Que cueste vidas, pero no votos

Rodolfo Segnana murió a fines del mes pasado. Tenía 31 años y circulaba en una moto sin empadronar, él y su acompañante iban sin casco. Transitaban por Ruta Nº 1 (Trazado Antiguo) en dirección al Oeste cuando -según dice el parte policial- «al llegar a la altura del Km. 57 entró en colisión con el camión matrícula KTP 1054, el cual circulaba por la misma Ruta e igual dirección, delante del birrodado y era conducido por un hombre (56)».

David Rabinovich

Rodolfo Segnana murió un martes, poco antes de las 7 de la tarde.
En esos días, finales de mayo, hubo varios ‘siniestros’ en el departamento unos más graves que otros, en la mayoría estuvieron involucrados motos y ciclomotores. Acá se circula sin casco y sin respeto por las normas más elementales de tránsito. En San José, la muerte anda como sobre ruedas.
«En primer lugar no se trata de «accidentes» sino de Siniestros vinculados a la movilidad en el tránsito por cuanto se trata de un fenómeno evitable y prevenible.
En segundo lugar, la siniestralidad vial debe ser atendida como un Problema de Seguridad Ciudadana inmerso dentro de las nuevas estrategias de seguridad públicas que se desarrollen en el país.
En tercer lugar, la lesividad secundaria a estas causas con su costo social en lesiones, discapacidad y muerte deben considerarse como un Problema de Salud de nuestra población.» (Informe de UNASEV 2010).
Hay ‘índices’ que miden la gravedad de la situación. Uno sirve para relacionar, la cantidad de personas que fallecen como consecuencia de siniestros de tránsito, con la población del área o del país que se está analizando. En Uruguay hay 15,4 muertos en accidentes de tránsito cada 100.000 habitantes por año. En Montevideo el índice es 9,4, en el interior, 15,4, En San José 32,8.
Los datos son del 2009 (UNASEV) y San José quedó tercero en esta siniestra estadística. Primero está Flores: 50,6, luego Lavalleja: 35,5.

El gráfico representa los «MUERTOS cada 100.000 habitantes Según Departamento»

Hay otro indicador, que relaciona la cantidad de fallecidos con el total de siniestros con víctimas fatales, nos permite tener una primera aproximación sobre la gravedad o severidad de las consecuencias para las personas víctimas de los siniestros. Indirectamente puede, además, apreciarse el efecto del uso de medidas de seguridad pasiva (casco, cinturones de seguridad, etc.), que son aquellas que actúan luego del siniestro y cuyo objetivo es minimizar las consecuencias para las personas involucradas.
Medidos por este «índice de severidad» San José tiene el más alto del país: 5,18, Flores: 3,37 y Lavalleja: 4,74. Montevideo tiene un índice de 1,56.

La gráfica muestra el ‘Índice de severidad’ por departamento
Durante años, las políticas permisivas fueron norma local. El enfrentamiento a las disposiciones generales, invocando la defensa de la autonomía municipal fue sistemático. Para el próximo período se anuncian cambios en la Dirección de tránsito, una escuela de manejo… ¿Una nueva política?
Hay que educar en primer lugar, pero eso da resultados a mediano y largo plazo. Mientras tanto, para que la gente pare de morir, es necesario fiscalizar con rigor y puede ser una buena idea que, para sacar la libreta, sea necesario hacer un curso de manejo defensivo y luego dar una prueba exigente. Si los costos de mejores políticas, debe asumirlos la intendencia porque la gente que anda en moto no tiene recursos, me parece bien.
Los resultados de las políticas locales de los últimos 30 años, en materia de tránsito, están a la vista. San José muestra de los peores índices de todo el país.
Se realizó una encuesta sobre uso de casco en los diferentes departamentos.

Si tenemos en cuenta el gráfico de mortalidad, en algunos Departamentos de mayor tasa de fallecidos coincidentemente registra una baja tasa de utilización en motociclistas de casco protector.

El informe presentado por la UNASEV a principios de mayo finaliza resumiendo:
«En base a los datos que hemos analizado se puede concluir que:
1. Las tendencias muestran que en los dos últimos años se ha detenido el incremento constante de los lesionados de años anteriores.
2. Las medidas desarrolladas en el marco de la aplicación de las Leyes han mostrado su utilidad para lograr las metas de descender la cantidad de víctimas de siniestros de tránsito.
3. La necesidad de profundizar medidas de control y fiscalización en todo el país a los efectos de uniformizar los resultados.
4. La necesidad de incorporar la Seguridad Vial en la agenda de las autoridades, partidos políticos, legisladores y candidatos en las próximas elecciones Departamentales.
5. Coordinar las acciones en el marco del Plan Nacional de Seguridad Vial 2008-2012 que ha resultado ser un instrumento adecuado para la profundización de acciones a nivel nacional.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: