Bonomi le pasó la pelota a Lorenzo

El martes al mediodía, el ministro del interior participó de los actos celebrados por los 72 años de la División de Ejército Nº 2.
En ese marco y con pocas palabras, Eduardo Bonomi explicó a SAN JOSÉ HOY la situación en relación al proyecto de Humanización de Cárceles en el establecimiento de Juan Soler. Estamos hablando de trabajo y educación para los reclusos de ese establecimiento, ubicado sobre la ruta 11, a pocos kilómetros de San José. La cooperación internacional aportaba 150.000 euros, pero la contrapartida nacional no se pudo conseguir.
Bonomi dijo que el Patronato no tiene personería jurídica y actuaba patrocinado por una institución local que agrupa productores lecheros (APL). Esta institución no habría querido, según Bonomi, hacerse responsable de un proyecto tan importante. Por otra parte, el BPS y el Ministerio de Economía no han aceptado exonerar al proyecto de los aportes e impuestos correspondientes. La cooperación de la Unión Europea no acepta (naturalmente) que parte de los fondos se los quede el Estado vía impuestos o aportes. El Ministerio no tiene previstos recursos para ese proyecto y que se destrabe la situación «depende de Economía».
En realidad la devolución del IVA, más allá de la forma en la que se haga, no significa un gasto para el Estado. Los aportes al BPS no parecen una cifra significativa en función de lo que se puede lograr con proyectos de estas características.
La necesidad de mejorar el sistema carcelario ha sido definida como prioridad; se aprobó contratar 1.500 efectivos para esa función, la construcción de nuevas cárceles y se considera el reciclado de algún edificio militar.
Como Eduardo Bonomi aparece -políticamente hablando- como el número dos del gobierno, llama la atención que no pueda resolverlo. Si la solución debe aportarla Economía y la decisión es que para esto no hay, estamos ante una definición política que entraña una elección importante: para mejorar la contención, todo. Para  rehabilitación ¿cuánto?
En su renuncia los integrantes del Patronato afirmaban que el concepto de «cárceles que rehabiliten (…) no es entendido (…) en todos los niveles de decisión».
Quizá haya que aceptar que en la sociedad hay visiones diferentes y que, por ahora, las exigencias de represión suenan más fuerte que las propuestas de rehabilitar, más complejas y más caras.
Queda también sembrada la duda de qué papel reserva el gobierno al voluntariado representado, en este caso, por los Patronatos.
D.R.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: