La viga en el ojo ajeno, ¿y en el propio?

Escribe: Mariano Tucci

El pasado domingo estuvimos en un programa radial analizando los resultados de la elección municipal. Finalizada la entrevista, recibimos una llamada telefónica de un dirigente colorado, molesto con algunas de las declaraciones que nosotros habíamos efectuado.
La anécdota es oportuna, para que ustedes entiendan cuál es la realidad de un partido Colorado que sabe ver la viga en el ojo ajeno, pero que en momentos de buscarla en el propio, hace «vista gorda» y acá no ha pasado nada.
«¡Cómo vas a decir que menganito se acomoda!», me dijo.
Trato siempre, con buena educación, de decir lo que siento, porque la gente tiene que conocer el proceso a través del cual, nosotros los dirigentes tomamos decisiones dentro de una organización que es colectiva, aunque en ocasiones parezca lo contrario. No juzgo actitudes personales, no es lo que corresponde. Sí califico las acciones de los dirigentes emprendidas en el terreno político, porque sus consecuencias, positivas o negativas, recaen indefectiblemente, sobre los hombros del partido o sobre el pueblo de San José que es, en primera instancia a quienes nos debemos.
Hay gente que lamentablemente vive de espaldas a la realidad y no entiende que lo más importante es la gente y que en un segundo plano estamos los dirigentes políticos. Tal vez algunos no lo comprendan porque viven o intentan vivir prendidos de esta actividad. Y esta observación vale para todas las organizaciones políticas, porque hombres y mujeres con esta tesitura de vida, hay hasta debajo de las piedras. Lejos de dignificar la política, la bastardean haciendo un uso moral indebido de ella.
Otros como nosotros, vivimos de nuestro trabajo y no le debemos nada a nadie y así pretendemos vivir hasta el último día de nuestra vida. Y si en algún momento, la ciudadanía nos da la oportunidad de representarlos, mantendremos estos valores que hoy nos permiten escribir estos conceptos con la conciencia limpia y el corazón caliente.
Es muy fácil atribuir a estas opiniones motes tales como; «lo hace porque es joven e inexperiente», o «este botija es un soberbio que además tiene tres votos». Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones. Dijo San Agustín, «la soberbia no es grandeza, es hinchazón. Y lo que está hinchado parece grande, pero no está sano». La soberbia no es grandeza, lo tenemos muy claro.
Hay dirigentes que acomodan el cuerpo según les convenga, y esos dirigentes deberán ser castigados en las urnas, porque el verdadero voto castigo para un batllista deberá darse siempre votando dentro del partido y no fuera de él. Recuperemos las banderas que la soberbia y las malas decisiones de quienes nos dirigen nos han quitado.
Ayúdenos usted que lee estas líneas, a cambiar la pisada y a reproducir nuestra voz por todo el territorio departamental. Seguiremos construyendo una alternativa que esperance y de certezas desde el llano y con la gente. Esperamos ansiosos que el secretario general del Partido Colorado nos convoque a realizar en forma conjunta, la evaluación del ciclo electoral y la autocrítica correspondiente a la participación colectiva en dichos eventos. Esto es imprescindible, salvo que piensen que está todo bien y que nuestro viejo partido va entonado rumbo al éxito electoral… Si es así, estamos embromados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: