¿Objetivo cumplido?

MARIANO TUCCI

«Objetivo cumplido», dijo un encumbrado dirigente colorado tras los comicios electorales del pasado domingo. Es que la colectividad de Batlle se encamina a recuperar su representación genuina en el deliberativo departamental.
Existe un error conceptual que podría hundir al colectivo en una profunda crisis política, siempre y cuando, todos y todas no nos aboquemos a solucionarlo. Por supuesto que de confirmarse la noticia, todos los colorados debemos alegrarnos del logro obtenido. Pero este regodeo deberá ser mesurado en la medida de que el partido Colorado ha perdido en ocho meses (desde las elecciones nacionales de octubre) 9.000 votos. Pasamos de obtener el respaldo de casi 12.000 ciudadanos, a quedarnos con la confianza de 2.600.
El electorado josefino ha interpretado el espíritu del constituyente, que tras la reforma política de 1996 separa en el tiempo las elecciones nacionales de las departamentales, habilitando un comportamiento electoral sin parangón en el ámbito nacional.
Esto deja de manifiesto una serie de carencias que pasamos a desarrollar.
En primer lugar, es evidente que la incidencia de los liderazgos locales es irrisoria dentro del partido Colorado. Al pueblo no se lo arrea como si fuera ganado. La gente piensa y vota en clave nacional, primero vota presidente y en segundo término, lo acompaña con el candidato que aparece como oficialista en el departamento. Otro hubiera sido «el cantar» si alguno de nosotros hubiera comparecido dentro del Bordaberrismo en junio y en octubre. En nuestro caso aclaramos, no somos nostálgicos, estuvimos y estaremos siempre del lado del Batllismo y de la libertad.
Segundo, no influyó en demasía el acuerdo de Zunino con Falero. Si observamos los resultados electorales, la lista del dirigente, capto un porcentaje de votos que no le alcanzará para alzarse con una banca en la Junta Departamental perdiendo su representación «genuina» (lograda con su lista 22151515 en mayo de 2005) en el deliberativo. Si bien los colorados se volcaron masivamente a respaldar a Falero, no eligieron hacerlo a través de Zunino.
En tercer lugar, con o sin Zunino, el partido Colorado no retiene sus votantes cuando se registran elecciones departamentales. Falta de compromiso, falta de recursos económicos, estrategias y autocrítica son algunos de los elementos que consideramos convalidan esta situación.
Los órganos de dirección política no funcionan adecuadamente, sólo se reúnen cuando así lo dispone la carta orgánica partidaria. El partido Colorado como colectivo no es parte de la vida del departamento de San José.
El partido Colorado local es básicamente la sumatoria de los esfuerzos personales de los principales dirigentes. No es ni por asomo ese colectivo que organizadamente despliega sus cuadros militantes a lo largo y ancho del departamento, para trabajar cercanos a la gente y en sintonía con sus necesidades.
Las prácticas políticas empleadas han derivado en resultados electorales que atentan contra la salud partidaria. Cambiemos; el momento es ahora, no dos años antes de las elecciones.

Anuncios

One Response to ¿Objetivo cumplido?

  1. Juan says:

    Razonamiento correcto y ubicado.
    Hay que trabajar los cinco años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: