Vacunar nuestros niños

Sr. Director:

Solicito tenga a bien publicar la siguiente inquietud referente a la odisea por la que debemos pasar las madres maragatas para vacunar a nuestros hijos. En la ciudad existe un solo puesto de vacunación ubicado en el Centro de Salud, que atiende solamente medio día. Para conseguir número hay que ir de madrugada y esperar hasta las 7 de la mañana que comienzan a darlos. Luego, si llegó a tiempo y consiguió número, hay que esperar a que le toque el turno. Si no alcanzaron los números, hay que volver al día siguiente y hacer la cola de nuevo. Y todo esto a la intemperie, con frío o lluvia. Después de haber obtenido el número y creer que ya terminó todo, puede ocurrir que a media mañana se terminen las vacunas y tenga que regresar a su hogar con sus hijos sin vacunar. Y volver al día siguiente y repetir los pasos del día anterior.
Esta es la realidad y la destaco sin ánimo de críticas ni hacia Salud Pública, ni hacia los funcionarios del Centro de Salud que hacen lo que pueden. Mi inquietud es porque este puesto de vacunación se encuentra desbordado porque a él deben concurrir no sólo los usuarios de Salud Pública, sino también los socios de la Asociación Médica de San José, porque esta institución privada de asistencia (la principal del departamento) no suministra la vacuna a sus afiliados, mientras las demás mutualistas de este departamento sí lo hacen. En Montevideo todas las instituciones médicas suministran la vacuna, no sólo a sus afiliados, sino a toda persona que concurra. Además lo hacen en doble horario, le dan el número cuando llegan, por lo cual no hay que hacer cola. Me pregunto entonces cuál es la causa por la cual los afiliados de la AMSJ tenemos que ir a quitarles un lugar a los usuarios de salud pública, contribuyendo a desbordar el Centro de Salud, cuando podríamos recibir la vacuna cómodamente en las policlínicas de nuestra mutualista. ¿Para qué tenemos ese moderno edificio, con todo confort, que se ha constituido en el mejor sanatorio del interior, si para vacunar a nuestros hijos tenemos que ir a hacerles pasar frío, a la intemperie, haciendo colas de varias horas? Y las madres que trabajamos, ¿cuántos jornales tenemos que perder para vacunar a nuestros hijos? Creo que los usuarios de la AMSJ merecemos otro respeto. Si otras instituciones médicas suministran la vacuna a sus afiliados, nuestra mutualista debería hacer lo mismo. Y si no lo hace voluntariamente, las autoridades de Salud Pública deberían obligarla a hacerlo, pues forman parte del Fonasa, al que aportamos todos y por lo tanto todos tenemos los mismos derechos.
Termino contándoles que aburrida de esta situación, llamé a una institución médica privada de primer nivel, de Montevideo (de la cual NO soy socia); me confirmaron que tenían vacunas, me dieron día y hora, viajé y logré que vacunaran a mis hijos en un rato. De todas maneras creo que no es justo que los que podemos viajar a Montevideo solucionemos el tema de inmediato, mientras los que no tienen esa posibilidad tengan que seguir haciendo cola en el Centro de Salud. La reforma de la Salud se hizo para que todos tuviéramos derecho a recibir la misma atención. Como ven en el caso de las vacunas no se está logrando esa igualdad. Como cantaba Pablo Estramín, también para vacunar a tus hijos «morís en la capital». Y la descentralización de la que tanto se habla ¿dónde está?

Una madre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: