la cual, si debemos señalar a los responsables, nuestro índice deberá apuntar directamente a vuestra cara y la de sus secuaces del mundo de las finanzas, y no al Dr. Jorge Batlle como usted pretende que se haga. Don Jorge solo fue el primer “beneficiado” de la herencia maldita que usted nos legó en el año 2000 a todos los uruguayos. (En un análisis más profundo doctor, podríamos establecer, también, la culpabilidad de su ex socio en el MERCORRUPTO de la época, Don Carlos Saúl Menem).
    Luego sigue diciendo que soy “hermano del director del pasquín de marras, Raúl M. Liard” lo que no puedo –lo único que no puedo- refutarle. Esta afirmación me asombra por doble motivo: el que por fin haya expresado una verdad, y además, que lo haya hecho sin haber recurrido a su metodología perversa de echar sombras sobre el honor de quienes le atacan por corrupto y mafioso, en cuyo caso podría haber llegado a decir que dudaba de nuestra condición de hermanos aunque para ello pusiera en tela de juicio la honra de nuestra madre. Se lo agradezco doctor, nos ahorró el ADN.
    Sobre “el pasquín de marras”, ¿que puedo decirle?. Solamente que gracias a ese pasquín mi columna es leída en el mundo entero y publicada en medios de la prensa escrita (digital y en papel) de varios países de Europa, América y Oceanía, donde la diáspora uruguaya está suscripta al “pasquín” o la recibe directamente por las dos alertas de Google que todos los compatriotas leen a diario: “Uruguay en la prensa del mundo”, o “Uruguay en todos los medios de comunicación”. En cualesquiera de ellas usted podrá comprobar que todos los lunes –indefectiblemente- se reproducen y propagan mis notas. Es más, la que titulé “Alfred Dreyfus, Raúl Liard, dos infamias” salió reproducida en “Francia en la prensa del mundo”, lo que en cierta forma era lógico por su título, y también en “Argentina en la prensa del mundo”, lo que aún no me explico porqué. Creo que debe agradecerme a mí y a este “pasquín” que lo estemos haciendo famoso, lo que jamás logrará a través de su muy leído (por 3 o 4 familiares) “Correo de no sé que día”. No niego que lo que usted publica en “El País” de Madrid o en “La Nación” de Buenos Aires pueda ser leído por algunos lectores más y pueda servirle para acrecentar su fama, pero solamente su fama de CÍNICO, porque en el mundo entero ya bien le conocen.
    Su nota sigue refiriéndose a mi hermano en estos términos: “Raúl M. Liard, ex Cónsul General en Porto Alegre, lacayo obsecuente y espía sin dignidad del gobierno militar, ahora jugando de “progresista” con su repugnante publicación.
    Raúl M. Liard fue el único destituido por la democracia con venia unánime del Senado de la República, en 1988, “por la comisión de actos que afectaron su buen nombre, el prestigio del país y la representación que investía”, vale decir sus actividades de espionaje impropias de su función diplomática. Por esta misma causa Liard presentó un recurso ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, que ratificó su destitución.”
    Lo de “lacayo obsecuente”, “espía sin dignidad del gobierno militar”, y el agregado de “jugando de ´progresista´ con su repugnante publicación”, son muy lindas frases, pero lamentablemente nada más que eso.
    Cuando hace unos meses usted y su entonces soldadito Washington Abdala le pidieron al ex cronista parlamentario de “Últimas Noticias”, don Roberto García Sanchez, que enviara a EL BOCON una “hermosa” carta (muy parecida a su actual nota por su contenido insultante y sin fundamentos), le respondí en una entrega que obligó a Jorge Bonica a publicarla –debido a su extensión- en tres partes semanales. Si mal no recuerdo, la primer semana Bonica tituló en portada: “Liard lo mató”. No me obligue a que, para contestar estas estupideces, haga lo mismo con usted. Si lo desea (y también se lo ofrezco a cualquier lector que no conozca aquella respuesta) puede solicitar a la redacción de EL BOCÓN, o a mi correo que figura al pie, una copia de la misma. Allí demostramos (y con creces) que si durante la dictadura hubo alguien que ADHIRIÓ, fue COMPLACIENTE y CÓMPLICE con los dictadores militares fue usted, y no mi hermano, como pretendió -y aún pretende- hacer creer para echar un “manto de democracia” a su decisión de destituirlo. Decisión tomada en 1978 cuando le dijo a mi hermano en Bogotá (entonces era el Jefe de Misión) delante de testigos: “Voy a ser el próximo Presidente y lo primero que voy a hacer será destituirte”. Esta “profesía” suya que lo coloca al nivel de un Nostradamus, no solamente me asombra por haberla efectuado mucho antes del Pacto del Club Naval (si no supiera que es “vidente” pensaría que usted y el Goyo Alvarez ya tenían todo planificado para que se le despejara “democráticamente” el camino a la Presidencia), sino también porque se dio la coincidencia -6 años después- de que mi hermano fuera designado Cónsul en Río Grande del Sur y que por allí pasara Wilson para que Raúl pudiera “espiarlo” y mandar ese “tenebroso” informe sobre una reunión publica a la que habían asistido cantidad de periodistas uruguayos.
    Me pregunto: ¿si las cosas no hubieran sido así, como habría hecho doctor para cumplir su promesa de destituirlo en su primer acción como Presidente?.
    Bueno, en realidad doctor, la respuesta a esta inquietud ya la di en muchos de mis escritos, y ahora, por esa indolencia intelectual que me caracteriza, recurriré a copiar un párrafo de uno de ellos:
    (….) y fue destituido en virtud de una obra maestra en el arte del engaño, en la cual su creador, JULIO M. SANGUINETTI, llegó al extremo de INDUCIR A ERROR AL SENADO (gravísimo delito), ESCONDIENDO Y DESCONOCIENDO la Resolución N° 38/987 de la COMISIÓN NACIONAL DEL SERVICIO CIVIL firmada por su Presidente el DR. RÚBEN CORREA FREITAS, y también ESCONDIENDO Y DESESTIMANDO las recomendaciones (de fecha 24-10-1986) del propio FISCAL DE GOBIERNO, el DR. FRANCISCO FALCAO BONASSO. Ambas resoluciones “DESCARTAN POR FALTA DE MÉRITOS LA DESTITUCIÓN ACONSEJADA POR EL SUMARIANTE”. Incluso el DR. FRANCISCO FALCAO BONASSO en el final de su informe establece: “Es más, el Fiscal estima –luego de leer y releer varias veces estas actuaciones- que el Sr. Liard PUDO SER VÍCTIMA DE UNA JUGADA POLÍTICA DE LA QUE HAY COINCIDENCIA Y CIRCUNSTANCIAS EN EL EXPEDIENTE.” El entonces Presidente de la República, Julio María Sanguinetti, envía al Senado un Mensaje en el que OMITE poner estas resoluciones e INCLUYE tendenciosas mentiras (ESTA TODO DOCUMENTADO) y obliga a los Senadores de su Partido –luego de dos años en que se resistieron hacerlo- a votar la destitución por considerar que era un “acto político”. Y la FORMA CANALLESCA en la que involucra al CDOR. ENRIQUE IGLESIAS (en aquel momento MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES) está bien explícita en una carta que envié al Diario El País” –que nunca publicó este medio siempre obsecuente al poder- que les haré conocer en la próxima entrega (……).
    Estos son solamente dos “detalles” de un acto suyo, doctor, que a criterio de cualquier estudiante de primer año de Abogacía lo convierten a usted en REO DE LESA NACIÓN. Violó la Constitución, pactos internacionales, leyes, códigos de moral y ética, indujo a error al Senado, a un Ministro, y a la Justicia, nada más.
    En su nota sigue diciendo –con cinismo sin igual- que “Raúl M. Liard fue el único destituido por la democracia con venia unánime del Senado de la República, en 1988, “por la comisión de actos que afectaron su buen nombre, el prestigio del país y la representación que investía”, vale decir sus actividades de espionaje impropias de su función diplomática.”
    ¿Porque no dice que esa “venia unánime” fue otorgada por los pocos Senadores presentes que quedaron en sala porque usted los obligó a ello y a que votaran la destitución porque lo decretó “acto político”?. ¿Porque no dice que el Senador Cigliutti de su propio Partido, y Dardo Ortiz del Partido Nacional se levantaron indignados y se retiraron de sala porque se negaron a votar lo que para ellos era inconstitucional?. ¿Por que no dice que las actas de esa noche desaparecieron y que en ellas estos dos HONORABLES SENADORES (así, con mayúsculas y con destaque) habían pedido se asentara su posición?. ¿Por qué no dice que las muchas veces que el Diputado Guillermo Chiflett (otro hombre ante cuyo Honor y Dignidad me reverencio) se las solicitó a un gran amigo suyo, Mario Faracchio –persona que desde su gran poder en las “penumbras” le protege y con sus acciones está llevando a una respetable Institución al mismo desprestigio que usted llevó al Partido Colorado- y éste nunca se las entregó?. ¿Por qué no dice que además de haber ENGAÑADO AL SENADO Y AL CONTADOR ENRIQUE IGLESIAS (delitos que lo convierten en REO DE LESA NACION) validó como único testigo contra mi hermano a un DELINCUENTE –aún prófugo de la Justicia de Brasil donde se le busca por la comisión de 5 graves delitos- de nombre Alvaro Moyano, y que en aquel entones era miembro de Comercio Exterior?. (Doctor: le recuerdo, por si desea verlos, que poseo los varios facsimil de los expedientes de la Justicia brasileña sobre su amigo).
    Creo que son muchas las cosas que usted debería explicar señor ex Presidente, y también creo que es mucho lo que yo debo manifestar y probar en esta nota para que las cosas le queden bien claras a usted, a todos los políticos del país, y a la opinión pública.
    Pero espero que comprenda que después de 9 años escribiendo sobre el tema, ya estoy algo cansado y es por ello que una vez más, y disculpe, voy a recurrir a copiar parte de mis notas anteriores.
    Sobre el Sumario a mi hermano: “El Sr. Álvaro Moyano, único testigo convocado por el sumariante Dr. Santos Loureiro y validado por Sanguinetti (los presentados por la defensa NO fueron llamados), era un ex funcionario del Ministerio de Economía y Finanzas de la República O. del Uruguay, (Dirección de Comercio Exterior) que, en su oportunidad, estando acreditado en la República Federativa de Brasil como Cónsul General Adjunto en la jurisdicción de mi hermano, fue indagado por graves delitos cometidos en el ejercicio de esta función, y el funcionario sumariante no puede ALEGAR QUE LOS DESCONOCÍA pues participó en las averiguaciones. Tampoco puede ignorar que Raúl, en su carácter de Cónsul General, debió investigar estos delitos, por lo que el Sr. Moyano, no solo por este hecho, sino también por dependencia funcional, estaba LEGALMENTE INHABILITADO para testificar en su contra. Una prueba más de la parcialidad y ánimo persecutorio que impregnaron todas las actuaciones ordenadas por Julio María Sanguinetti. En forma sucinta detallaré los varios hechos protagonizados por el Sr. Moyano (documentados en la Policía, la Justicia y los medios de comunicación de Brasil) y por los cuales aún (2008) está requerido por la Justicia de ese país.”
    (Vaya teniendo en cuenta doctor, que recién estoy comenzando a mostrar algunas partes de lo que a su criterio fue un “DEBIDO PROCESO”.)
    La nota sigue con dos carillas que por razones de espacio no voy a poder transcribir, en las que menciono los delitos cometidos por su amigo Moyano (con fecha, hora, lugar, número de expediente, autos de prisión, etc., etc.) y que, le reitero, sobre los cuales pongo todos los elementos probatorios a su disposición.
    Vayamos a un párrafo de otra nota en la que explicamos los motivos reales que usted tuvo para destituir a mi hermano. Si usted estima que estos hechos, ciertos y probados, no fueron los que le indujeron a vengarse, hágamelo saber y dígame cuales fueron las verdaderas causas. Quizás le crea.
    Pero los hechos, y que no podrá desmentir, son los expresados en este párrafo.
    “Decisión que estaba fundamentada (la tomada en 1978 de destituirlo, aunque después veremos que también lo fue de eliminarlo) en el estorbo que -tanto para él como para el Tte. Gral. Gregorio Alvarez- significaba mi hermano en el Servicio Exterior. El descubrimiento de 44 cuadros del patrimonio nacional enviados por Sanguinetti al City Bank de Caracas; las estafas de Peyles (gran amigo del dictador Alvarez) en los negociados de la carne; los 5 mil pasaportes uruguayos falsos (fabricados en Brasil) y destinados a Milan (donde Sanguinetti tiene –si no la vendió cuando Transparencia Uruguaya lo denunció- una hermosa mansión); la maniobra para estafar a Carlos Patrón y quedarse con su empresa de transporte; el vuelo de Varig –uno de los muchos semanales- cargado con oro y dólares; el tema del Cerlac y el interés de Sanguinetti por ir seguido a Colombia (paraíso del café y las drogas, donde sin duda logró el apoyo financiero de Juan Valdéz); el enfrentamiento con el Cnel. Egaña cuando éste destituye a una funcionaria; el enfrentamiento con varios diplomáticos delincuentes y mafiosos de la famosa “rosca” sanguinetista de la Cancillería, entre ellos Adolfo Castells Mendivil y Zorrila de San Martín, fueron algunos –solo algunos- de los episodios que determinaron la venganza de Julio María Sanguinetti. Y puedo agregar el tema Mario Cesar Fernandez, agente de la KGB –nombre clave GOR- y el enfrentamiento con mi hermano y el Embajador de la URSS en Colombia (amigo de mi hermano) y también la denuncia de Juan Pablo Terra sobre Sanguinetti y los “escuadrones de la muerte” asunto sobre el cual mi hermano sabía bastante debido a su vieja amistad con este antiguo correligionario de la Unión Cívica, etc., etc.. “
    Obviamente doctor que estos son algunos de los titulares. Cuando lo desee podré desarrollarlos para que la opinión pública los conozca. (Usted sabe bien de que se trata cada uno de estos puntos).
    Sobre este mismo tema de la causalidad de su infame decisión de destituir a mi hermano, recuerdo otro párrafo: “La destitución de mi hermano tuvo, entre otros fines, desviar la atención hacia Brasil (el país del cono sur menos comprometido con el Plan Cóndor) del verdadero eje de la brutal represión: Montevideo-Buenos Aires, donde la “rosca” (puede leerse MAFIA) sanguinetista de la Cancillería actuó en estrecha connivencia con la cúpula militar.”
    Creo que es una apreciación certera con la cual usted podrá coincidir o no, pero que no podrá convencerme de que no fue, este también, otro de sus motivos.
    Se habrá dado cuenta que una sola vez me salí del plano de lo objetivo (del relato de hechos y episodios que prueban su infamia) para ingresar en una presunción (diría convicción) como la anterior.
    Volvamos a lo concreto, a lo que está probado y documentado, y copiemos otro párrafo:
    “En 1987, Sanguinetti cumplió su prometida venganza y felizmente pudo destituirlo. Sí, felizmente, porque ello fue posible merced a que mi hermano sobrevivió a las trampas mortales (en Colombia dos atentados de los que salió ileso, uno con ametrallamiento a su auto y el otro con el secuestro y tortura de su secretaria) propiciados por la mafia sanguinetista de la Cancillería, uno de ellos con la participación del “duende de la trastienda” (más bien el “fantasma de la mafia”) Herrera Lussich, cuyo “servicio” fue premiado por Sanguinetti integrando a su esposa al Servicio Exterior, y otra trampa mortal en Porto Alegre -elaborada con imaginación y esmero- que gracias a Dios abortó merced a la intervención de su custodia”.
    Pero sigamos con su brillante nota en el “blogsito” del Foro.
    “Este Liard a quien el otro Liard (este otro soy yo pero ahora sin comparativos zoológicos) en un arranque de esquizofrenia aguda compara con Alfred Dreyfus, fue quién informó ”entre otras muchas cosas” (probablemente se refiere a los robos de cuadros, a los 5 mil pasaportes falsos, a los vuelos Varig cargados con oro, a lo que mi hermano sabía sobre los políticos que viajaban seguido al paraíso del café y las drogas, etc., etc.) al gobierno de la dictadura, de las actividades “subversivas” que llevaba a cabo el extinto líder nacionalista, Wilson Ferreira Aldunate, en la jurisdicción de Río Grande del Sur. Todo esto en su momento mereció un largo informe de la revista brasileña Veja”.
    Vayamos por partes.
    Sobre “mi” comparación con el caso Alfred Dreyfus le refresco la memoria copiando parte de la nota que sigue a la exposición de los 5 delitos cometidos por su amigo Alvaro Moyano. Debo transcribir el último de ellos para un mejor entendimiento de lo que expondremos. Los cuatro primeros estaban expuestos con letras, y a este último le correspondía la letra “e”.
    “e) El Sr. Moyano, conforme al auto de prisión in fraganti de la Policía Civil del Departamento de Policía Metropolitana, Area Judicial de Rio Grande do Sul, número 705008452, del 3 de Setiembre de 1984, fue individualizado por funcionarios de esta repartición como autor de un tiro de un revolver Taurus cal. 38 contra una mujer de nombre Claudia Azaredo. Este hecho fue publicado entre otros medios de comunicación, por el diario “Zero Hora” del 4-9-84, bajo el título “Diplomata uruguaio feriu a mulher a tiro”, constando en nuestra Cancillería otros artículos de prensa (de medios uruguayos y brasileros) sobre el hecho. Finalmente, nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores considera que ahora sí (¡por fin!) este funcionario cometió actos que podrían “afectar su buen nombre, el prestigio del país y de la representación que investía”. Se le instruye sumario, pero antes de que se dictamine su destitución o se le aplique el acta 7 (procedimiento de la época), el Sr. Moyano renuncia. Y contraviniendo todas las normativas, los jerarcas de la Cancillería, amigos todos del Dr. Sanguinetti, aceptan la renuncia antes de finalizar el sumario, y el “buen nombre del funcionario, el prestigio del país y de la representación que investía”, en este caso -y una vez más- quedan a salvo. La instrucción del sumario a Moyano se le encarga al Dr. Santos Loureiro, el mismo que posteriormente, sin corresponderle le instruye el sumario a Raúl y acepta que testifique en su contra este DELINCUENTE DE LA MAFIA DE SANGUINETTI.”
    “Esta es una síntesis de las meritorias partes del curriculum de la única persona que el sumariante y Julio María Sanguinetti aceptan como testigo válido. Tan válido para Sanguinetti, que cuando el Sr. Moyano, luego de su renuncia, solicita la introducción al país, libre de gravámenes, de un vehículo Mercedes Benz del año (prerrogativa que le corresponde a un funcionario en actividad), le fue concedido (el capo mafioso sabe pagar los favores). Al poco tiempo, Raúl es sorprendido por un llamado de la Dra. Diana Zenga, integrante de la oficina de Sumarios de la Inspección General de Hacienda, pidiéndole que declare, en su carácter de ex Cónsul General en Porto Alegre, con relación a un Expediente remitido por Comercio Exterior en el que se solicitaba el REINTEGRO del Sr. Moyano a la Administración Pública, fundamentando su pedido con el argumento de que éste había sido “perseguido por la dictadura”. (Único comentario: fue el mismo argumento empleado por Sanguinetti para restituir a Canesa, el DELINCUENTE de su cuñado e indemnizarlo con 300 mil dólares). Raúl testifica -con todas las pruebas documentales- sobre los antecedentes de Moyano y su relación con su propia destitución, y el asombro e indignación de la Dra. Diana Zenga le llevan a comentar que este caso “SOLO ES COMPARABLE AL CASO DREYFUS”, ocurrido en Francia. Le informa a mi hermano que hablará de inmediato con Barrios Tassano, a la sazón Ministro de Relaciones (y amigo de ella), a fin de IMPONERLO DE ESTA INJUSTICIA. Días después, visiblemente contrariada, le trasmite a Raúl la respuesta del Ministro, quien, apenas iniciado el diálogo le dice en forma tajante: “no te metas en el asunto Liard”. Ante la insistencia de la Dra. Zenga, el Ministro le repite y amplía: “no te metas, te puede llegar a costar el puesto”. (La “ética” de la mafia).”
    “Debemos decir que las personas que mi hermano cita en sus declaraciones en el sumario, y que se ofrecieron voluntariamente para testificar, NO FUERON LLAMADAS por el sumariante. Por motus proprio presentaron sus alegatos ante escribano público y Raúl los adjuntó en su defensa, PERO NO FUERON TENIDOS EN CUENTA, ni por el sumariante, ni por el Dr. Sanguinetti en su mensaje al Senado. Una nueva y llamativa OMISIÓN, (muy grave) del entonces Presidente.”
    ¿Recuerda estos hechos doctor?. Está todo documentado, menos, obviamente, lo dicho por la Doctora Zenga. Pero créame que es cierto, puede consultarla para poder comprobar que no fue esta “alimaña ponzoñosa” el que “en un arranque de esquizofrenia aguda compara con Alfred Dreyfus” el caso de Raúl. La verdad es que yo no soy tan creativo. Además, no se me hubiera ocurrido establecer una comparación que deja muy mal parado a quien era el Presidente de Francia en 1894, Felix Faure, porque estoy seguro que éste no maniobró en forma tan perversa (como lo hizo usted) cuando acusó a Dreyfus.
    Sigamos con su nota y las actividades de “espionaje” de mi hermano. Dice usted que “todo esto en su momento mereció un largo informe de la revista brasileña Veja”.
    Si señor, tiene razón, tengo la revista. Y en estos años, entre las muchas cosas que llevo investigando sobre la destitución de mi hermano, me preocupé por saber como le llegó a la revista “Veja” esa información. ¿Sabe como?. Le fue proporcionada por Jair Krischke, Presidente del Movimiento de Justicia y Derechos Humanos de R.G.S., Brasil.
    ¿Y quien le proporcionó a Jair Krischke esos informes?. Un gran amigo suyo, doctor, el Embajador ALFREDO PLATAS, quien en aquel momento tenía a su cargo nuestra Embajada en Brasil y que es el verdadero responsable de los hechos que se le imputan a mi hermano y que es la persona que alude el Dr. Francisco Falcao Bonasso, Fiscal de Gobierno, en su dictamen (que Usted NO mencionó en su mensaje al Senado) cuando dice que mi hermano “PUDO SER VÍCTIMA DE UNA JUGADA POLÍTICA DE LA QUE HAY COINCIDENCIA Y CIRCUNSTANCIAS EN EL EXPEDIENTE.”
    Pero sabe doctor, que si bien en su momento Jair Krischke fue el principal acusador de mi hermano, hoy, luego del profundo análisis de un proceso que se inició haciéndole llegar informaciones y documentos falsos, tiene bien en claro donde estuvo la VERDAD y donde la VILEZA. Su probidad, su hombría de bien, y su honradez intelectual, le han llevado a pedirle al Parlamento Nacional que investigue en profundidad el caso. Incluso lo hizo a través de medios de prensa de nuestro país (Brecha y La República).
    Así que, doctor, lo de “Veja” ya no le sirve como argumento. Solo sirve para probar que fue parte de su muy bien planificado “Veja”men a mi hermano.
    Estaba olvidando comentar –y disculpe doctor- su frasesita sobre el Tribunal de lo Contencioso: “Por esta misma causa Liard presentó un recurso ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, que ratificó su destitución.”
    Estimado ex Presidente: ¿será necesario que me explaye una vez más en un tema sobre el cual ya he hablado en varias notas?; ¿quiere que le repita lo que pienso de cómo funcionaba la Justicia en los años que usted gobernó, e incluso después, porque usted siguió teniendo en ella, y a su servicio, a jueces y fiscales venales?; ¿quiere que una vez más presente las denuncias públicas efectuadas en 1995 por el Dr. Raúl Alonso Demarco, ex Presidente de la Suprema Corte, o prefiere que le repita lo que expresó sobre la Justicia en el Uruguay el Dr. Luis Alberto Lacalle el 26 de Junio de 2003 en todos los medios de comunicación?. (Como agregado posterior, actual, que no consta en la respuesta a la canallesca nota de Sanguinetti, debo decir que el actual Presidente, Don José Mujica, hizo hace unos meses declaraciones muy similares respecto a nuestra “Justicia”).
    Por favor doctor, no me obligue a extender esta respuesta en 2 o 3 carillas más. No hablemos de la Justicia (ya lo hice en extensa nota titulada “Justicia… ¿qué Justicia?”) y dejemos tranquilo a lo que –por lo menos en aquel momento- era SU Tribunal de lo Contencioso.
    Vayamos al final de su nota doctor. (Habrá comprobado que no omití transcribir ni contestar ninguna frase).
    “Y la sabandija trastornada (doctor, no se mire tanto al espejo) de Miguel M. Liard, inventó para intentar un chantaje al gobierno y lograr la reposición de su hermano, una persecución política del Foro Batllista en mayo de 2003, refugiándose en la Embajada de Venezuela en Montevideo y convirtiéndose en el gran defensor de su hermano, que se esconde cobardemente detrás de él.
    Debo aclararle dos cosas. Sobre mi invento de la “persecución política” debo decirle que si yo hubiera dicho eso, sí, habría sido un invento. Yo lo denuncié a usted por PERSECUCIÓN MAFIOSA, no política. Así consta en mis declaraciones cuando irrumpí en la Embajada de Venezuela y expliqué detalladamente los motivos reales con los cuales fundamentaba mi solicitud. Y fue por ello qué, a los 10 minutos de conocer el Presidente Chávez esos fundamentos me declaró huésped de su país. Además, en la prensa venezolana y de los países donde los periodistas se interesaron en el caso, se publicó mi denuncia en los términos que fue hecha: “persecución mafiosa del ex Presidente Julio María Sanguinetti”.
    Eso se publicó en el mundo pero por supuesto que aquí no. Su lacayo de entonces, el hoy traicionado y ex soldado W. Abdala, reunió a la prensa para decirles que no debía trascender el episodio porque la persona que estaba en la Embajada era “un desequilibrado en busca de protagonismo”. Creo que ahora, su antiguamente fiel soldado (y parece que también siquiatra) se percató de que no estoy tan loco como él creía y me pidió –hace un mes por I-mail- en tono humilde y “con buen talante”, que nos reuniéramos para conversar y aclarar lo que él considera que fue “un malentendido descomunal”. Dejémoslo ahí. (Por las dudas le aclaro que no nos reunimos. Eso sí, conservo el mail.)
    No entiendo muy bien lo que quiere decir al expresar, “y convirtiéndose en el gran defensor de su hermano, que se esconde cobardemente detrás de él.”
    Considero que la primera parte de la frase conlleva un ingrediente peyorativo que no me extraña lo haya puesto quien, debido a su calaña, no pueda entender los sentimientos fraternales. Cuando hace 9 años –estando mi hermano muy enfermo- comencé, a su pedido, a investigar los pormenores de su infame destitución, comprobé –como ya lo he dicho varias veces- que estaba ante “una obra maestra en el arte del engaño”. Decidí entonces, iniciar una campaña en defensa de su Honor. Honor mancillado vilmente por usted doctor Sanguinetti, el ser más despreciable que he conocido y que hoy en día (ya desenmascarado) es considerado así por la gran mayoría de los uruguayos.
    Me siento orgulloso de la decisión que tomé y de lo que hice y seguiré haciendo por mi hermano, aunque ello me haya significado enfrentarme a usted y a su mafia. Pero esto no significa que mi hermano se esconda cobardemente detrás de mí.
    Primero debo decirle que mi hermano no se esconde ni detrás de mí, ni detrás de nadie, ni al costado, ni en ningún lado. Si usted quiso dar a entender que yo escribo lo que mi hermano no se atreve a decir, está muy equivocado. Todas mis notas, que son comentarios de la realidad en las cuales inserto hechos del pasado porque el tema me obliga a ello, las elaboro sin que mi hermano tenga la más mínima noción de lo que estoy haciendo. Se entera del contenido cuando las lee en El Bocón o, incluso a veces, recién cuando se las envió a su Semanario Bppcolor. Eso sí, una vez que las lee, siempre las elogia. Mi hermano, doctor, me apoya en todo, lo que es muy diferente a esconderse tras mis espaldas. (Además, como puede pensar, doctor, que un hombre de la grandeza de mi hermano pretenda esconderse tras esta insignificante y “fétida cucaracha”. Usted sí, por vuestra pequeñez microbiana podría hacerlo.)
    Bien sabe doctor, que Raúl a los 17 años se enfrentó al Jefe de Policía de ese entonces (Aguerrondo) y lo denunció públicamente por sus actos faccistas (salió publicado en todos los medios de prensa de la época) y bien sabe que en ese acto demostró un CORAJE CÍVICO que no lo abandonó en ningún momento ni en ninguno de los enfrentamientos que tuvo con usted y su mafia de la Cancillería y con la cúpula militar de la dictadura, y no sé si lo sabe pero debe suponerlo, que hasta hoy continúa demostrando su valentía al enfrentar la vida con gran entereza después de soportar durante 20 años las duras consecuencias de su vil acción. Por ello doctor, creo que Raúl no merece que usted, y nada menos que usted, lo califique de tal forma.
    Cuando quiera hablar de cobardes doctor, dígamelo, y hablaremos de “Su Excelencia” Julio María Sanguinetti.
    Ahora vayamos al final de su nota, a la última frase en la cual insertaré un único comentario y daré por finalizada mi respuesta.
    “Por tanto con gente de esa calaña, extorsionistas, farsantes, mentirosos, calumniadores, impostores, paranoicos recurrentes, sin ningún tipo de escrúpulos (me parece doctor que su amor por la pintura lo llevó a hacer su AUTORETRATO, y le quedó PERFECTO) no vale la pena perder más tiempo ni espacio.”
    De acuerdo doctor.
    Miguel M. Liard

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: