Los jóvenes, la política, la educación, los valores y la vida

Es sábado. A pesar del día fresco y lluvioso, el Mercado Municipal rebosa de gente. Los puestos atraen por sus colores y sus olores. Frutas, verduras, quesos, tartas, flores, ropa, carne, pescado… todo se puede encontrar.
Busco a un grupo de jóvenes alumnos del 5º Biológico del Liceo 1 que prometieron estar instalados en uno de los puestos.

Estela Sellanes

Alumnas del 5º Biológico del Liceo 1 del turno de la tarde.

Miro desde lejos y no logro divisarlos. Me acerco, empiezo a recorrer los puestos, miro algún precio… Quedo boba ante unas preciosas berenjenas y de pronto me acuerdo que hace tiempo tengo ganas de comer algún plato que las lleve… Pienso que después de hacer la nota tal vez compre alguna.
Allá están, del lado de enfrente. Son seis muchachas. Me acerco, me presento y así comienza esta nota que deriva en un montón de temas vinculados a la juventud.
Son Mercedes Colacho, Pamela López, Luciana Varela, Florencia Caposis, Mariana De Los Santos y Tatiana Vecchiet.
Esperan vender unas cuantas prendas de ropa usada que consiguieron entre toda la clase. Con el dinero que recauden piensan hacer un viaje de fin de año a Montevideo para conocer las Facultades y la oferta educativa que les espera.
De tarde piensan vender tortas fritas y si les va bien repetirán la estrategia.
Pidieron permiso en el Mercado y en la Intendencia; hablaron con el gerente del Mercado e hicieron una carta junto con la profesora coordinadora.
El Molino colaboró con la harina para las tortas fritas.
«Esto es re nuevo para nosotros porque nunca lo habíamos hecho», dicen.
Son poco más de 20 alumnos. Tienen el apoyo de todos los profesores. La directora también colabora. Esta vez puso el auto para llevar la ropa hasta el Mercado.
Empezaron con la venta a las nueve de la mañana y en dos horas ya llevaban recaudados más de $300.
«Más que nada sirve para la unión del grupo y para informarnos porque nosotros después vamos a ir a Facultad y no sabemos nada. De esta manera nos vamos preparando, nos vamos sacando nervios, dudas y vamos abriendo caminos…»
Piensan visitar las facultades de Medicina, Ciencias y Agronomía… «Está bueno para desde ya ir viendo cómo es el ambiente y orientarnos para lo que queremos y no llegar a finales de sexto y no tener ni idea qué vamos a hacer. Aparte esto te impulsa…»
«Antes te llevaban a conocer la Facultad pero ahora si no lo organiza el propio grupo no se hace».
«Cuando estábamos en 4º a casi todos se nos complicó para elegir la orientación. Ahora que estamos acá, por lo menos que nos den todas las opciones y saber qué es lo que hay, qué es lo que podemos hacer porque no estamos muy informados… Nunca nadie nos explicó eso y hay muchas opciones; así por lo menos conocemos algo».
«Estos métodos nos ayudan a nosotros como grupo, como personas. Está bueno no sólo trabajar uno solo, estudiar solo, sino hacerlo en grupo porque después vas a ir a Facultad, vas a estar con gente nueva, vas a tener un trabajo, entonces esto nos ayuda, no sólo al fin -que es recaudar fondos- sino todo, el método; está bueno porque estamos todos juntos, ponemos algo de nosotros…»

Las clases más chicas
Les comento que llegar a 5º implica que uno parece estar decidido a seguir estudiando, seguramente hacer una carrera. Les pregunto cómo ven a las generaciones más chicas, porque uno escucha hablar a los profesores que se quejan, que están estresados, que se han perdido los valores, que a los gurises no les interesa estudiar…
Cada una empieza a dar su opinión: «No sé, hay que entenderlos porque nosotros también pasamos por eso. Pasar del Liceo 2, al 1 es todo un cambio…».
«Aparte antes podías pasar sin estudiar pero ahora en 5º tenés que ponerte las pilas porque si no, estudiás no sabés nada».
«Eso pasa en la edad rebelde, en que vos estás más como obligado a estudiar; ahora lo hacés por vos mismo, porque querés seguir algo, no tanto porque tus padres te mandan».
«Las nuevas generaciones vienen cada vez peor».
«Con la mayoría con la que hablo siempre te dice que en 5º es donde realmente se dan cuenta que tienen que empezar a estudiar…»
«Hay de todo, hay gurises que no sabés ni para qué están haciendo el liceo».
«En 5º sos el centro; los que pasan a 5º ya no molestan».

Los libros
También les pregunté por la lectura: «Para mí hay gente que no sabe leer».
«Falta lectura; no saben sentarse, abrir un libro y estar enfrente; estamos como acostumbrados a no usar el libro; todas las otras opciones menos el libro…»
«No podemos echar la culpa pero tampoco nos inculcaron eso de ir y sentarnos frente a un libro por nosotros mismos. Cuesta. Estamos en 5º y nos cuesta ir a la biblioteca».
«Leer un libro, un diario, no se da. Estamos acostumbrados a todo lo demás menos a eso; o a entrar a Internet o a escuchar la radio pero nunca a leer; es como que lo dejamos para lo último».
«Hay profesoras que te dicen ‘entrá a Internet’, ‘sacalo de ahí’, ‘te paso el práctico por ahí’ y si no tenés computadora vas a la biblioteca y tenés».
«Nos cuesta la lectura; ni siquiera capaz tuvimos la oportunidad de saber si nos gusta porque siempre vamos a lo rápido, a lo fácil y nunca a eso, que después nos va a servir. Después en Facultad sabemos que nos va a re costar leer, escribir, porque nunca tuvimos esa base de tomarnos el tiempo para hacerlo…»

La ortografía
Mi paso siguiente fue preguntarles por la escritura, la ortografía y cómo se ha visto influenciada por los sms.
«Estamos como en la generación de la tecnología, como que no da sentarse a leer y a escribir».
«Estamos en la computadora y escribimos así nomás».
«En el pizarrón hay quienes pasan y escriben todo abreviado; en vez de ‘que’, ponés ‘q’. ‘Hola cmo tas’ y los tildes no existen».
«Todos lo hacemos pero sabemos que no está bien porque si un día nos ponemos a escribir una carta no sabemos ni por dónde empezar…»
«Tenés que tener tiempo para leer, escribir y saber… Está re complicado».

El país
“¿Cómo ven el país con este nuevo gobierno?”, les pregunté después.
«En decadencia».
«Yo no lo veo muy bien, me parece que hay bastante miseria…»
«No hablamos de política porque no entendemos, pero culturalmente el país está mal. Vos te fijás lo que era antes y lo que es ahora y a veces te da lástima… Te ponés melancólico por lo que era antes. Es una decadencia no sólo económica sino social, cultural… A mí no me gusta eso… Se da como una pérdida de cultura».
«Cada vez la gente deja más el liceo y no lo termina nunca…»
«Yo lo que veo es que quieren que todo el mundo termine el liceo, fácil y rápido. Hacen cursos rápidos para que el nivel de alfabetización en el país sea alto, pero eso para quedar bien con EE.UU., no sé… Y al final nadie sabe nada; te hacen pasar fácil».
“Como que todo está re copiado, todos los países hacen lo mismo. Te acortan la distancia pero a la vez te la alargan con la tecnología, por ejemplo, porque como que ya no encontramos lo que es uruguayo; todo se está pareciendo cada vez más: los estilos, la cultura, la sociedad toda y eso no está bueno, porque está bueno tener tu propia cultura…”
“Se pierden las tradiciones, todo eso que hace rico a un país también, más allá de la educación, la economía, todo”.

Las nuevas generaciones
Les pregunté cómo ven al país del mañana, con las nuevas generaciones que son las que van a estar al frente…
«Para mí que mañana no van a tener que ir al liceo, porque ya por computadora van a tener todo… La verdad que está todo así».
«Se necesitan cambios radicales, porque así vamos en decadencia…»
«Hay que concientizar… O sea, queremos que sea mejor pero nosotros tampoco podemos hacer nada…»
«Podés hacer lo tuyo un poquito, pero un grupito de personas no puede cambiar tanto».

A eso, mi comentario fue que un grupito chico por acá, otro grupito por allá y otro más por allá tal vez puedan empezar a hacer algunas cosas para cambiar…
En seguida respondieron: «No es que todo sea malo, hay cosas malas pero también hay que rescatar lo bueno…»
«En la tecnología hay cosas buenas…»
«Estaría bueno que la gente se concientice sobre los temas del medio ambiente, de cuidar un poco más, porque se ven los desastres que pasan en otros países y piensan que acá no va a pasar nada… Cuando vean las consecuencias acá, se van a dar cuenta».
«Como que vivimos muy superficialmente y no pensamos en el más allá. No digo en pensar en el futuro todo el tiempo pero sí pensar que cada cosa que hacemos está influyendo en el mundo, en el ambiente… todo».

La política
Mi próximo comentario fue sobre algo que habían dicho: que no les interesaba la política porque no la entendían. Les dije que en realidad todos los temas que mencionaron son políticos, la vida es política y que cada decisión que uno tome es política…
«No hablamos de partidos porque no entendemos todavía bien».
«Para mí estamos influidos por nuestros padres; cada uno tiene su opinión un poco por lo que dicen los padres, pero un poco más o menos ahora vamos descubriendo cómo es la cosa y nuestra forma de pensar».
«Yo no creo en los partidos políticos; cada uno tiene sus cosas buenas, sus cosas malas, me parece que es algo más de sociedad…»

Para quienes deseen colaborar con ropa para las futuras ventas, lo pueden hacer acercándola a la adscripción del Liceo.

Nota: Después de tanto escuchar, me olvidé de las berenjenas. Siempre me pasa… Quedarán para un próxima visita al Mercado Municipal.
Anuncios

3 Responses to Los jóvenes, la política, la educación, los valores y la vida

  1. Melany says:

    D+ la nota chiquilinas

  2. ccristian¡¡¡¡ says:

    la verdad que esta buena esa entrevista

  3. jose maria says:

    Grande Flo ! Ya veremos como podremos colaborar …me gusta ese proyecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: