Latinoamérica progresista

“¿Dejaremos que se nos escape de las manos la primera oportunidad histórica a la que asistimos desde hace 200 años, desde la Independencia?”

MIRTANA LÓPEZ

El momento histórico,
para un socialista

Con un título abarcador, “La derrota de la concertación chilena”, el Senador Reinaldo Gargano analizó la situación de las derechas y las izquierdas en Latinoamérica, incluyendo Uruguay, claro. (La República 03/02/10)
“Esa derrota merece una reflexión científica de quienes elaboraron el ‘modelo chileno’. Que nos informen por qué ese modelo perdió frente a una derecha agresiva que quiere ir más allá y que nos digan qué es ese más allá”.
Hoy, Chile quiso «mantener y ensanchar la brecha entre ricos y pobres y retener en sus manos toda la riqueza estatal que la dictadura de Pinochet le robó al pueblo chileno. Esa fue la bandera más atractiva de Piñera para unirla. Es como si les hubiera dicho: no hablemos más de Pinochet y los asesinos y quedémonos con el botín». Así dice Gargano más adelante. Claro que también destaca que muchos pobres tienen que haber votado a Piñera, que un 20% de los jóvenes en edad de votar no se inscribió y que los de clase alta sí votaron. A través de tres interrogantes, que son tres hipótesis, indaga en esa deserción juvenil: “Por qué no se registraron? ¿Por indiferencia? ¿Por rechazo a la corrupción? ¿Por estar contra la política del “tanto me das, tanto te doy?”
“Toda la izquierda latinoamericana fue convocada por la derecha y sus medios a “aprender” de Chile y de la apertura de su economía y de las “libertades” y “ventajas” que Chile otorgaba al capital inversor (nacional y extranjero)”. Es tan exacto que todos nosotros, (los viejos socialistas, progresistas, comunistas, frentistas), hemos sufrido el embate de razonadores que comparando Chile con Uruguay se reían de la falta de modernidad que teníamos muchos izquierdistas uruguayos: en general era problema de vejez. Así, se nos daba a entender.
¿Qué se dirá ahora como interpretación de esta derrota y del avance de las derechas en Latinoamérica? La pobreza, la vivienda y la educación no fueron problemas bien resueltos en Chile. El Uruguay tiene que lograr mejorar esos males porque “sin duda se percibe a las fuerzas de derecha de América Latina y su aliado natural, pasar a la ofensiva en el discurso, reorganizar sus fuerzas e intentar frenar lo que para muchos asomaba como una esperanza: un proceso de integración con desarrollo económico, distribución del ingreso, un rol protagónico del Estado en la economía, en las infraestructuras, en la salud, en la educación”.
Los pueblos latinoamericanos expulsaron a las dictaduras que el Norte alimentaba. Por diversos caminos pero comparables sacrificios. Pudimos vivir el optimismo que estos avances nos trajeron. Sin embargo, no hemos sacado los réditos que aquellas victorias auguraban. «Era y es necesaria la integración. Mercosur, Unasur, ALBA, apuntaron y apuntan a una América distinta, capaz de sacar a sus pueblos de la pobreza, de unirse política y defensivamente para pesar en el mundo real».

Tres párrafos de reflexión

“En tiempos que la derecha ve derrumbarse el  modelo neoliberal, la izquierda latinoamericana no consigue dar los pasos irreversibles en los cambios. Parece existir la idea de que no hay que asustarla, que hay que mostrar moderación, buena gestión, finanzas equilibradas y no dar grandes golpes de timón. Mirando bien de no despertar al león del Norte”, dice luego, con reminiscencias de Martí.
“Y pienso que en la médula de estas actitudes hay consideraciones, puntos de vista o simplemente ideas que han roto subrepticiamente con el proyecto político, ideológico integracionista”.
“Se ha olvidado que el dueño del medio de producción es dueño de la riqueza que genera. Y aplaudimos más la inversión extranjera que el protagonismo de nuestros estados, a sabiendas de que habrá desarrollo si hay distribución justa y eliminación de las desigualdades. Sí, el mundo es muy complejo y no hay que parecer demasiado radicales. Aunque ser radical consista en ser social demócrata. Hay pues claudicaciones ideológicas que llevan a transar estrategias.”
Esta última reflexión podría ser inaugural de la muy necesaria controversia ideológica en las fuerzas de izquierda, en las fuerzas de la transformación hacia la justicia social. Para no dejar de ser lo que desde su nacimiento el Frente Amplio anuncia, la fuerza del cambio.

Un 10 de febrero de 2010

Dos hechos vinculados por su pasado, impactantes en el presente y generadores de futuro, ocurrieron el miércoles 10. La condena judicial definitiva para el dictador Bordaberry y la presentación ante posibles inversores -con todo su pasado a cuestas-, del Presidente electo José Mujica.

Se hizo justicia
: Juan María Bordaberry fue condenado como coautor de dos delitos de homicidio político -Fernando Miranda y Ubagesner Cháves Sosa-, por nueve delitos de desaparición forzada y por “atentado a la Constitución” -Golpe de Estado del 27/06/973-. Todos delitos de lesa humanidad. Se mencionan de 30 a 45 años de cárcel.

De Punta del Este al mundo: José Mujica en el Conrad con 1500 empresarios fue la sorpresa del verano puntaesteño: “Este es un pueblo que vale la pena. El trabajo necesita estabilidad e inversión, por lo que invito a apostar, a jugar al Uruguay.” “Nada más importante que un ambiente de convivencia. (…) tenemos nuestra utopía y se basa en la convivencia”.

Anuncios

One Response to Latinoamérica progresista

  1. Alberico says:

    todos sabemos la posición ideológica que tiene Petras, pero escribió unas cosas interesantes sobre la reunión empresarial del Conrad: ”
    Bueno, estos almuerzos son un pequeño costo que los empresarios van a pagar por las millonarias concesiones y exoneraciones de impuestos que van a recibir. Por cada dólar que van a gastar por un bife para el hospital, van a recibir cien billetes en exoneraciones y subvenciones para las exportaciones. Ese pequeño precio, es caridad, y el hecho de que tengan que buscar la caridad para construir un hospital es un pobre comentario sobre la falta de una política pública orientada hacia el mejoramiento del sistema de salud. Eso es un gran salto del Siglo XIX, incluso en los primeros años del siglo, donde los grandes latifundistas construyeron pequeñas clínicas para los peones y como en esa época no tenían políticas nacionales públicas el pueblo dependía de la caridad de los ricos. Pasado el tiempo con baches se introduce todo el sistema de salud pública financiado por el gobierno para que la gente no dependa de la buena voluntad de los ricos y podían sentir con mucho orgullo que dependían solamente de la iniciativa pública entonces Mujica está en la onda del Siglo XIX con este sistema de caridad y sumisión a los grandes ricos de nuestra época.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: