El Arte rotatorio

Durante años la Asociación de Artistas Plásticos de San José compartió lo que denominó «Espacio Arte».
Hoy, se quedó sin ese lugar de reunión y exhibición, que gentilmente cedieron
dos de sus integrantes.
Mientras pudo, el grupo solucionó por sí solo su inquietud de crecer y posicionarse. Ahora se siente debilitado
pero no se resigna.
Sobran antecedentes. El artista local, la lucha sin padrinos, con escaso apoyo institucional y gubernamental.

ALEJANDRA FUENTES

El Arte vuelve a buscar su espacio.

Margarita Gamba es una de las artistas integrante de la Asociación que vivió todo el proceso en Espacio Arte. «Es una lástima, pero con Irma Álvarez y Ery Ramón sólo podemos estar agradecidos. Nos facilitaron un lugar desinteresadamente, y cuando tuvieron que hacer frente a algunos gastos para los que no alcanzaba con el aporte de los socios, lo hicieron».
Para el grupo, posicionar Espacio Arte fue una verdadera «conquista»: «A tal punto que desde los barrios más alejados de la ciudad llegaban a comentarme ‘miré la muestra de fulano o mengano; está buenísima’, o ‘no la entendí’. También de ese logro fue partícipe la gente, que paraba y miraba la vidriera, cuando nunca se la motivó a entrar a un museo o a participar de un evento cultural… Mediante un video conocía la cara de otro artista local que nunca había visto».
Gamba reconoce que todo empezó muy bien: exposiciones los fines de semana, talleres, reuniones muy concurridas, pero con el tiempo vino el desgaste: «A la última reunión que tuvo lugar en el Club Social San José fuimos cuatro personas, entonces uno comprueba que el interés no es suficiente (…) Entiendo que no es muy estimulante, para la mayoría, saber que del Arte no podemos vivir y que hay que trabajar en otra cosa, pero es la realidad que vivimos. Quizás por eso disminuyeron las ganas; pero somos conscientes de que solos, cada uno en lo suyo, poco podremos lograr».
Igualmente rescata lo valioso de la experiencia que la llevó a aprender y compartir entre pares, instancias de discusión enriquecedoras: «También nos llevamos en el haber, el conocer más a la gente gustosa y crítica del Arte». «La asociación debe seguir adelante. Es hora de que entendamos todos que solos no podemos. Que necesitamos talleres para crecer y contactos para difundir nuestras obras… Hay que dejar de lado el egoísmo y apostar a la unión».
Ery Ramón, otro artista, agrega que hubo instituciones que apoyaron desde el inicio al grupo, como el Museo Departamental: «El Museo nos convocó para ofrecernos el lugar y la mayoría decidió que deseaba contar con un espacio propio, administrado por el grupo». Ante ese deseo, surgió la iniciativa de Irma y Ery de facilitar el céntrico lugar.

«Pasos», un antecedente
En la década del 80’ se fundó en San José el grupo «Pasos».
Surgió a iniciativa de los artistas Ema Delgado, Daniel Pérez Acosta, Heber Riguetti, Ana Arnábal, Celear Lemes y Mariano Albistur. Éste último recordaba: «Por esos tiempos nosotros hablábamos de la necesidad de un ámbito de reunión, para intercambiar ideas, conocernos, compartir… En ese entonces, Pérez Acosta, que era profesor de Ema y mío, tenía un taller muy amplio en calle Bengoa entre Figueroa y Espínola. Nos ofreció dividir ese lugar y ahí crear una sala de exposición permanente. Aceptamos.
Se formó un grupo de socios que ayudó, con una cuota mensual, a solventar los gastos comunes del espacio y a promover alguna actividad fuera de la Plástica pero dentro del área artística (cine, música…). Con ese aporte de la gente, logramos hacer exposiciones dentro y fuera del departamento. En retribución a los socios, cada mes hacíamos el sorteo de una obra de alguno de los artistas. Ellos fueron puntales del grupo. Participaban de las actividades y nos enriquecían con sus comentarios y aportes».
En principio, el espacio lo atendía Pérez Acosta, ya que él vivía y trabajaba ahí. Pero después, cuando viaja y se instala en Buenos Aires, nos deja el lugar y el resto tuvimos que dividirnos en turnos para cubrir la atención al público. Mientras lo hacíamos, pintábamos también (…) Luego la rutina se fue haciendo cada vez más pesada porque algunos integrantes no tenían tiempo para dedicar al espacio. Llegamos a un punto en el que resolvimos culminar esa experiencia (…) Fue duro perder ese lugar de encuentro con la gente y con los colegas, aunque la concurrencia de éstos últimos había mermado y mucho».
El artista considera que aún con ese final, la experiencia fue «fabulosa». «Teníamos ese encuentro entre los que compartimos el amor por el Arte. Aprendíamos juntos».
Con ese mismo espíritu, actualmente forma parte de la Asociación de Artistas Plásticos de San José: «Otra buena idea, que nos hizo muy bien a todos».

Programa de gobierno de la Intendencia Municipal de San José 2000-2005
«Todo por San José»

Cultura
«El Gobierno Municipal fomentará las actividades culturales tanto públicas como privadas, facilitando el acceso a ellas de la totalidad de la población, y promocionando los valores culturales departamentales en general».

Presupuesto Quinquenal de la Intendencia Municipal de San José 2005-2010

Metas y Objetivos: Artes Plásticas
«Sus objetivos son promover y desarrollar las artes visuales en el departamento, dinamizar y potenciar la promoción de los artistas plásticos ya consagrados a nivel nacional e internacional por la calidad de la producción artística, y concretar eventos culturales en poblaciones de bajos recursos; e instaurar corredores departamentales de Plástica para potenciar a todos aquellos hacedores que comiencen a caminar por el sendero del arte». Y continúa: «Se ha comenzado ya a trabajar en esa línea con exposiciones como las que tendrán lugar próximamente en José Ignacio y Colonia».

Frente a esto, integrantes de la Asociación de Artistas Plásticos reconocen que ha existido apoyo de la comuna cuando se ha solicitado, pero que en lo que concierne a políticas de Cultura que nazcan de ella, ha tenido «un compromiso insuficiente», aludiendo especialmente a las metas y objetivos que estableció la IMSJ para el pasado quinquenio.

Anuncios

Por sí o por no, las corbatas hablan

Escribe: Mirtana López

Una serie televisiva
¿Han visto la serie cuyo título es Lie to me (Miénteme)? Sabrán entonces que algunos policías con formación en psicología y antropología y un jefe muy sagaz, son capaces de llegar al fondo de un muy intrincado dilema en base a su increíble percepción de la gestualidad involuntaria de sus indagados. Un respetado médico -por ejemplo-, es uno de los sospechosos por la muerte de una joven. Sin descartar las demás pericias y los recursos de inteligencia policial reales o un tanto ficcionales, el equipo llega a descubrir su culpabilidad porque, en el momento de relatar su coartada, la ceja derecha tembló apenas y reveló en él al mentiroso. Así, de forma tan «fundamentalista», está utilizada la observación de las respuestas humanas involuntarias a situaciones inesperadas. Y muy exageradamente también, «se la juegan» a la verdad que está detrás. ¿Acaso se sospecha que la esposa del médico y el posible asesino tienen relaciones? Al responder, la dama ha cruzado sus manos de tal forma que demostró la falta de fundamento de la sospecha. Es decir que el relato que hace la serie, revela una confianza absoluta en la lectura de los gestos.

Los mensajes de los lenguajes
Por otra parte, una información divulgada sobre el investigador Albert Mehrabian, quien descompuso porcentualmente el impacto de un mensaje nos informa que el 7% es verbal, el 38% vocal (tono matices y otras características) y un 55 % señales y gestos. Asimismo afirma que en una conversación cara a cara, el componente verbal es un 35% y más del 65% es comunicación no verbal.
Aunque esta apreciación no fuera verificada científicamente, sabemos que el rol de la gestualidad en el lenguaje es tanto o más importante que el de la palabra. Acorde con él estará entonces el rol de delator de mentira y verdad en la comunicación de todo mensaje.
Al mismo tiempo, mucho se habla del lenguaje de la imagen como opuesto o como complementario al de la palabra. Y en esa relación de amor- odio, muchos son los análisis que atienden a nuestra condición de abandono de la palabra para transformarnos en seres de la imagen y de seres que hemos dejado de ser integrados a nuestro mundo inmediato para estar «informados» globalizadamente. Todos lamentamos que el libro ya no ocupa el lugar de sustento del pensamiento, que la palabra escrita pierde vigencia, que los mensajes son cada vez más breves, más sintéticos, más confusos, superficiales y anodinos. Cuando seguimos una información televisada, si nos hace pensar, no apela a nuestra reflexión como lo hace un texto escrito. Entre estos enfoques giran las preocupaciones actuales de docentes, padres, escritores, filósofos, estudiosos de la comunicación.
La realidad cotidiana es espectáculo, al punto que la reacción más espontánea puede ser: «Bueno. A cuidar todos los gestos. Para ser bien interpretados, no hay que hacerlos».
Sin embargo, todo el mundo está de acuerdo en que no hay manera de no «hacer gestos», que no hay manera de «no comunicar». Porque cuando `tranco´ la boca para no reír o llorar, también estoy expresando mucho. La voluntad de no expresar. Por lo menos.

Las imágenes que vemos
Este mundo de la imagen hace que cuando elijo una vestimenta, consciente o no, estoy comunicando. Primariamente, si es mi mejor ropa o si estoy «de entrecasa». Colores, brillos, calidad, modelo: todo expresa y comunica.
Cuando un mandatario occidental tiene que asistir a reuniones cumbre, que cada vez se realizan más y cada vez son más un espectáculo, su imagen también es lenguaje. El traje con corbata optado por Occidente casi como uniforme, quizá cumple la función de comunicar lo menos posible. (Hablamos por ahora de hombres; las primeras figuras damas, pueden ser otro capítulo). Por oposición, el saco sin corbata entró en el código de «vestimenta sport».
Por eso, cuando el Pepe llegó a la Presidencia, todo el Uruguay sabía que el traje y la corbata iban a ser un problema serio. Mucho más serio de lo que merecen ser. Así vimos cómo el hombre, valiente todavía, dejó las guayaberas, las camperas, y se decidió a lucir traje o saco. Sin embargo, ni su probada resistencia le ha permitido seguir por completo el consejo de Lula y asumir también el uso de la corbata.
Así llegamos a la noche del martes 25 de mayo cuando José Mujica y Mauricio Macri entran juntos a la fiesta de inauguración del Teatro Colón. Uno muy erguido y de corbata; el otro, encorvado y sin ella. El primero, con sus manos en errático gesto y rostro de triunfador; en tanto el Pepe se sonríe, canchero: ¡A mí con el Colón!
A sus lados, dos actoresporteros, ujieres, cancerberos, guardan la entrada, uniforme y pelucas virreinales. (¿No festejábamos la independencia? Detrás se ven tres hombres más. ¿Custodios? Dos de corbata. Uno, sin ella.
A la noche siguiente, vuelve el Pepe a estos magníficos lugares. Ahora, a la Casa Rosada donde la presidenta Cristina recibe a los mandatarios latinoamericanos. Subiendo la escalera, rodeado de engolados y seguros diplomáticos, el Pepe va tratando de prender el rebelde cuello mao de la camisa rayada. (¿No habría sido más fácil una corbatita fina?)
Pero las no corbatas siguen hablando y dan su mensaje. Rafael Correa, de presencia ecléctica y camisa lejanamente aborigen, está cómodo. Evo Morales, sonríe, con su incambiado porte de indígena íntegro. Fernando Lugo, desde su cuello lejanamente eclesial, nos confunde un poco. José Mujica, multiétnico y popular, se amolda.
Latinoamérica se está rebelando. Esta ausencia de cuatro corbatas todavía lo expresa.

Causa común

No sé si es posible analizar los resultados de las elecciones municipales del 9 de mayo y sus consecuencias, sin recurrir – entre otros elementos- a la historia.
El Frente Amplio tiene su historia, que es la de la trabajosa construcción de la unidad. Una unidad a la que llamó el Gral. Liber Seregni al convocar a «los orientales honestos»

David Rabinovich

Comencemos por recordar el llamado «a sellar el Frente Popular Nacional» para «luchar por la constitución de un gobierno popular que restaure las libertades públicas, defienda la economía nacional contra los ataques del gran capital extranjero y levante el nivel de vida de las masas populares». Eso fue en el otoño de 1936, en Cerro Largo, contra la dictadura de Gabriel Terra.
En las elecciones del 27 de marzo de 1938 Comunistas y Socialistas votan unidos bajo el lema «Partido Por las Libertades Públicas». El doctor Emilio Frugoni fue el candidato presidencial.
El 25 de julio de 1938 tuvo lugar un gran mitin con la consigna «Por Nueva Constitución y Leyes Democráticas». Fue convocado por el Batllismo, el Nacionalismo Independiente y el Partido Socialista, opositores al gobierno de Baldomir, estrecho colaborador de Terra.
La 2da. Guerra Mundial y sus múltiples repercusiones políticas, económicas y sociales, determinan una suerte de intervalo para aquellas ideas que se esbozaran en los años ’30.

En los sesenta
El 28 de junio de 1962 se crea la Unión Popular. Un acuerdo del Partido Socialista con Enrique Erro, ex ministro del Partido Nacional durante 1959. «Se trata de constituir un vasto movimiento antioligárquico, antiimperialista, de raigambre nacional y popular que abra al país nuevas perspectivas de recuperación y que postule y realice la transformación de las estructuras económicas y sociales.»
Poco después, el 15 de julio de 1962, se funda el Frente Izquierda de Liberación (FIdeL) que preside Luís Pedro Bonavita. «Partidos y grupos políticos que hemos venido luchando por la unidad de izquierdas sin exclusiones, resolvemos dar por constituido un frente de acción política, integrado por los participantes, que deje abierto el camino para la incorporación de todas las fuerzas de izquierda, objetivo por el que luchamos y seguiremos luchando; y acordamos apoyar un lema accidental para las elecciones de noviembre de 1962.» El Fidel estaba orientado por el Partido Comunista.
Las dificultades para integrar un frente único, en aquellos años, giraban entre otras razones en las distintas visiones que había en la izquierda sobre la Unión Soviética.
En las elecciones de 1962 el Frente Izquierda  de Liberación logró 40.886 votos y la Unión Popular 27.041.
En 1965, organizaciones sindicales y populares convocan al Congreso del Pueblo «cuya iniciativa está abierta a todas las fuerzas sindicales, campesinas, culturales, sociales y populares, que facilite el diálogo en la búsqueda de acuerdos y ponga en marcha de manera conjunta esa fuerza multitudinaria que integra la inmensa mayoría del país». En agosto, 1.376 delegados que representaban 707 organizaciones obreras y populares, se reúnen en el Congreso del Pueblo para discutir: 1) Elaboración, discusión y aprobación del Programa de Soluciones para la crisis; 2) Plan de lucha para hacer realidad dicho programa; y 3) Designación de organismos permanentes del Congreso del Pueblo.
En 1966, a fines de setiembre, tiene lugar el Congreso de Unificación Sindical y la creación de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT). La presidencia será ejercida por José D’Elía. Intervienen delegados representantes de 436 organizaciones. El Congreso aprueba la Declaración de Principios, el Programa y el Estatuto de la nueva central y elige su Mesa representativa.
El 17 de setiembre de 1965 se constituye la Mesa por la Unidad del Pueblo integrada por el FIdeL, el Partido Socialista, dirigentes sindicales, universitarios y personalidades independientes. Allí estuvieron: el doctor José Pedro Cardoso, Luis Pedro Bonavita, Héctor Rodríguez y el pedagogo y periodista Julio Castro.
Hay que recordar, retrocediendo unos años, que el 25 de febrero de 1962 se funda el Partido Demócrata Cristiano, surgido de la Unión Cívica (1912). Ese año, el PDC con Juan Vicente Chiarino como candidato, logra 35.703 votos. El 7 de mayo de 1962 se crea también el  movimiento «Por el Gobierno del Pueblo» (Lista 99) dentro del Partido Colorado. Estas dos corrientes políticas firmaron el Manifiesto del «Frente del Pueblo» el 8 de enero de 1971, convocando a la constitución del Frente Amplio.
En las elecciones de 1966 el FIdeL reúne 69.750 votos, el Partido Socialista y el Movimiento Socialista separados, no logran representación parlamentaria. Tampoco la Unión Popular. El Partido Demócrata Cristiano consigue 37.219 votos.
Gana el Partido Colorado (Oscar Gestido) después de dos periodos de gobiernos blancos y se aprueba la presidencialista «Reforma Naranja».
En 1958 un factor decisivo para la victoria blanca fue la alianza entre Luis Alberto de Herrera y Benito Nardone de la Liga Federal de Acción Ruralista. En 1960, cuando ejercía la presidencia Benito Nardone, el ministro de Economía contador Juan Eduardo Azzini firmó la primera Carta de Intención con el Fondo Monetario Internacional. En el gobierno nacionalista hubo durísima represión sindical, con Medidas Prontas de Seguridad para enfrentar a los trabajadores.
El 6 de diciembre de 1967 muere Gestido y le sucede Jorge Pacheco Areco. El 12 resuelve la disolución, del Partido Socialista y del Movimiento Revolucionario Oriental, el retiro de sus personerías jurídicas y la clausura de los órganos de prensa «Época» y «El Sol».
El 13 de junio de 1968 Pacheco comienza a gobernar sistemáticamente con Medidas Prontas de Seguridad.
Problemas institucionales, crisis económica y fuerte polarización política. La represión cobra sus primeras víctimas: Líber Arce, herido de bala por la policía el 12 de agosto, morirá dos días después. El 20 de setiembre, durante una movilización estudiantil, son asesinados Susana Pintos y Hugo de los Santos.
Las direcciones del Fidel, el PDC, el Partido Comunista, la 99 y el Movimiento Blanco Popular y Progresista de Francisco Rodríguez Camusso), conforman el «Grupo de los Cinco». Es diálogo será importante para la concreción del Frente Amplio.
El Movimiento Blanco Popular y Progresista había sido fundado por Rodríguez Camusso el 10 de setiembre de 1969. La fecha tiene una significación especial: en 1815 Artigas firmó su Reglamento de Tierras y en 1904, cayó en Masoller Aparicio Saravia.
El Partido Socialista, clandestino desde 1967, no integraba el «Grupo de los Cinco». Su actuación en la clandestinidad se prolongó hasta diciembre de 1970. De todas formas, realiza un Congreso clandestino con la consigna «Sin tregua y con lucha», en el que ratificará su apoyo a la formación del Frente Amplio.
El 7 de Octubre de 1970 el PS emite una declaración en la que estima «indispensable la concertación de un acuerdo sin exclusiones, entre todas las fuerzas políticas del país que se opongan a la conducta antipopular y antinacional del actual gobierno con vistas a establecer un programa destinado a superar la crisis estructural que el país padece, restituirle su destino de nación independiente y reintegrar al pueblo la plenitud del ejercicio de las libertades individuales y sindicales».
«Que la concertación de tal acuerdo surge como prerrequisito indispensable para enfrentar cualquier instancia electoral y solamente su existencia y el puntual acatamiento a sus bases programáticas y organizativas, abrirán realmente alternativas de poder a las fuerzas populares…»
«… que es su decidida voluntad colaborar con los esfuerzos tendientes a lograr el instrumento político adecuado.»

Los años ‘70
En Chile, en 1970 la Unidad Popular llevó al doctor Salvador Allende, a la presidencia.
La Lista 99, liderada por Zelmar Michelini, resuelve, en diciembre de 1970, desvincularse del Partido Colorado: «las orientaciones ideológicas de la «99» son incompatibles con la filosofía y las prácticas políticas y policíacas del actual gobierno (Jorge Pacheco Areco) y con las fuerzas que directa o indirectamente le respalden» y «que es firme y decidida aspiración del Congreso Nacional la constitución de un Frente político amplio, que signifique la conjunción de las fuerzas populares…»
En esos días, Francisco Rodríguez Camusso se aparta del Partido Nacional y condena «la actitud complaciente de los sectores del Partido Nacional que reiteradamente han permitido a la oligarquía cometer sus atropellos». Declara «que los fundamentos ideológicos del Movimiento no pueden ser expresados a través del lema Partido Nacional…»
El 23 de diciembre, desde la clandestinidad y luego de una discusión interna, el Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros) emite un comunicado de siete puntos donde define su ‘apoyo crítico’ al Frente Amplio. «Mantenemos nuestras diferencias de métodos con las organizaciones que forman el Frente y con la valoración táctica del evidente objetivo inmediato del mismo: las elecciones.»
El 8 de enero de 1971 ‘la 99’ y el PDC, suscriben un acuerdo político: forman el «Frente del Pueblo» y realizan «una formal invitación al diálogo entre todas las fuerzas que aspiran construir un Frente Amplio para arrancar al país de la crisis, de la dependencia externa y de la prepotencia oligárquica».
El Frente del Pueblo «invita a la reunión a realizarse el 5 de febrero con la finalidad de ajustar las bases para la constitución del Frente Amplio».
El proceso de confluencia hacia el acuerdo es vertiginoso, pero consecuencia lógica de un muy largo proceso social.
En un informe al Comité Nacional del Fidel se lee: «El compromiso que contraemos al integrar el Frente Amplio no es un compromiso electoral; las elecciones sólo son una instancia para que el pueblo acuda al poder, una oportunidad de lucha por una auténtica liberación, y por eso tendremos que organizarnos para librarla en las mejores condiciones. Pero sólo son una etapa en la dura jornada de abrir el camino. La lucha no empieza ni termina allí. La lucha ya ha empezado, las etapas a lo largo del año irán cobrando intensidad, pero la marcha ya iniciada no se detiene el último domingo de noviembre».

Cuestión de ideas

«Constituido formalmente el 5 de febrero de 1971, el Frente Amplio es una fuerza política de cambio y justicia social, creación histórica permanente del pueblo uruguayo, de concepción nacional, progresista, democrática, popular, antioligárquica y  antiimperialista.»
El Partido Socialista fundado el 12 de diciembre de 1910 y el Partido Comunista surgido el 21 de setiembre de 1920 constituyen, como partidos de ideas ajenos a los partidos tradicionales, la columna vertebral de los dos frentes populares de los años sesenta. Pero sin el aporte de las corrientes progresistas del PDC y de sectores de los partidos tradicionales no puede comprenderse al Frente Amplio en toda su dimensión. A las distintas vertientes ideológicas se suman personas, orientales honestos y solidarios que aportaron el caracter de movimiento del Frente.
El presente entraña un fuerte y a veces doloroso compromiso, con ese pasado que intentamos reseñar lo más brevemente posible.


Apuntes para una discusión

Escribe: Mariano Tucci
Partido Colorado

Los actores políticos de todos los partidos comienzan a discutir estrategias que permitan reagrupar ciudadanos con perfiles afines, y enfrentar esos conglomerados que podrían consolidarse en los próximos cinco años.
La discusión tiene sus raíces en el año 2000 aquí en nuestro departamento, pero los acuerdos y alianzas electorales son tan viejos como la historia misma;  si no pregúntenle al dictador Terra con quién gobernó en sus años mozos. Colorados y blancos gobernaron siempre juntos, porque siempre se necesitaron los votos en el Parlamento de una y otra colectividad para administrar los destinos del país en paz y con garantías, para que la gente pueda vivir con dignidad y del fruto de su trabajo.
Oportuno es destacar que si bien las alianzas fueron fructíferas, los referentes políticos supieron alimentar ese viejo refrán que da cuenta que «no es lo mismo juntos que entreverados». No es lo mismo, porque no representamos lo mismo.
Entonces me pregunto, quienes hoy tenemos la representación genuina de la ciudadanía en la orgánica de los partidos tradicionales, ¿debemos madurar la idea de alianzas extra partidarias para beneficiarnos electoralmente? (No lo creo así, si sucediera) ¿O tenemos que cambiar el sistema electoral para garantizarle a la ciudadanía y a los gobiernos electos, cauciones que les permitan administrar con solvencia política los asuntos públicos?
Luis Hierro me decía el pasado miércoles, que deberíamos pensar en un balotaje también a nivel departamental, eso, evidentemente, ayudaría a mantener las identidades políticas pero, fundamentalmente, daría más peso a la gestión del intendente electo, porque sería nominado por más del 50% de la población local.
Asimismo, todos nos quejamos de lo maratónico que es el ciclo electoral. Me gustaría discutir la eventualidad de eliminar las elecciones internas y habilitar la acumulación de listas a diputados. Juntar nuevamente las elecciones nacionales con las departamentales y habilitar como sugirió Luis, la segunda vuelta para elegir intendente.
Seguramente el Frente no quiera un debate sobre estos puntos; sabe que sería derrotado en muchos departamentos. Algunos colorados y algunos blancos creen que votando juntos se saca a la izquierda del gobierno (una lógica de razonamiento propio de izquierdas y derechas contraproducentes para el país).
Mi objeción sobre el punto es muy clara; el partido Colorado nace para defender las libertades ciudadanas y los valores republicanos que representan la columna vertebral de nuestro país. No trajinamos en la vida política para impedir el acceso al poder de otros partidos tan legítimos como el nuestro. No nacimos para codear al de al lado, emergimos para avalarles a ellos las condiciones necesarias para que compitan por el gobierno con las mayores garantías y controles y puedan llegar, si la gente así lo decide.
Si el Frente Amplio tiene que ganar, que gane. Si el partido Nacional tiene que ganar, que gane. El partido Colorado será gobierno cuando renueve y manifieste públicamente su vocación de gobierno y se presente ante el pueblo como alternativa y esperanza en los próximos años.
Eventuales alianzas y cambios en el sistema electoral vigente, serán temas que estarán en la mesa política de todos los partidos. Cada uno verá la conveniencia de los mismos. Nosotros cumplimos con manifestar nuestra opinión. Pensemos en cambios que tengan al elector como protagonista y no como rehén… Pensemos en los electores y no en los intereses de quienes quieren ser elegidos.

El control democrático

Algunos creen que si se repite suficiente cantidad de veces una afirmación, se vuelve realidad mas allá de la realidad misma y, si la realidad, empecinada, se niega a desaparecer, siempre es posible intentar el olvido.
En el período pasado de gobierno hubo disponibles cargos en organismos, empresas públicas y entes para la oposición. Fueron reservados durante años.
Una disculpa, la cantidad de cargos en el BROU, no la presencia en su directorio, que estaba disponible, fue motivo suficiente para negarle al gobierno ese aporte en toda la administración.
Está bien, ya fue. Ahora blancos, colorados e independientes se aprestan a controlar desde los directorios y algunos otros cargos de confianza la gestión del nuevo gobierno. Bienvenidos al mundo civilizado.
Corresponde elevar las miras, tender la mano generosa y hasta -increíble desmesura- creer que a ‘todos’ nos animan los mismos propósitos. Hay cosas políticamente correctas de las que es necesario ser devoto creyente. La renovación ha llegado a la política para quedarse. La modernidad es inexorable.
Pero en este marco de razonamiento, cabe preguntarse qué correlato hay respecto a estas prácticas en los gobiernos departamentales.
¿Cómo se ejerce el control sobre los intendentes y su gestión?
Las Juntas tienen mayorías oficialistas aseguradas; la oposición no ocupa ningún lugar ‘de confianza’ en las administraciones de ningún departamento y en alguno -San José por ejemplo- ni siquiera se responde lo que se pregunta al amparo de las leyes.
La construcción de la democracia sigue siendo, en muchos aspectos, materia pendiente.
D.R.

Los columnistas invitados

Pablo Cortés y Javier Gutiérrez comparten el ser jóvenes, frenteamplistas y estudiar ciencias políticas. Serán ediles en el próximo período, uno debuta y el otro repite.
Sus análisis de los resultados electorales fueron escritos con independencia, por lo que hay coincidencias y matices.
Estas visiones son parte de las muchas posibles para analizar las particularidades de nuestra comarca, lo que tiene de específico y en qué medida es parte de un Uruguay en proceso de cambios.

Análisis electoral (I)

La reforma constitucional que se realizó en 1996 para que la izquierda no llegue al gobierno nacional, fue la que permitió que la misma lo obtuviera.

Javier Gutiérrez
Edil (electo)

Comienzo con esta afirmación porque estoy convencido que fue la separación de las elecciones departamentales de las nacionales la que le permitió – entre otras cosas – ganar el gobierno nacional al Frente Amplio. Las fidelidades locales bloqueaban el voto a un partido en lo nacional porque la gente razonaba que «el favor» se lo debo a Juan. Justamente esa separación de las elecciones permitió que la ciudadanía pudiera distinguir claramente la diferencia entre esas dos elecciones y que la misma tuviese comportamientos diferentes según la etapa en la que se encuentre. Esa capacidad de adaptación de la ciudadanía a esas nuevas formas de votar, no la tuvo la dirigencia de la izquierda para comprender el proceso.
Antes de comenzar a analizar cuáles son las dificultades de la izquierda para comparecer en elecciones departamentales, analicemos los números surgidos de las últimos tres procesos electorales.
En las elecciones nacionales de 1999, en el departamento de San José se produjo un empate técnico entre los tres principales partidos: Partido Nacional 21.704 votos, Frente Amplio 19.990 votos y Partido Colorado 19.622 votos. En ese mismo período electoral, en las elecciones departamentales, la realidad fue muy distinta, obteniendo el Partido Nacional 45.296 votos, 12.767 el Frente Amplio y 3.934 el Partido Colorado.
En este período electoral comienza a suscitarse una tendencia que se consolidaría en las dos instancias electorales próximas: el Frente Amplio crece en lo nacional, pero pierde entre 7.000 y 8.000 votos en las elecciones departamentales.
Otro proceso que se consolidaría en las próximas dos instancias electorales está asociado al comportamiento de los votantes colorados. El acuerdo realizado por Zunino con el Partido Nacional no fue otra cosa que una buena lectura que hizo este dirigente colorado de lo que querían los votantes de ese Partido, debido a que sin la existencia de algún acuerdo el trasiego de votos colorados a los blancos se iba a dar de forma natural. En San José el electorado de los partidos tradicionales entendió bien la intención de la reforma constitucional y entendió aún mejor lo que algún dirigente tradicional llama «familias ideológicas».
Debemos recordar que en esta instancia el Partido Nacional y Colorado presentaron un escenario de candidatura múltiple, con una fuerte polarización entre los candidatos del Partido Nacional. El Frente Amplio compareció con candidatura única.
En el período que comprende octubre 2004 y mayo 2005 también se produce otro empate técnico en las elecciones nacionales, pero está vez entre el Partido Nacional (29.663 votos) y el Frente Amplio (29.277 votos), quedando relegado el Partido Colorado con tan solo 6.683 votos. Las elecciones departamentales de ese período electoral plantea un escenario muy similar al anterior, aunque el Frente Amplio crece en 10.000 votos con respecto a mayo del 2000, pero pierde 7.000 votos comparado a octubre de 2004. El FA pierde exactamente la misma cantidad de votos en mayo de 2000 y de 2004.
Por otro lado, el Partido Nacional consolida su crecimiento en lo Departamental, pero tiene una pérdida de casi 6.000 votos con respecto a mayo del 2000, siendo ésta la primera vez que el Partido Nacional disminuye su caudal electoral comparando otras instancias electorales de carácter departamental. En cambio el Partido Colorado pierde su representación en la Junta Departamental, quedando reducido a su mínima expresión. Aquí comienza a consolidarse lo que hacíamos referencia anteriormente respecto a la forma de votar por parte de los electores de los partidos tradicionales.
En esta instancia los tres partidos presentaron candidaturas múltiples a la Intendencia. En la misma se generaron instancias de polarización a la interna de los partidos pero sin ningún punto de comparación a la polarización que se presentó en mayo del 2000 dentro del PN. En este caso la polarización más importante se generó dentro del FA entre Sellanes y Cerdeña, pero dicha polarización respondía a saldar problemas internos generados dentro de la coalición de izquierda y no respondía a una lógica de estrategia de acumulación electoral, aunque tenía ribetes de diferencias de estrategias de acumulación en el plano de lo ideológico y/o de principios.
En octubre del 2009 el escenario es muy diferente. Por primera vez en la historia del Departamento, el Frente Amplio es mayoría, obteniendo 30.783 votos y sacándole al Partido Nacional (25.305) una diferencia de 5.478. El Partido Colorado obtiene 11.860 votos, mostrando una importante recuperación con respecto a las elecciones nacionales de 2004.
Aquí me quiero detener un momento porque el escenario parece ser muy diferente al del 2004 pero en realidad no lo es. Si nosotros hacemos el ejercicio de sumar los votos del Partido Colorado y del Partido Nacional nos da que en el 2004 obtuvieron 36.346 votos y que en el 2009 obtuvieron 37.165 votos. En esas dos instancias el Frente Amplio obtuvo en el eje de los 30.000 votos, por lo tanto se puede afirmar que el FA no fue el triunfador en las elecciones nacionales de octubre de 2009 en el Departamento de San José, sino que el gran ganador fue la recuperación del Partido Colorado, que posibilitó  el triunfo del FA en San José. Se consolida un escenario donde la izquierda mantiene su base electoral y donde los partidos tradicionales sumados también la mantienen.
En cuanto a las elecciones departamentales del 2010 se puede decir que es exactamente el mismo resultado que en las elecciones departamentales del 2005. El Partido Nacional obtiene 39.109 votos (482 votos menos que en el 2005), el Frente Amplio tiene 22.690 votos (332 votos más que en el 2005) y el Partido Colorado tiene 2.729 votos (855 votos más que en el 2005).
Esta elección marca un estancamiento del Partido Nacional y del Frente Amplio, pero para el primero esto es extremadamente positivo, debido a que revierte su tendencia a disminuir su caudal electoral en las elecciones departamentales, mientras que para la izquierda ese estancamiento es netamente negativo debido a que no mantiene el crecimiento que venía manifestándose en las últimas dos elecciones departamentales. El período electoral 2009 – 2010 es el primero en el que la izquierda no crece en el departamento de San José, lo que debe ser un motivo de gran preocupación para su dirigencia. El único ganador en estas elecciones es el Partido Colorado que recuperó una banca en la Junta Departamental y que en octubre mostró una importante recuperación.
Para la izquierda debe comenzar un proceso de análisis muy intenso, donde se deben discutir una serie de grandes desafíos a enfrentar. Los desafíos que yo visualizo para la izquierda son:
1)    Posicionarse frente a la ciudadanía como opción de gobierno departamental, haciendo entender a la ciudadanía que las políticas desarrolladas por la fuerza política a nivel nacional tienen su correlato en el departamento y que el «equipo» del FA en San José es el mismo que el equipo a nivel nacional;
2)    Intentar retener los votos de los ciudadanos que en octubre realizan la opción por el Frente Amplio y que en las elecciones departamentales optan por el PN;
3)    Encontrar un liderazgo electoral (candidato) que permita una conducción colectiva que respete el principio de la izquierda de liderazgos múltiples;
4)    Realizar una gestión eficiente en el Municipio de Ciudad del Plata, debido a que ésta es la primera experiencia de gobierno en el Departamento y va a servir de espejo de la gestión que puede realizar el FA en un posible gobierno departamental;
5)    Intentar romper la lógica que han impuesto los votantes de los partidos tradicionales de VOTAR JUNTOS. Este es el mayor desafío electoral que debe enfrentar el Frente Amplio.
El análisis de tres períodos electorales no se puede agotar en un pequeño artículo, requiere más profundidad y mayor nivel de análisis, pero la idea era comenzar un debate que no puede ni debe culminar aquí.

Análisis electoral (II)

A  nadie se le escapa –por distraído que sea- que la reforma de 1996 fue pensada por los partidos tradicionales para impedir la llegada al gobierno del FA y así detener la vertiginosa acumulación que la izquierda venia realizando en nuestro país.

Pablo Cortés
Edil (reelecto)

Podemos decir claramente que en primera instancia esta reforma cumplió con su objetivo impidiendo en 1999 que el FA se hiciera del gobierno nacional siendo la primera fuerza política del país y que solo obtuviera el Gobierno Departamental de  Montevideo. Luego vino la elección de 2004 y definitivamente el Gobierno Nacional quedo en manos de la izquierda y se triunfo en ocho Departamentos en las elecciones de mayo de 2005.
Ya en estas elecciones -2004-2005- se evidencia claramente que el electorado se comporta de manera distinta en las elecciones nacionales que en las departamentales. Mirando los números de aquel entonces vemos que en las elecciones nacionales de 2004 el PN obtuvo 29663 votos y el FA obtuvo 29277 votos, esto marca una diferencia de 386 votos en favor del PN. En las elecciones departamentales de 2005 el PN obtiene 39591 votos y el FA 22358, marcando una diferencia de 17233 votos.
Si pasamos a las recientes elecciones de octubre de 2009 y mayo de 2010 el comportamiento electoral se repite. El PN obtiene 24847 y el FA 30250 votos, esto marca una diferencia de 5403 a favor del FA–por primera vez en la historia-. Cuando pasamos a las elecciones departamentales de mayo de  2010 el escenario cambia de manera contundente nuevamente, el PN obtiene 39109 votos y el FA obtiene 22687 votos. Esto marca una diferencia de 16422 votos. Es decir que desde octubre de 2009 a mayo de 2010 el PN descontó la diferencia  de 5403 que tenia con el FA y además lo superó en 16422 votos.
Luego de los números la inevitable pregunta es ¿Qué explica este tan variable comportamiento electoral?
Lo primero a remarcar es lo que decíamos mas arriba, la ciudadanía comprendió perfectamente el concepto de separación de las elecciones nacionales de las departamentales. Esto implica que la ciudadanía sabe que los intereses que involucra como elector en una elección y otra son totalmente distintos.
En este sentido es notorio que el aparato clientelistico desarrollado durante varios años por el PN en nuestro departamento tiene un peso gravitante en las elecciones departamentales y esto se vincula directamente con los intereses que muchos electores priorizan en nuestro departamento. Este mismo aparato clientelistico que ha instaurado el miedo como modo de accionar político y que sostiene en gran parte el resultado electoral del PN.
Ahora, también deberíamos mirar «por casa» y ver que hacemos o mejor dicho que no hacemos para que esta situación se repita en nuestro Departamento.
Desde 1994 que tengo conciencia de militante del FA y cada vez que perdemos una elección departamental decimos lo mismo «vamos a trabajar desde ya para ganar la próxima elección departamental». Lo cierto es que esto nunca ha sucedido y en consecuencia se desencadena toda una serie de errores que luego se materializan en pobrísimos resultados electorales.
El primer gran error es pensar que con una campaña de dos meses le vamos a disputar una elección el PN en San José.
El segundo es pensar que la ciudadanía nos va a votar en lo departamental porque así lo hizo en lo nacional.
El tercero es pretender inventar un candidato en dos meses.
El cuarto es pensar que la gente nos vota solo porque escribimos un buen programa en un papel.
Esta serie de errores evidencia claramente que lo primero que debe proponerse el FA es generar un proyecto de izquierda en nuestro departamento, que es evidente que no existe. Para esto no alcanza con hacer un programa, hay que difundirlo y hay que buscar a los mejores comunicadores para hacerlo. Esto implica que el FA deberá en un futuro elegir mejor y con mucho mas tiempo a sus candidatos y de manera excluyente buscar compañeros que generen consensos lo mas amplios posibles y que no traigan «problemas de convivencia».
De esta manera nos convertiremos en una fuerza política creíble, con candidatos creíbles.