Causa común

No sé si es posible analizar los resultados de las elecciones municipales del 9 de mayo y sus consecuencias, sin recurrir – entre otros elementos- a la historia.
El Frente Amplio tiene su historia, que es la de la trabajosa construcción de la unidad. Una unidad a la que llamó el Gral. Liber Seregni al convocar a «los orientales honestos»

David Rabinovich

Comencemos por recordar el llamado «a sellar el Frente Popular Nacional» para «luchar por la constitución de un gobierno popular que restaure las libertades públicas, defienda la economía nacional contra los ataques del gran capital extranjero y levante el nivel de vida de las masas populares». Eso fue en el otoño de 1936, en Cerro Largo, contra la dictadura de Gabriel Terra.
En las elecciones del 27 de marzo de 1938 Comunistas y Socialistas votan unidos bajo el lema «Partido Por las Libertades Públicas». El doctor Emilio Frugoni fue el candidato presidencial.
El 25 de julio de 1938 tuvo lugar un gran mitin con la consigna «Por Nueva Constitución y Leyes Democráticas». Fue convocado por el Batllismo, el Nacionalismo Independiente y el Partido Socialista, opositores al gobierno de Baldomir, estrecho colaborador de Terra.
La 2da. Guerra Mundial y sus múltiples repercusiones políticas, económicas y sociales, determinan una suerte de intervalo para aquellas ideas que se esbozaran en los años ’30.

En los sesenta
El 28 de junio de 1962 se crea la Unión Popular. Un acuerdo del Partido Socialista con Enrique Erro, ex ministro del Partido Nacional durante 1959. «Se trata de constituir un vasto movimiento antioligárquico, antiimperialista, de raigambre nacional y popular que abra al país nuevas perspectivas de recuperación y que postule y realice la transformación de las estructuras económicas y sociales.»
Poco después, el 15 de julio de 1962, se funda el Frente Izquierda de Liberación (FIdeL) que preside Luís Pedro Bonavita. «Partidos y grupos políticos que hemos venido luchando por la unidad de izquierdas sin exclusiones, resolvemos dar por constituido un frente de acción política, integrado por los participantes, que deje abierto el camino para la incorporación de todas las fuerzas de izquierda, objetivo por el que luchamos y seguiremos luchando; y acordamos apoyar un lema accidental para las elecciones de noviembre de 1962.» El Fidel estaba orientado por el Partido Comunista.
Las dificultades para integrar un frente único, en aquellos años, giraban entre otras razones en las distintas visiones que había en la izquierda sobre la Unión Soviética.
En las elecciones de 1962 el Frente Izquierda  de Liberación logró 40.886 votos y la Unión Popular 27.041.
En 1965, organizaciones sindicales y populares convocan al Congreso del Pueblo «cuya iniciativa está abierta a todas las fuerzas sindicales, campesinas, culturales, sociales y populares, que facilite el diálogo en la búsqueda de acuerdos y ponga en marcha de manera conjunta esa fuerza multitudinaria que integra la inmensa mayoría del país». En agosto, 1.376 delegados que representaban 707 organizaciones obreras y populares, se reúnen en el Congreso del Pueblo para discutir: 1) Elaboración, discusión y aprobación del Programa de Soluciones para la crisis; 2) Plan de lucha para hacer realidad dicho programa; y 3) Designación de organismos permanentes del Congreso del Pueblo.
En 1966, a fines de setiembre, tiene lugar el Congreso de Unificación Sindical y la creación de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT). La presidencia será ejercida por José D’Elía. Intervienen delegados representantes de 436 organizaciones. El Congreso aprueba la Declaración de Principios, el Programa y el Estatuto de la nueva central y elige su Mesa representativa.
El 17 de setiembre de 1965 se constituye la Mesa por la Unidad del Pueblo integrada por el FIdeL, el Partido Socialista, dirigentes sindicales, universitarios y personalidades independientes. Allí estuvieron: el doctor José Pedro Cardoso, Luis Pedro Bonavita, Héctor Rodríguez y el pedagogo y periodista Julio Castro.
Hay que recordar, retrocediendo unos años, que el 25 de febrero de 1962 se funda el Partido Demócrata Cristiano, surgido de la Unión Cívica (1912). Ese año, el PDC con Juan Vicente Chiarino como candidato, logra 35.703 votos. El 7 de mayo de 1962 se crea también el  movimiento «Por el Gobierno del Pueblo» (Lista 99) dentro del Partido Colorado. Estas dos corrientes políticas firmaron el Manifiesto del «Frente del Pueblo» el 8 de enero de 1971, convocando a la constitución del Frente Amplio.
En las elecciones de 1966 el FIdeL reúne 69.750 votos, el Partido Socialista y el Movimiento Socialista separados, no logran representación parlamentaria. Tampoco la Unión Popular. El Partido Demócrata Cristiano consigue 37.219 votos.
Gana el Partido Colorado (Oscar Gestido) después de dos periodos de gobiernos blancos y se aprueba la presidencialista «Reforma Naranja».
En 1958 un factor decisivo para la victoria blanca fue la alianza entre Luis Alberto de Herrera y Benito Nardone de la Liga Federal de Acción Ruralista. En 1960, cuando ejercía la presidencia Benito Nardone, el ministro de Economía contador Juan Eduardo Azzini firmó la primera Carta de Intención con el Fondo Monetario Internacional. En el gobierno nacionalista hubo durísima represión sindical, con Medidas Prontas de Seguridad para enfrentar a los trabajadores.
El 6 de diciembre de 1967 muere Gestido y le sucede Jorge Pacheco Areco. El 12 resuelve la disolución, del Partido Socialista y del Movimiento Revolucionario Oriental, el retiro de sus personerías jurídicas y la clausura de los órganos de prensa «Época» y «El Sol».
El 13 de junio de 1968 Pacheco comienza a gobernar sistemáticamente con Medidas Prontas de Seguridad.
Problemas institucionales, crisis económica y fuerte polarización política. La represión cobra sus primeras víctimas: Líber Arce, herido de bala por la policía el 12 de agosto, morirá dos días después. El 20 de setiembre, durante una movilización estudiantil, son asesinados Susana Pintos y Hugo de los Santos.
Las direcciones del Fidel, el PDC, el Partido Comunista, la 99 y el Movimiento Blanco Popular y Progresista de Francisco Rodríguez Camusso), conforman el «Grupo de los Cinco». Es diálogo será importante para la concreción del Frente Amplio.
El Movimiento Blanco Popular y Progresista había sido fundado por Rodríguez Camusso el 10 de setiembre de 1969. La fecha tiene una significación especial: en 1815 Artigas firmó su Reglamento de Tierras y en 1904, cayó en Masoller Aparicio Saravia.
El Partido Socialista, clandestino desde 1967, no integraba el «Grupo de los Cinco». Su actuación en la clandestinidad se prolongó hasta diciembre de 1970. De todas formas, realiza un Congreso clandestino con la consigna «Sin tregua y con lucha», en el que ratificará su apoyo a la formación del Frente Amplio.
El 7 de Octubre de 1970 el PS emite una declaración en la que estima «indispensable la concertación de un acuerdo sin exclusiones, entre todas las fuerzas políticas del país que se opongan a la conducta antipopular y antinacional del actual gobierno con vistas a establecer un programa destinado a superar la crisis estructural que el país padece, restituirle su destino de nación independiente y reintegrar al pueblo la plenitud del ejercicio de las libertades individuales y sindicales».
«Que la concertación de tal acuerdo surge como prerrequisito indispensable para enfrentar cualquier instancia electoral y solamente su existencia y el puntual acatamiento a sus bases programáticas y organizativas, abrirán realmente alternativas de poder a las fuerzas populares…»
«… que es su decidida voluntad colaborar con los esfuerzos tendientes a lograr el instrumento político adecuado.»

Los años ‘70
En Chile, en 1970 la Unidad Popular llevó al doctor Salvador Allende, a la presidencia.
La Lista 99, liderada por Zelmar Michelini, resuelve, en diciembre de 1970, desvincularse del Partido Colorado: «las orientaciones ideológicas de la «99» son incompatibles con la filosofía y las prácticas políticas y policíacas del actual gobierno (Jorge Pacheco Areco) y con las fuerzas que directa o indirectamente le respalden» y «que es firme y decidida aspiración del Congreso Nacional la constitución de un Frente político amplio, que signifique la conjunción de las fuerzas populares…»
En esos días, Francisco Rodríguez Camusso se aparta del Partido Nacional y condena «la actitud complaciente de los sectores del Partido Nacional que reiteradamente han permitido a la oligarquía cometer sus atropellos». Declara «que los fundamentos ideológicos del Movimiento no pueden ser expresados a través del lema Partido Nacional…»
El 23 de diciembre, desde la clandestinidad y luego de una discusión interna, el Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros) emite un comunicado de siete puntos donde define su ‘apoyo crítico’ al Frente Amplio. «Mantenemos nuestras diferencias de métodos con las organizaciones que forman el Frente y con la valoración táctica del evidente objetivo inmediato del mismo: las elecciones.»
El 8 de enero de 1971 ‘la 99’ y el PDC, suscriben un acuerdo político: forman el «Frente del Pueblo» y realizan «una formal invitación al diálogo entre todas las fuerzas que aspiran construir un Frente Amplio para arrancar al país de la crisis, de la dependencia externa y de la prepotencia oligárquica».
El Frente del Pueblo «invita a la reunión a realizarse el 5 de febrero con la finalidad de ajustar las bases para la constitución del Frente Amplio».
El proceso de confluencia hacia el acuerdo es vertiginoso, pero consecuencia lógica de un muy largo proceso social.
En un informe al Comité Nacional del Fidel se lee: «El compromiso que contraemos al integrar el Frente Amplio no es un compromiso electoral; las elecciones sólo son una instancia para que el pueblo acuda al poder, una oportunidad de lucha por una auténtica liberación, y por eso tendremos que organizarnos para librarla en las mejores condiciones. Pero sólo son una etapa en la dura jornada de abrir el camino. La lucha no empieza ni termina allí. La lucha ya ha empezado, las etapas a lo largo del año irán cobrando intensidad, pero la marcha ya iniciada no se detiene el último domingo de noviembre».

Cuestión de ideas

«Constituido formalmente el 5 de febrero de 1971, el Frente Amplio es una fuerza política de cambio y justicia social, creación histórica permanente del pueblo uruguayo, de concepción nacional, progresista, democrática, popular, antioligárquica y  antiimperialista.»
El Partido Socialista fundado el 12 de diciembre de 1910 y el Partido Comunista surgido el 21 de setiembre de 1920 constituyen, como partidos de ideas ajenos a los partidos tradicionales, la columna vertebral de los dos frentes populares de los años sesenta. Pero sin el aporte de las corrientes progresistas del PDC y de sectores de los partidos tradicionales no puede comprenderse al Frente Amplio en toda su dimensión. A las distintas vertientes ideológicas se suman personas, orientales honestos y solidarios que aportaron el caracter de movimiento del Frente.
El presente entraña un fuerte y a veces doloroso compromiso, con ese pasado que intentamos reseñar lo más brevemente posible.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: