«Cola de paja» o «corazón de oro»

MIRTANA LÓPEZ

Detrás de cada resultado viene el análisis. Tanto de los comentaristas de fútbol, como de los analistas políticos. Que somos todos los uruguayos.
Intentemos unas primeras reflexiones sobre lo acontecido el domingo, porque -generalmente se considera así-, la distancia es necesaria. Las causas con las que se ha explicado que el voto frenteamplista en San José haya sido superado “con luz “ por el del Partido Nacional han sido muy variadas. Desde el propio Frente han sido muy variadas, como ocurre con las derrotas. En casi todas las que he escuchado predominan criterios acordes con el imperante discurso de amor, paz, y conciliación que siempre me ha parecido útil a quienes son ganadores. Son explicaciones de apariencias confusas, que quizá provengan de concepciones aún más confusas.
¿Cuál es para un hombre de izquierda el lado negro de estas elecciones?” se preguntaba Mario Benedetti en una conferencia pronunciada en Casa del Pueblo en 1963 reproducida en El Sol y Época.
Intentemos algún aporte que no es contemporizador con la opción política mayoritaria en San José, porque la considera incompatible en todos los casos con los reales principios del Frente Amplio.
Qué hacer en el momento actual, una vez pasadas y conocidos los resultados de las elecciones departamentales y municipales de 2010. Puede considerarse que ahora vienen tiempos de conciliación porque tanto “ellos como nosotros queremos lo mismo, y la diferencia está solamente en el camino”, como ha sido dicho.
No creemos que la tarea futura se determine únicamente por diferencias en los métodos. Si el objetivo, la meta final, hubiera sido la misma que la esgrimida por los triunfadores, entonces nuestra decepción sería total y definitiva. Pero no es así. Nuestra utopía es otra.
Puede considerarse -como también ha sido dicho- que, como ya pasó el período electoral, es tiempo para que “los ediles y diputados contribuyan con su trabajo con el gobierno departamental electo al mejoramiento y bienestar general”. En nuestro enfoque, ésta es la forma del discurso electoral y confuso. Porque en realidad ya es momento de que los frenteamplistas muestren a la sociedad cómo trabajan en sus verdaderos puestos de trabajo, en la clase, en el hospital, el oficio, la fábrica o la oficina. Allí, desde el trabajo esencial, se ejercita y se muestra la concepción de la persona que lo está realizando y su concepción solidaria para la sociedad. Es momento, también, de reelaborar para el departamento un pensamiento auténticamente de izquierda, que justifique -más allá de la conquista de cargos-, la propia existencia del Frente.  Entretanto, los ediles, diputados, alcaldes, y todos aquellos que hayan sido electos por la fuerza política, bregarán por la orientación y el control de la gestión que se esté realizando. Particularmente por el control. Si a nivel nacional hasta los partidos tradicionales han reclamado y se les ha otorgado el integrar los Entes para asegurar un control, ¿cómo podemos en San José olvidar que ésa es función de los militantes electos?
No estaría bien que el FA cobrara acciones individuales en sus propias filas. Pero mucho peor estaría que edulcorara sonriente un resultado que debe ser estudiado para aprender, para vencer vicios, para volver al estilo cabezudo, por estudioso y por empecinado, que lo hizo nacer y crecer.
Menos aún, que las “culpas” se buscaran únicamente por el resultado electoral. Cito nuevamente a Benedetti, que reflexionaba luego de una de las mayores derrotas de la izquierda uruguaya, y pido al lector que haga la trasposición de épocas y de entorno:
“Estoy convencido de que no podrá haber en el país un avance de las izquierdas, ya sea electoral o de simple opinión, mientras sus diversos sectores se combatan con mala fe y encarnizamiento.
Hay algo que aprender también de las derechas: tienen enormes diferencias (claro que no de dogma sino de ambición) pero en última instancia saben dialogar porque para ellos la superviviencia del sistema capitalista es lo principal, ya que de esa superviviencia dependen sus ambiciones”.
“En este país, donde el juego político se ha venido dando, por diversas razones, a beneficio de las derechas, es probable que la izquierda tenga vedadas todas las salidas; pero si todavía queda alguna, esta salida no podrá prescindir de la honradez política, del diálogo constructivo, de la actitud de franqueza, porque son las únicas zonas en las que los partidos tradicionales no pueden hacerle competencia”.
Particularmente en San José, con la definitiva unión de blancos y colorados, algunas cosas parecen haber quedado demostradas luego del domingo 9 de mayo. Demostradas, sobre todo, para quienes nos seguimos considerando de izquierda.
Las diferencias ideológicas, de concepción y de contenidos, existen; la dificultad mayor quizá consista en cómo mostrarlas al electorado. Es buena cosa retornar a la humildad para darse cada uno el lugar en el que puede desplegar mejor sus atributos personales en bien de la sociedad. Al fin y al cabo, no todos pueden desempeñarse bien en cargos de elección política. Quizá también sea buena cosa retornar a los criterios de conducta por los que hemos sido diferentes, aquellos por los que no éramos pragmáticos sino principistas. Para la reconstrucción de la izquierda necesitamos discusión ideológica y trabajo de contenidos. Así como la capacidad para reconocer a aquellos que naturalmente tienen condiciones de líderes y pueden, no sólo representarnos, sino luchar por nuestros ideales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: