La esquina de ‘los Colacho’

Seguramente alguno de ustedes sabe de lo que hablo. La esquina de Oribe y Presbítero Bentancur tiene historia,
e historia conocida.
Hasta Paco Espínola en «Sombras sobre la tierra» le dedica atención a esta barriada donde se encontraban los prostíbulos, antes de instalarse por calle Vidal. Lo describe indirectamente, siguiendo el camino que hace «Milonga», esa perrita al que todos conocían en `el ambiente’.

ALEJANDRA FUENTES

El tránsito agitado no invita a dormir la siesta.

En esa esquina fue y es la casa de los Colacho. Hoy luce sus paredes de blanco, con propaganda política encima.
Hace muchísimos años, tres hermanas provenientes de Las Piedras, contrataron a José María Colacho, El Japo» como casero. Más tarde, le cedieron la propiedad y el predio que ellas habían heredado.
Alicia, una de las más chicas de los doce hermanos, recordó los domingos de reunión en  el patio de la «casa vieja», como siempre le llamaron ellos.
Laura Villagrán, vive en una de las casitas. Nació y creció en esta esquina «siempre jugando con los Colacho más chicos, con Daniel, Tato y Alicia principalmente en las nochecitas de verano. «Toda una vida. Hasta mis abuelos vivieron aquí (…) La calle era de balasto y la vereda mucho más ancha y siempre de tierra; así igual a como está ahora. La casa se conserva como en esas épocas. Es viejísima. Desde que la conocí está el corredor largo abierto y separado por una chapa de dolmenit a modo de pared que separaba de los vecinos, los Colacho. Era una pared tan fina que escuchábamos todo y sabíamos cuando la cosa estaba brava para juntarnos a jugar; o mismo ellos jugaban o cantaban del otro lado y yo respondía desde acá».
Actualmente la casa de Laura cuenta con dos habitaciones medianas y en el corredor se improvisó la cocina. Pegado está el baño.
En Laura perdura el recuerdo patente del bar de Manuel Aranda, bien en la esquina. «Se llamaba «La tierrita» y era muy frecuentado. Tenía en la entrada colgada una tortuga gigante y otros animales embalsamados… Yo me asomaba en la ventana, me encantaba las baldosas celestes que aún conserva (…) También la panadería «La gran barca», donde comprábamos la merienda. Pegado,  el viejo sanatorio, donde había un conventillo». Enfrente, otra casa de ladrillos que pertenecía a Berta González «hasta el techo tenía de ladrillos, con unos tirantes bien gruesos de madera; a mí me encantaba» dice a SAN JOSÉ HOY.

Testimonios de un tiempo pasado, las baldosas celestes del bar de Manuel Aranda.

Otra imagen fuerte que grabó en su memoria es la de su tío, Luis Hernández (que también vivía allí). Lo imagina «también la «Japo» Colacho, siempre tomando mate en la vereda, frente a la casa, sentado en la piedra que todavía está».
Las paredes anchas de barro, ladrillos grandes y bien rojos. Además, se conservan las viejas chapas del techo; y el piso de ladrillo, con vestigios de que el papá de Laura, alguna vez le quiso poner baldosa. «me encantaría arreglar mi casa, pero igual así me gusta. Quiero a mi barrio; en él me siento cómoda. Yo nací acá y por eso la valoro tanto (…) La gente que la ve te dice ‘esta casa usted la arregla y tiene propiedad para toda la vida».
A la vuelta de la casa de Laura en el mismo terreno, por calle Bentancour, Marcos Colacho estaba en plena obra. Ayudaba a uno de sus sobrinos a levantar una pieza en el mismo predio donde se criaron los doce hermanos. Su padre, José María Colacho trabajaba en el Comedor Municipal; la mamá, Gladys Carreras, trabajaba en la casa de los Perroni y en la panadería «Las Palmas». Le decían «La Cacha».
Marcos es el más chico de los cuatro varones y recuerda su infancia en la vieja casa «… se los conocía como conventillos. Acá vivíamos nosotros que éramos un montón. También la familia de Laura y una señora que era de apellido Díaz (…) Casi todos los Colacho nos hemos casado, pero el arranque de nuestras familias fue acá».

MARCOS COLACHO (42 años). El más chico de los cuatro varones.

Marcos guarda en su corazón momentos felices «cada invierno cuando mamá aprontaba los braseritos con carbón y leña y los llevaba para adentro de la casa. Éramos un lote de hermanos, una sobrina y mis padres alrededor de esa especie de estufa. El ‘viejo’ tomando mate dulce en la vereda… qué tiempos aquellos… Los almuerzos en el patio y un tipo de alero que teníamos rodeado de bolsas de arpillera pintada que era la cocina. El baño afuera (…) Con menos comodidad, vivíamos mucho mejor que ahora, aunque éramos pobres. Pobres pero felices (…) De los vecinos de esos tiempos queda Bentancour, el papá de Daniel y Hugo Núñez, el peluquero, que aguantaban nuestras travesuras, pero después casi nadie más».
A veces en verano, parte de la familia se junta en esta esquina, «aunque todos vivimos en distintos barrios, nos juntamos a tomar mate y a recordar, junto a la sobrina que se crió con nosotros».

Historia, nada más

El arquitecto Carlos Diana resalta que en este caso lo que puede poseer el edificio es historia, pero no encuentra en él valor patrimonial. «El edifcio es antiguo, pero no considero que deba decirse de esa vejez que tenga un valor patrimonial. Si hay alguna historia, seguramente se desarrolló dentro del edificio y es un valor intangible el que tiene. No siempre lo viejo es valioso»

Anuncios

2 Responses to La esquina de ‘los Colacho’

  1. jose maria says:

    Siempre Alejandra con su buenas investigaciones …saludos y gracias por tu tarea

  2. Anónimo says:

    soy teresita colacho la mayor d los colacho soy hija d japo y cacha. vivo en el departamento d sorianó tengo 7 hijos y mi desendencia vive en soriano y rio negro . mi hobi es bailar candombe con mis nietas. naci en la esquina d los colachos y tengo los recuerdos en mi córazon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: