La escuela, los maestros y otras yerbas…

OSVALDO LARREA, inspector departamental de Educación Primaria.

El año pasado, las seis escuelas de tiempo completo del departamento atendieron a un total de 1.222 niños, alrededor de un 12% del total de la población escolar de San José. Se entiende que cada centro poblado debería tener una escuela de tiempo completo auqnue en San José hay en la capital departamental, en Libertad y en Ciudad del Plata. No en Villa Rodríguez, Ecilda Paullier y Puntas de Valdez.
Sobre esta modalidad y sobre el problema de la falta de maestros, SAN JOSÉ HOY dialogó con el inspector departamental de Educación Primaria,
Osvaldo Larrea.

ESTELA SELLANES

En de San José funcionan seis escuelas de tiempo completo: Tres en la capital departamental (la 68, la 100 y la 103); una en Libertad (la 86) y dos en Ciudad del Plata (el jardín 111 y la escuela 118).
La modalidad de tiempo completo es una de las varias formas de organización de las distintas escuelas del país. Es de tiempo extendido y se califica como educación común con doble horario (ocho horas).
«Se entiende que tiempo completo es una realidad afincada en los problemas que presenta la sociedad, por lo tanto atiende mucho los temas de convivencia», explica el inspector departamental de Primaria, Osvaldo Larrea.
Los maestros, además de la formación normal de grado, tienen instancias de capacitación anuales.
En cuanto al horario extendido, el inspector señala: «Es un tiempo ganado, es un tiempo diferente, dado que el hecho de trabajar ocho horas también significa tener que cambiar modalidades, rutinas -en el sentido positivo de la palabra- y formas de organización».
En cuanto a los resultados a nivel departamental, la gran mayoría de las escuelas de tiempo completo (5 de las 6) tiene un notorio descenso de repetición en el quinquenio.
Los docentes tienen horas de coordinación. Esto significa que además del tiempo con los niños, disponen de media hora para trabajar coordinadamente y hacer un trabajo de unidad institucional que otras escuelas no tienen. «O sea que la modalidad de tiempo completo representa una mejora importante desde el punto de vista social, por la atención que se le brinda al niño y por las condiciones de aprendizaje».
Según el inspector,  se ha puesto mucho énfasis en la construcción de estas escuelas que son relativamente nuevas o han sido remodeladas y por tanto están en las mejores condiciones edilicias.
Señala que la relación escuela – comunidad en este tipo de escuelas es muy positiva: «Los maestros están conformes, los padres también, prefieren esta opción en la medida que sea posible».

La atención a los niños
En las escuelas de tiempo completo convive la formación de los maestros con la de los profesores especiales. Larrea explica: «no es lógico tener el doble de carga horaria para los maestros porque implica una saturación, al igual que para el niño, por eso el maestro comparte con otros profesores de otras especialidades su tiempo, y además comparte con los otros maestros, modalidades de taller…»
Hay maestros bilingües (profesores de inglés) en las distintas modalidades que ofrece el departamento, ya sea por contenidos curriculares o por inmersión; además en todas las escuelas hay profesores de educación física (se crearon 32 cargos en todo el departamento y la cifra tiende a incrementarse) y se procura la inclusión de educación musical como una forma de expresión artística. También hay profesores especiales de diferentes especialidades, por ejemplo de manualidades y danza. «Este plantel docente, más variado, más abundante y con distintas especialidades, significa que la escuela debe organizarse de una forma distinta para dar respuesta a esas ocho horas, entendidas como tiempo productivo de aprendizaje a través de otras vías…»

El costo para el Estado
Por ser escuelas de tiempo completo tienen un costo superior para el Estado que las escuelas comunes. Un maestro con un régimen de 40 horas no cobra lo mismo que un maestro de 20 horas, naturalmente. Entonces, cuando se habla de crear más escuelas de tiempo completo, también se hace referencia a la necesidad de destinar un presupuesto mayor a esta modalidad.
«¿Es necesario crear más escuelas de tiempo completo en San José?», preguntamos a Larrea. «Creería que sí, pero es una opinión», respondió. «Es una mejor respuesta, socialmente más acorde a una sociedad compleja”. “La creación de escuelas -por eso es que ha sido un tanto lento el crecimiento- implica grandes cambios estructurales, porque a veces no solamente con cambiar el tiempo estamos cambiando la organización de la escuela si no se tiene las realidades de aula necesarias, por eso se es muy cuidadoso en que las escuelas tengan los locales adecuados para su funcionamiento”.
«Todo proceso de construcción tiene un costo: es acompañar lo que llamaríamos una estructura de agregación de la modalidad, con la creación de las condiciones físicas de aprendizaje necesarias».
“Sin duda (la modalidad de tiempo completo) es la mejor.”, afirma Larrea.
El inspector de Primaria sostiene que lo ideal es que cada centro poblado del departamento tenga esta modalidad. Actualmente, hay en la capital departamental, en Libertad y en Ciudad del Plata, pero por ejemplo zonas como Villa Rodríguez, Ecilda Paullier y Puntas de Valdez no las tienen todavía.

La falta de maestros
Cubrir un cargo de maestro de tiempo completo (40 horas) es muy difícil, dice Larrea. «El número de maestros no es suficiente en el departamento para cubrir las necesidades del organismo… En la próxima elección de horas (la nota fue realizada la semana anterior a semana de carnaval) hay una enormidad de cargos y tengo temor de que no se cubran todos». Agrega que «los egresados del Instituto tampoco son un número tan importante quizá para cubrir en primera instancia todos los cargos» y que además «a lo largo del año hay un tema de licencias y demás que se genera siempre». Este año hubo dificultades para proveer algunas licencias, sobre todo en la modalidad de tiempo completo. En estas circunstancias muchas veces se hace necesario buscar maestros de otros departamentos.
En el departamento hay aproximadamente 700 maestros. En cuanto a la matrícula, el organismo intentó bajar la relación alumno – maestro (la cifra óptima es de un maestro para 25 alumnos), por lo tanto se requiere más maestros. Además la obligatoriedad ahora es a partir de los cuatro años. A su vez, el ritmo de egreso de los estudiantes del Instituto de Formación Docente «no ha aumentado sino que ha decrecido».
En cuanto a las causas de este problema, Larrea reflexiona: «Indudablemente que la oferta educativa de maestro en algún momento era muy interesante; hoy por hoy, con la cantidad de ofertas formales y no formales, a veces se prefiere otro tipo de cosas… Yo trabajo en el Instituto y a nivel de percepción -meramente personal- ha habido un desplazamiento de la matrícula por ejemplo de Magisterio a Profesorado, por tener otra modalidad de trabajo, como la semi presencial. Esos son algunos aspectos que podrían estar influyendo». Además, un maestro que se recibe no necesariamente trabaja en Primaria, «a veces termina trabajando en otros organismos públicos o en otras actividades». También está el tema de los ceses: «en la relación ingreso – egreso, es mayor la del egreso que la del ingreso; eso significa que en algunos momentos se dan problemas para la cobertura de cargos…»
El sueldo mínimo para un maestro de primer grado urbano, con 20 horas, que recién empieza a trabajar, es de $6.449 (sin beneficios sociales). En relación a lo que cobraba un maestro de iguales condiciones hace cinco años, «ha habido importantes incrementos; ha habido recuperación salarial…» Claro, explica, Larrea, «el valor absoluto, considerado con otros salarios, puede ser menor que el que se ofrece en otros organismos, por eso a veces se da esa fuga de formaciones, con estudiantes de Magisterio que egresan y no trabajan en Primaria».

¿Municipalización de las escuelas?
Consultado sobre qué piensa de la municipalización de las escuelas, experiencia que de hecho ocurre en otros países de América Latina, Larrea dice: «por el momento es una idea; la Ley de Educación establece otras formas, pero lo que está vigente no habla de municipalización. Habla de consejos de participación, de organismos colegiados de conducción, de autonomía… De hecho el sistema educativo es uno; en un país relativamente pequeño como el nuestro, no sé hasta qué punto una fragmentación podría ser positiva; sé que en otros países quizá sea necesario, por su extensión… pero son realidades geográficas distintas y realidades tecnológicas diferentes…»
Si bien no se ha reglamentado, la ley de Educación prevé la existencia de consejos de participación, esto quiere decir que en las escuelas no solamente estarían participando maestros sino también la comunidad. Si bien hoy la participación existe, por ejemplo a través de las comisiones de fomento, es un tipo de  participación meramente colaborativa; estos consejos de participación son más ambiciosos y en algunos casos incluyen hasta la toma de decisiones…
«Es un cambio para el docente, para su concepción de la escuela como una institución más bien cerrada (…)  y también para los padres, (…) que van a tener que entender que son parte de una institución y van a tener que tener otra mirada con relación a la institución educativa».

La educación y los males de la sociedad
Muchas veces se tiende a culpar a la educación por todos los males de la sociedad, pero por otra parte se piensa en la educación como la única salida posible. Consultado sobre este aspecto, Larrea reflexiona: «Pareciera que hay un doble discurso, porque por ahí uno escucha ‘ineficiente el sistema tema educativo’, ‘gastos’, y sin embargo cuando todo el mundo pretende hacer algo, ¿a dónde recurre inevitablemente? A las instituciones educativas. Pienso que eso significa que hay valores en la institución educativa, pero de ahí a decir que el sistema es ineficaz, no me animaría a opinarlo. Que el sistema quizá deba mejorar y tener ofertas más productivas o más vinculadas con otra cosa, es un aspecto y un horizonte que nos marcaría cosas a mejorar…»
A su vez, según Larrea hay dos miradas que coexisten: «una desde lo internacional, en que se masifica y se tienen estándares y patrones de medición a los cuales llegás o no llegás; pero nuestras escuelas hoy por hoy están trabajando con la diversidad, que es natural y propia de toda sociedad», por lo tanto el aprendizaje depende de las sociedades y se necesita una mirada personal y propia de cada niño. «Sin embargo, cuando se hace una medida internacional, se toma un estándar, que no necesariamente es el de la propuesta que contempla una propuesta diversificable y atendible de todas las realidades; ahí quizá los números no den. Creo que a nivel docente, en el departamento y en todo el país, hay los máximos esfuerzos para darle a cada niño lo que corresponde, a partir de que todo niño es capaz de aprender más allá de las limitaciones que pudiere tener, y de hecho la escuela es inclusiva e integradora… Atiende las realidades particulares, con equipos multidisciplinarios… Entonces me parece una situación bastante paradojal decir que en algunas cosas es ineficiente el sistema educativo cuando uno es consciente del esfuerzo que se realiza por parte de los maestros en el momento de ajustar la propuesta a cada niño, y que luego toda las cosas recalen en la escuela…»

Larrea destaca los valores del sistema: “de hecho el Magisterio Nacional está en formación continua… Nuestro país es una avanzada en aspectos de mejoras tecnológicas que hoy se están dando, de mejoras programáticas, edilicias y de relaciones de alumno – aprendizaje… Hay importante esfuerzos del sistema para dar la respuesta debida…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: