Perfume de poder

DAVID RABINOVICH

Se discute, sobre la base del documento elaborado por una Comisión de Programa, la propuesta que el Frente Amplio presentará en San José. Los blancos están trabajando en su programa a partir de ‘consultas’ a la gente. Colorados, independientes y asambleístas, cada uno a su manera, harán otro tanto.

Objetivos, lineamientos y proyectos
Qué queremos para el futuro (objetivos) y cómo lo conseguimos (lineamientos) merece un amplio debate. Quienes asuman el gobierno local confeccionarán un presupuesto que -se supone- recoge esas orientaciones generales. El Presupuesto Municipal muestra con detalle qué se hará, cómo, cuándo, cuánto costará, de dónde saldrán los recursos, etc.
La gestión chiruchista destrozó la ‘institucionalidad’ (1) y el ‘capital social’ (2). Por eso, en San José, los programas alternativos contienen objetivos y lineamientos que tienen mucho que ver con fortalecer y democratizar el gobierno local. Si esa preocupación no está presente, factores de inercia impedirán hasta los naturales cambios que emergen de los ‘estilos personales’.
En otro plano es fundamental la defensa del Congreso de Intendentes como espacio válido de coordinación de políticas municipales. La autonomía municipal ha sido mal entendida y peor usada. Hay que considerar seriamente, por ejemplo, la inserción en el área metropolitana de la zona este y la relación con Colonia hacia el oeste. Es importante acompasar los proyectos locales a los nacionales, para que se potencien y no se obstruyan.

El Programa: asunto político y técnico

Los objetivos se definen desde un punto de vista eminentemente político, pero se instrumentan con un fuerte sustento técnico que debe estar presente en todo el proceso de elaboración de la propuesta.
«El nuevo San José deberá estar integrado en la región, respetando las grandes líneas que se han trazado en nuestro Programa Nacional de Gobierno: Productivo, Innovador, Social, Cultural y Democrático», dice el programa del FA.
Y cuando pasa a enumerar objetivos, destaca: los servicios básicos municipales (caminería, urbanización, iluminación, higiene).
En estos rubros me parece importante revisar las prioridades. Planificar la extensión de servicios básicos a quienes no los tienen o a zonas donde hay notorias deficiencias.
Propone realizar «una administración y una gestión transparente» y mantener un «combate sin tregua a todo tipo de corrupción». Para ello parece imprescindible realizar una severa auditoría de las gestiones anteriores.
Debería ser un objetivo importante instrumentar la nueva ley de descentralización, que crea las alcaldías. Es un tema institucional que tiene que ver con la voluntad de desarrollar ‘capital social’.
Se propone también «democratización de la información». Allí está el cumplimiento escrupuloso de la ley Nº 18.381. Para ello hay que revisar el sistema de archivos municipales y el funcionamiento de la página Web. Hay que publicar las resoluciones municipales en tiempo y forma. Todas las resoluciones. Hay que responder a los ediles y a los ciudadanos cuando preguntan al amparo de la ley.
Fomentar el desarrollo local es una de las formas de minimizar la desocupación. Hay que revisar los índices. Quizá tenemos un problema mayor en la calidad del empleo y en las capacidades de nuestra gente, que en las cifras de la desocupación.
Que exista «igualdad de oportunidades y se reduzca las diferencias sociales en un marco de combate a la exclusión y la marginación» es un objetivo compartible. Definir qué políticas sociales son las más adecuadas para nuestras realidades, es más complejo. Sin duda hay que «hacer de San José un departamento más sensible y solidario con los más desfavorecidos».
La próxima administración debería cumplir con la ley de ordenamiento territorial y hacer «un Plan de Ordenamiento Territorial, considerando los diferentes tipos de producción y de vida».
Las regiones consideradas como realidades socio-económicas no reconocen límites departamentales, por lo que el relacionamiento y la integración con los departamentos vecinos es un tema de primer orden.
El fortalecimiento del gobierno municipal requiere de una «Reestructura Municipal». «Que se instale la posibilidad de una carrera funcional exenta del favor político, garantizando derechos y oportunidades para todos por igual» es un ingrediente indispensable. Desconcentrar el poder es una opción política que tiene muchos desafíos.
Los cambios culturales necesarios para que todos asumamos el «cuidado y preservación del medio ambiente» como parte de nuestras responsabilidades, figura entre los objetivos importantes de cualquier gestión moderna. Para ello hay que preparar la estructura del gobierno local para cumplir sus obligaciones.
Hay que definir y será un elemento a tomar en cuenta, la creación y el papel de la Defensoría del Vecino, como una de las formas de desarrollar el reconocimiento efectivo de los derechos ciudadanos.

Desarrollo local endógeno

Es un tema central de todas las propuestas. Pero se discute poco qué atención, qué recursos se dispondrá para el desarrollo del área de la propiedad social, especialmente a partir del fomento del cooperativismo. En particular hay que revisar lo que corresponde al ámbito municipal.
La forma en que se definen grandes líneas de acción en Áreas de Desarrollo es otro elemento importante.
El FA propone cuatro dimensiones: la social, la territorial, lo económico y la gestión en recursos humanos. Cada una se desglosa en diferentes aspectos que merecen un análisis detallado.
Vaya como adelanto que parece oportuno revisar el concepto de Recursos Humanos. Cuando la gente y la naturaleza son consideradas meros ‘recursos’ se suele caer en prácticas ‘productivistas’, hoy muy cuestionadas por insostenibles, social y ambientalmente. Pero las palabras pueden traicionar el concepto.
En el área de las políticas sociales, el programa del FA señala correctamente su preocupación porque «La negativa de la actual administración de la Intendencia Municipal a introducir disposiciones de políticas sociales nacionales de acceso a necesidades básicas de la población, atenta contra los derechos del ciudadano».
Hay una larga lista de cosas para hacer o para hacer mejor. Comento alguna propuesta cuyo desarrollo me parece insuficiente:
Hay que realizar un nuevo catastro (nominal si la ley lo permite) para actualizar las contribuciones. Revisar la posibilidad de gravar los inmuebles urbanos teniendo en cuenta su uso (terrenos baldíos y casas desocupadas ¿pueden pagar una sobretasa?)
Con estos apuntes abordamos, sin pretensiones de agotar el tema, los primeros puntos de la propuesta frentista. En la medida que se conozcan otras, intentaré también aportar algún comentario.

* Considerada como las normas de convivencia y las formas de organización que se establecen en acuerdo con la sociedad, en el territorio de su aplicación.
** El Capital Social es considerado la variable que mide la colaboración social entre los diferentes grupos de un colectivo humano, y el uso individual de las oportunidades surgidas a partir de ello, a partir de tres fuentes principales: la confianza mutua, las normas efectivas y las redes sociales.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: