Se acabó la tradición

Efectivamente los tiempos cambian. Desde que tengo memoria los docentes defendieron sus salarios y las condiciones de trabajo, así como el derecho de los alumnos a una buena educación pública, laica, gratuita y obligatoria. Claro que esto último, más allá del ciclo escolar, hasta donde fuera posible. Había un profundo compromiso social, una especial valoración del trabajo que se hacía… en los militantes sindicales, muy especialmente.
Antes también se hacían paros y huelgas. Recuerdo, por ejemplo, la que se hizo contra la ley Sanguinetti y el paro contra el golpe de estado, que en el liceo de San José se mantuvo hasta el último día con un altísimo grado de apoyo. Se perdían días de clase, se sufrían descuentos y muchos hasta perdimos el cargo. Dejar sin clases a los muchachos era la última y extrema medida ante situaciones y conflictos gravísimos. Llegamos a dar clases en las plazas. Y clases se dieron mucho tiempo en «el gallinero», donde ahora está la biblioteca.
Ayer, luego de casi un mes, estaba previsto comenzar las clases en el liceo de Playa Pascual.
Efectivamente los reclamos por la situación de ese centro estaban planteados desde hace tiempo y el conflicto estaba anunciado con anticipación.
Algunos problemas, como el estado de los pisos o la rampa, parecen problemas de gestión -responsabilidad de la dirección del liceo- que dispuso de rubros para solucionar eso y no lo hizo. No tuvo capacidad o voluntad, no sé.
Otros problemas que son producto de la falta de previsión e inversiones, datan de muchos años y ponerse al día requiere voluntad, recursos y compromiso de toda la pirámide funcional.
El gobierno de Tabaré Vázquez destinó muchos más recursos para la educación que en períodos anteriores. En la zona, la prioridad era abrir el liceo de Delta y se hizo.
Las carencias en Playa Pascual eran tan reales como notorias; como paliativo se instalaron aulas prefabricadas (no ‘contenedores’ como se afirmó con insistencia). No llegaron a tiempo, aunque la decisión fue tomada con antelación suficiente. Es cierto.
¿Había que mejorarlas desde el punto de vista del acondicionamiento térmico? Creo que sí. ¿Hay que proteger alumnos y profesores de la lluvia (cuando venga) Sin dudas.
¿Justificaba la situación las medidas gremiales que se tomaron? Es discutible.
Los profesores tienen derecho a hacer huelga y saben que se les descontará los días que no trabajen en su tarea específica.
Habrá que ver cómo se recuperan las horas perdidas y cómo se negocian los descuentos. Porque ese puede ser, dentro de pocos días, el motivo de otro paro.
Hay que respetar todos los derechos, muy especialmente el de los alumnos que necesitan clases, buenas clases. Y la primera lección que da un docente a sus alumnos es la de ser un buen trabajador.
Pero los tiempos han cambiado…
D.R.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: