Desde Buenos Aires

Estimado David:
Muchas veces hemos hablado de nuestro país y de nosotros, sus habitantes. De los de adentro y de los de afuera. Todavía decimos ‘del interior’ a los que viven fuera de la capital y ahora tenemos otra denominación para los que viven o vivimos fuera de Uruguay. Esta nueva categoría de uruguayos, algunos exiliados, otros buscadores de bienestar y algunos amantes de la aventura tiene, para muchos, hasta un departamento propio, el veinte. Y esta nueva manera de ubicarnos en algún lado indica que no somos del interior ni de la capital, que nuestra capital es otra y que nuestro departamento de origen nos queda lejos. Por momentos esta ubicación casi virtual, nos homologa en un estatuto original, muy moderno. Tan moderno que al principio nos llenó de orgullo. Somos importantes, pensamos, tanto lo somos que el país decidió darnos un departamento que nos contenga, que nos haga sentir iguales. Porque no es lo mismo vivir como uruguayos en las islas Fidji que en Manhatan, ni en China que Barcelona. En cambio, siendo del departamento veinte, se logró la magia de hacernos a todos iguales. Y fue justicia, porque somos todos iguales. Los uruguayos que estamos fuera de Uruguay somos todos de la misma nación. Sólo que un pequeño detalle nos paraliza: somos pero no tanto. En muy pocas cosas nos favorece ese veinte. Todavía no se sabe bien sus propósitos desde el punto de vista de la integración nacional. Porque antes, pertenecer a la nación oriental era un ejercicio de presencia que ejercíamos votando cada pocos años por una renovación del gobierno como establece la Constitución. Pero ahora que somos todos iguales, si queremos demostrarlo ejerciendo el voto, tenemos que abandonar el departamento virtual porque para eso, no nos sirve. Para votar tenemos que hacernos presente dentro de fronteras porque nuestra integración en el veinte es para otra cosa. Sólo que todavía no nos han dicho para qué. Y te lo digo porque conozco tu sensibilidad y desearía ver que alguien se preocupa en darnos claridad sobre el departamento veinte y tal vez darle el contenido y el significado que como uruguayos, que no hemos renunciado a serlo, estamos mereciendo. Digo, porque ante cada elección, los candidatos viajan muchos kilómetros para pedirnos que tengamos la gentileza de venir a votarlos. Y nosotros lo hacemos, ya sabes, de corazón. Muchas gracias por la atención.

D.E.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: