Historias municipales

José Miguel Sanabria es estudiante. Está desocupado. «Hasta hace un tiempo trabajé como guardavidas durante la temporada de verano. Comencé a trabajar cuando tenía 19 años. El curso lo hice cuando tenía 15, por la Intendencia de San José. Cuando cumplí 18 estuve en condiciones de entrar a trabajar. A los 19 me presenté y quedé».
Cuenta que empezó a trabajar en la piscina del Parque, donde estuvo dos temporadas. Luego pasó a Playa Pascual y después a  la Boca.
«Durante esos años no tuve ninguna baja; no tuve observaciones, no tuve faltas… Hasta ahí, todo bien. La última temporada me presenté a trabajar y no quedé… La respuesta que me dan a mí es que yo no trabajé la temporada anterior.»
José dio una prueba de suficiencia y admisión para trabajar este año, junto a otras personas. «El llamado es público para personas que hayan hecho el curso de guardavidas, preferentemente del departamento y del lugar donde se va a trabajar».
La antigüedad también pesa a la hora de elegir: «Yo tengo cinco años trabajados en forma continua y hay personas que entraron que no tienen antigüedad ninguna…»
«Voy a conocer el resultado de las pruebas, pido un listado para ver cómo quedó la cosa y no lo hay, hasta ahora no lo he visto. Se me dice,  no más, que el año pasado no trabajé y que perdí la antigüedad. Yo no conocí ningún informe sobre los resultados de la prueba…»
«A mí me ha tocado situaciones de rescate. En la piscina tuve varios rescates… Hay gente que no sabe que es honda, que se confía; hay gente que se cansa, que traga agua, que se asusta.»
«Nuestro trabajo es más que nada de prevención. Somos nosotros los que tenemos que acudir a salvar a quien se está ahogando, pero en una playa vos controlás más porque vas conociendo la playa, sabés y ves el peligro; en la piscina es distinto porque en cualquier momento sucede. Aunque también tenés formas de prevenir: cuando la persona entra vos vas viendo  la actitud que tiene, pero igual a veces sucede, por una broma, que alguien empuja a otro…».
«En una playa, uno, estando atento,  previene. Yo en la playa nunca tuve que rescatar a nadie, solamente una vez, un verano, pero fuera de mi área de trabajo».
José piensa que no es clara la forma de seleccionar a los guardavidas: «Se tiene que saber antes, qué puntos lleva cada parte de la prueba y tiene que haber un orden. Eso no está previamente establecido».
Al finalizar la nota, ya estaba el grabador apagado comentó que los contratos cambian todos los años su redacción. Parece curioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: