Sigue siendo injusta

El pasado aniversario del golpe de Estado de 1973 quizá pasó desapercibido por el clima futbolístico implantado por el mundial.
Sin embargo, una manifestación pública se realizó en Montevideo; en San José se conoció una declaración del Plenario de Trabajadores Maragatos.
La manifestación capitalina tuvo como certero eslogan: “Sigue siendo injusta” en clara alusión a la llamada ley de caducidad o más bien de impunidad, que sigue amparando a muchos violadores de derechos humanos, a autores de desapariciones y torturas por motivos políticos.
¿Cómo está el tema anulación hoy?
A instancias del Partido Socialista, el Frente Amplio instaló una Comisión presidida por el Ingeniero Brovetto e integrada por los principales partidos, grupos y movimientos de la coalición para estudiar nuevos mecanismos para anular tan deplorable engendro jurídico.
Hoy existen varios proyectos de anulación, incluso en la bancada parlamentaria del FA.
Es que el Congreso del 2008 resolvió por una mayoría aplastante trabajar por la anulación. Recordemos que hubo 2000 votos a favor, ninguno en contra y unas 20 abstenciones.
Luego, un Plenario Nacional, aunque no era necesario, ratificó la decisión y mandató apoyar la recolección de firmas para lograr el plebiscito.
Distintos niveles de acatamiento tuvo esta resolución y en la práctica el apoyo y la recolección nunca fue total.
Con militancia sindical se llegó a las firmas requeridas. En la entrega de las mismas y posterior acto sólo participó un pre candidato presidencial del Frente Amplio: Marcos Carámbula.
En San José, la militancia partidaria por este tema fue limitada.
Llegó la campaña presidencial, el Frente con la fórmula Mujica – Astori. Poco se promovió el voto por el Sí, la derecha no debatió el tema, lo barrió debajo de la alfombra. Muy poco se incluyó el tema en los discursos de la dupla frenteamplista, otros temas fueron prioritarios.
Los canales privados de televisión y radios desacataron la disposición presidencial de trasmitir una cadena con los puntos de vista de la Coordinadora para la anulación.
Algunos lo pasaron de madrugada cuando la audiencia era mínima, otros ni eso.
Tras reclamos, alguna autoridad de los medios grandes (sólo en cobertura), procuró justificar el incumplimiento argumentando problemas de desconocimiento; “casualmente” esto lo explicó un dirigente del casi monopolio muy vinculado económica y familiarmente a la pasada dictadura militar y sus servidores.
El gobierno no dijo nada y no trascendió, ni siquiera se amonestó a los medios que no cumplieron.
El Frente Amplio sigue sosteniendo la anulación; hicieron punta en este tema, desde el principio, la 1001, el Nuevo Espacio, el PVP, grupos menores y delegados de base quienes con el Parido Socialista han puesto el tema en la agenda.
La ley fue declarada inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia y habilitó investigaciones sobre por ejemplo el caso del asesinato de la militante coloniense Nibia Sabalsagaray, pero como la declaración es para cada caso sigue vigente y desprestigiando el sistema jurídico uruguayo.
Nuestro país fue amonestado por la OEA (Organización de Estados Americanos) por quinta vez por no respetar el Pacto de San José de Costa Rica, que firmó años atrás, que establece que los delitos de lesa humanidad como torturas, desapariciones y asesinatos no pueden quedar sin juzgarse.
A la brevedad, según ha trascendido, Uruguay será cuestionado una vez más por este organismo.
Sindicatos, partidos políticos y ciudadanos siguen trabajando en el tema, se les ha sumado un valioso número de estudiantes.
Carlos Coitiño fue crítico en su análisis de la votación de octubre: “Bueno sería que muchos dirigentes explicaran por qué no hicieron campaña, ni, lo que es muy grave, no ensobraron papeletas del sí a la anulación con sus listas”.
Algunos temieron que difundiendo y promoviendo la anulación, el Frente no ganara la presidencia en primera vuelta, lo que de cualquier manera ocurrió.
Hoy se procura unificar en un solo proyecto todos los existentes.
¿Podrían los parlamentarios anularla de esta manera?
El tema no se agota porque la ley sigue siendo injusta y un insulto para la sociedad uruguaya.
Aunque le pese a algunos, la ley sigue siendo cuestionada y lo será hasta que caiga y todos los ciudadanos vuelvan a ser iguales ante la ley. Como lo establece la Constitución de la República Oriental del Uruguay.

Humberto Greno
OAC 5412

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: