Contrapunto

Las cosas bien hechas no deben cambiarse, deben potenciarse

  La mayor obra social que se ha realizado desde 1985 a la    fecha, la ha hecho la población de San José.
A través de la gestión municipal, se han generado las  condiciones necesarias para que la gente de campo, se quede en el campo. De esta manera hemos logrado que nuestro departamento sea el mayor productor del país y el que posee el más alto índice de población rural.
El desarrollo de micro y pequeños emprendimientos que llevan adelante centenares de familias en el interior de San José, ha minimizado la emigración a las ciudades y este elemento junto a la captación de nuevas inversiones han sido determinantes para que el nuestro sea uno de los departamentos con menor índice de desocupación, ubicándonos en el tercer lugar.
La gestión municipal ha tenido mucho que ver en esta realidad, debido a una política de desarrollo que ha logrado que las empresas que existían,
crecieran, propiciando además, la llegada de 35 emprendimientos de grandes superficies, que desde 1985 se han instalado y han ido consolidándose. Con ese mismo perfil de captación de inversiones hay cuatro nuevas empresas iniciando sus obras con inversiones superiores a los 30 millones de dólares.
En todos los rincones del país, se reconoce a la Intendencia de San José como la mejor administrada. Nosotros destinamos más de la mitad de lo recaudado por tributos municipales a obras y servicios. Los habitantes de ciudades y centros poblados disfrutan gracias a ello de mayor confort.
Estos números, esta realidad, han sido posibles gracias a la acción conjunta de toda la ciudadanía, más allá de sectores y partidos políticos.
Juan Chiruchi dejó la Intendencia después de haber sido electo cuatro veces, con un índice de aprobación del 67% que según la encuestadora Equipos Mori supera en 11 puntos la media nacional. Esto habla de que acá las cosas se han hecho bien, muy bien; y para nosotros las cosas bien hechas no deben cambiarse, deben potenciarse.
Entre esas cosas, está el acuerdo que hace diez años llevaron adelante Juan Chiruchi y Francisco Zunino, siendo en su momento los máximos dirigentes del Partido Nacional y Partido Colorado en San José. A ese acuerdo luego se sumaron otros dirigentes colorados y ese contrato se reeditó en las últimas elecciones departamentales.
Ese mismo compromiso asumí yo, José Luis Falero, junto a Francisco Zunino, y  a los dirigentes, militantes y adherentes que acompañan esta propuesta.
En esta oportunidad, con la presencia del escritor Carlos Maggi, el ex ministro del Interior, y ex candidato a la Presidencia Guillermo Stirling, Rodolfo Sienra Roosen, Juan Martín Posadas y dirigentes departamentales de ambos partidos, renovamos el acuerdo en un acto celebrado en el Palacio Legislativo, máximo exponente del compromiso de nuestra ciudadanía con las normas que nos rigen.
El éxito de esa postura, está a la vista; y es ese éxito el que nos permite hoy pensar un futuro gobierno desde esta realidad; una realidad que nos va a permitir construir propuestas que atiendan otras necesidades y que den respuestas a otras expectativas, a esas que los josefinos ya han ido planteando dentro del programa SUMATE.
También dará respuesta a las expectativas de los ciudadanos del Partido Colorado que se vayan sumando a esta idea, a este proyecto, que sigue abierto para recibir buena gente, con buenas ideas.

Agencia de la familia

Sin duda, el tema familiar siempre fue la preocupación en todos los sectores de la población y hoy más aún, ante la pérdida de valores y la desintegración que esta Institución sufre, base de toda la sociedad.

Es por esta razón que proponemos la creación de una Agencia de la Familia, a través de la cual la Intendencia puede contribuir fuertemente en la recuperación y reconstitución de este núcleo social al que lo afectan muchos problemas que por sí solas no pueden enfrentar.
Lo vertiginoso de los cambios las ha superado y es necesario proponer un remodelamiento a través de una labor de asistencia de todos los agentes sociales. El Municipio debe ser el motor fundamental y ocupar ese lugar vacío.
Hay temas centrales que debemos abordar cuando pensamos en la familia y lo primero que viene a mi mente son los niños, créanme, por mi profesión sé perfectamente los cambios que la llegada al mundo de ese pequeñito produce en el núcleo familiar, pasan a ser, como es lógico y natural, el centro de atención alrededor del cual gira todo el entorno familiar. ¿Está la pareja preparada? ¿Son capaces de asumir este rol y continuar siendo pareja? ¿Pasar a ser familia sin dejar de ser pareja? Muchos son los retos y es aquí en el inicio donde debemos estar para ayudar, es antes aún, preparando la llegada del bebé, lo que debe constituirse en un acto maravilloso y no una carga o un temor.
Debemos generar una política propia y de coordinación con otros servicios públicos y privados, que no solo abarque el cuidado de la infancia, sino también el embarazo asistido, educar para prevenir los embarazos no deseados, el embarazo adolescente, el cuidado de la embarazada en el cual el rol del padre es preponderante; no se debe excluir al padre, es un binomio, son dos los responsables.
En la Agencia de la Familia la pareja encontrará un equipo multidisciplinario que la guíe por las distintas etapas, tendrá su Asistente Social, su Partera, su Psicóloga, su Educadora para la salud, etc., cada cual con roles bien definidos.
No pretendemos ocupar los lugares de los Centros de Salud, pero sabemos de la desorientación que existe cuando recién se inicia esa etapa.  Algunas parejas cuentan con familias continentes que las guían por el proceso, otras no, a ellas apuntamos.
Pero la Agencia de la Familia debe estar también abierta para esa madre que ya lleva varios embarazos y que se le está complicando el aspecto socio-económico, debe encontrar una ayuda, un consejo, una dirección, debe buscar el espacio para ella y su pareja porque ambos son la base de la familia.
Nuestra propuesta en este sentido es amplia, no está dirigida a un espectro político de la sociedad, tampoco a un determinado nivel económico; nosotros deseamos que todos concurran, ya que sabemos que todos tienen dudas, preguntas, quisiéramos ser quienes los orienten, quienes los hagan transitar por ese proceso de fortalecimiento de lazos familiares con facilidad, buscando solucionar problemas, ya que esta es una de las funciones que toda intendencia debe llevar adelante, SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS DE SU GENTE.
Y ¿dónde comenzar? Para nosotros la familia es lo primero, si desde pequeñitos vemos a nuestros padres unidos, luchando por un bien común, si vemos que trabajan pero disponen de tiempo para nosotros, que buscan soluciones a nuestros problemas, que a través de la Agencia de la Familia podemos contar hasta con maestras de apoyo para nuestras dificultades de aprendizaje, si contamos con una psicóloga a la cual podemos contar nuestros problemas y buscar esas soluciones, si la Asistente Social le puede indicar a mis padres cómo ayudarnos económicamente, en fin ¿no les parece que seremos mejores personas? ¿No están de acuerdo en que la familia, sus valores, sus respetos, sus creencias son la base de la sociedad?
Este es uno de los puntos que quisiéramos que la Agencia de la Familia atendiese, pero sólo uno, espero poder seguirles contando en futuras entregas. Gracias por su atención.

El papel de un municipio

Pensar en políticas municipales es, según la clásica visión impuesta en nuestro San José, atender las necesidades en cuanto a infraestructuras básicas para la población del departamento.
Pongamos especial atención al párrafo anterior y tratemos de imprimirle el sello de lo que será un Gobierno municipal con el triunfo del Frente Amplio.
Lo primero que debemos reafirmar es que la gestión municipal, primero se piensa. Desde nuestro punto de vista, no podremos acometer la experiencia de gobernar San José para todas y todos los josefinos, si antes no planificamos cómo materializar ese crecimiento, que deberá ser diametralmente distinto al concepto de crecimiento sostenido en estos últimos 40 años.
Atender las necesidades no es solamente emprolijar de apuro caminos con balasto, intentar ordenar la disposición de los residuos o levantar obras faraónicas para muy pocos vecinos. Las necesidades pasan por la gente, y no por los ladrillos, bloques o chapas que esa gente deberá poseer. Una política que atienda las sensibilidades sociales de la comunidad, deberá integrar primordialmente las realidades de la población joven, vecinos y vecinas con capacidades diferentes, los adultos mayores y una decidida acción a favor de la mujer, abarcando todo el abanico de servicios que a estos grupos se les deberá brindar, en cuanto a cuidado de la salud, vivienda, accesibilidad al trabajo, seguridad alimentaria, recreación y socialización en ámbitos democráticos de participación.
Esas josefinas y josefinos deben saber que un Gobierno del Frente Amplio les asegura y les mejora los servicios básicos municipales, porque sin alumbrado, limpieza y caminería para todos y en todos los rincones del departamento, no hay política social realizable. Ya han dado muestra de ello los siete gobiernos municipales del interior, que a la par de llevar adelante sus promesas de un cambio social, no olvidaron nunca las funciones más elementales de un municipio.
Pero también deberán saber ese hombre y esa mujer de San José, que nos comprometeremos seriamente con una adecuada modernización de la gestión, donde todos y cada uno de los funcionarios municipales cumplirá la función para la que se le ha empleado, a raíz de una profunda reestructura funcional y salarial que se deberá realizar, teniendo como herramienta fundamental el futuro organigrama municipal.
La innovación será pilar básico de la modernización, apuntando a un desarrollo productivo en que pequeños y medianos empresarios, del campo y la ciudad, pequeños productores, comerciantes e industriales se vean estimulados no sólo en cuanto a la producción de bienes, sino fundamentalmente a asegurar canales de comercialización adecuados a través del impulso de una economía asociativa.
De esta forma estaremos logrando una definitiva reactivación económica, que no deberá pasar por la cantidad de dinero que tenga en caja el municipio, sino por el efectivo bienestar de su gente, por una mejora en la calidad de vida y un lanzamiento de San José como referente productivo, cultural, social de la región.
El papel del municipio deberá dimensionarse con la descentralización, producto de la cual todos los vecinos y vecinas de San José tendrán el Gobierno Local al alcance de su mano, independientemente de lo que voten. La figura de los Alcaldes y los Concejales acercarán el Gobierno a la gente, y daremos ese paso trascendental de transferencia de poder, materializado por el Presupuesto Participativo, verdadero cimbronazo que los gobiernos frenteamplistas imprimieron en la gestión municipal.
Todas estas son señas de identidad de un gobierno progresista, que un municipio debe llevar adelante con austeridad y transparencia, por aquello de un Gobierno honesto para un San José de primera.
Entendamos pues que para todos estos cambios sólo hay una herramienta posible, y esa es el Frente Amplio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: