Mayo de 1810

El “Grupo Compartir”, integrado por cinco profesoras de Historia de San José, inicia un ciclo de charlas 2010 – 2011. Este año, con talleres sobre el bicentenario de las revoluciones hispanoamericanas, centrado en el Río de la Plata. El año que viene, sobre la Revolución Oriental, continuación del movimiento de Mayo de 1810, centralizado en Buenos Aires.
Este es su aporte al recuerdo del Bicentenario.

ESTELA SELLANES

Lilián Guba y Edhy Saavedra, del Grupo Compartir, integrado también por las profesoras Margarita Patrón, María Fernanda Umpiérrez y Adriana Viña. Hace 20 años surgió como una inquietud de estas gustadoras de la historia y de la docencia: “A veces hacíamos algún viajecito y buscábamos que tuviera alguna connotación histórica; cuando volvíamos nos reuníamos y conversábamos... Nos pareció que eso podía ser transmitido a un público más abierto que el que podemos tener en nuestras clases...” El grupo ha trabajado varios temas, a través de muestras, charlas y talleres: Los 500 años del «descubrimiento» de América, el Éxodo del Pueblo Oriental, la Fundación de San José, Artigas.

“Se la conoce como Semana de Mayo, porque en esos días se dieron una serie de acontecimientos que desembocaron en un hecho revolucionario, que es la sustitución del Virrey del Río de la Plata por una Junta en Buenos Aires. Una Junta que, al sacar la autoridad que realmente había, impuesta desde España, toma en sus manos lo que puede ser la decisión de esa población. Acontecimiento fundamental porque al establecer la Junta, es una revolución que triunfa y que va a continuar. Aunque luego se va centralizando el poder hasta llegar a un Director Supremo (alejado de lo que fue en principio el espíritu de la Junta).
Es bueno recordar que Artigas abandona el Cuerpo de Blandengues y va a Buenos Aires a ponerse al servicio de esa Junta.
Mariano Moreno, un integrante de todo el movimiento revolucionario y de la Junta de Mayo de Buenos Aires, elabora su plan de operaciones pensando que en la Banda Oriental hay dos figuras a las que hay que convocar: Artigas y José Rondeau. Ambos van a ser convocados y van a estar unidos a la Junta, o sea que una parte importante de la Revolución Oriental está vinculada a estos acontecimientos que hoy se festejan. No hay dudas al respecto».

-¿Qué importancia tuvo este hecho para nuestra historia posterior?
-Este hecho revolucionario puso sobre la mesa de trabajo y de discusión de la Revolución Oriental, el sentimiento americano. O sea, formábamos parte de lo que era el antiguo virreinato del Río de la Plata, que se anula a partir de esa Junta de Mayo y que nos va a dar el convencimiento de que estos territorios pueden ser autónomos, llegar a ser independientes y tener un gobierno propio. Artigas, por ejemplo, en las Instrucciones del Año XIII, plantea declarar la Independencia de la Corona Española y de la familia de los Borbones.
No olvidemos que en Río de Janeiro estaba la Corte de Portugal, venida de Europa a raíz de la invasión napoleónica a España, que iba rumbo a Portugal (Napoleón Bonaparte pretendía bloquear económicamente a Inglaterra y Portugal como aliado de Inglaterra). La esposa del Rey de Portugal, Carlota Joaquina, es hermana de Fernando VII, o sea es una Borbón y la aclaración de Artigas es específica: Nos declaramos independientes de España, pero que nadie se confunda, que nadie piense que Carlota Joaquina de Borbón se pueda hacer cargo de estos territorios.
Esta Revolución de Mayo, de alguna manera es el puntapié inicial de casi todo el proceso que después va a culminar con la destrucción del antiguo virreinato, que va a terminar con la independencia por un lado de Argentina, por otro de Paraguay, y la nuestra, más tardíamente, en el 25 o en el 28…

-¿De qué manera participó la sociedad en esta revolución?
-Aclaremos: se habla del pueblo. Pero el concepto de pueblo, en la Revolución de Mayo en Buenos Aires, es muy distinto al concepto de pueblo que nosotros tenemos hoy en día o al que predomina en la Revolución Oriental o en la mexicana.
Ese pueblo, Buenos Aires y los que son dirigentes de esa Junta, son básicamente criollos: hijos de españoles nacidos en América. En general suele ser gente con un buen pasar económico, con un buen nivel cultural, lo que en Europa sería definido como la burguesía protagonista de la primera etapa de la Revolución Francesa, por ejemplo. Ese no es el concepto de pueblo que nosotros en general tenemos. Es un poco la idea de Voltarie: que había que hacer cambios y beneficiar al pueblo con algunos derechos, pero cuando el pueblo entraba a participar -él hablaba de una chusma-, todo estaba perdido.
En la Semana de Mayo de Buenos Aires, el pueblo es el patriciado porteño, que está vinculado a los intereses económicos de Inglaterra, con un pensamiento económico liberal, y que muchos de ellos eran monárquicos… Tampoco era llegar a una democracia plena con una participación activa del pueblo.
En el Río de la Plata en el 10, y de nosotros a partir del 11, hay una participación de sectores más populares, que se levantan en armas… En tanto que la Revolución en Buenos Aires es una revolución que le interesa a los criollos, a los patricios, a quienes interesa mantener una política centralizada en Buenos Aires, que le dé beneficios económicos, políticos, sociales, culturales a ese sector de la sociedad y al puerto de Buenos Aires. A tal punto que, con el correr de los años, se va a llegar a una postura totalmente centralista, en la que todas las provincias del interior del antiguo virreinato, tendrán que quedar sometidas a Buenos Aires.
No es el caso de la Revolución de México de 1810 y de la Revolución Oriental de 1811. En ellas sí hay una participación de sectores más populares. La Revolución mexicana con dirigentes como el cura Hidalgo y Morelos, movilizó a indios y mestizos; o sea, los sectores más bajos de la sociedad.
En nuestra Revolución Oriental, parecida a la anterior, indios, gauchos, negros y libertos se integran a los movimientos revolucionarios. Ahí sí están reflejados los sectores más populares.

-¿Tienen actualidad estas ideas?
-Hay algunos movimientos estratégicos muy importantes: el Presidente viajó a Buenos Aires, Uruguay tuvo delegaciones que están participando en todo lo que es la movida de ese bicentenario. En Montevideo ha habido ciclos de charlas. Creemos que se tergiversó la cuestión con el tema de dar feriado o no dar feriado. Quizá se podían haber organizado más actividades que mostraran más claramente a nuestra población, que nosotros formamos parte de esa Revolución porque somos americanos.
Claro, en Uruguay hay una historia de muchos años en donde no tuvimos una visión americanista. Nosotros vivimos un poco de espaldas a lo que era la realidad americana en la medida que fuimos la Suiza de América durante tanto tiempo y mirábamos un poco más a Europa como queriendo vernos más reflejados en lo europeo que en lo americano. Incluso, cuando Uruguay se empobreció o tuvo crisis económicas y demás, se habló de una latinoamericanización del Uruguay… Durante muchísimos años no se marcó la importancia y la presencia de indígenas en todo lo que es la formación de nosotros como nación, como identidad…
Nosotros creemos que hay que darle mucho más importancia y mucho más trascendencia a todo lo que es americano y a la necesidad que tenemos los pueblos de América de reflotar viejas ideas de unión, de integración bolivariana, artiguista, con las diferencias y los matices que pueda tener uno u otro.
Mayor integración: si nosotros no somos una América unida, hay una cantidad de acontecimientos y de problemas que nos van a tocar en el mundo mucho más profundamente que si nos encuentra unidos.

-¿Cómo se recuerda la semana de Mayo en San José?
-Todas las capitales del interior tienen una calle 25 de Mayo. Nosotros tenemos un pequeño obelisco en la intersección de 25 de Mayo y Manuel D. Rodríguez. En San José, como en todo el territorio oriental, durante gran parte del siglo XIX se recordaron las fiestas mayas como unas fiestas trascendentes e importantes. La fundación de la primera biblioteca pública por parte de Artigas, en 1815, está vinculada también a que era un acontecimiento destacado para recordar las fiestas mayas, las fiestas que surgieron en esa semana de mayo en Buenos Aires.

Talleres en cuatro módulos:
Hoy a las 19 hs., en el Instituto Cultural Español (ICE), en 25 de Mayo 422: “Características de la Monarquía Española, la crisis de la Monarquía”.
10 de junio, a las 18:30: “La Revolución en México: una revolución de carácter popular”.
24 de junio y 15 de julio, 18:30 hs.: “Río de la Plata, acontecimientos previos a la semana de Mayo y la llegada de noticias de España. Conmemoración de los 200 años de las revoluciones hispanoamericanas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: