Buscar soluciones innovadoras

Walter De León es médico. Tiene dos especialidades: cardiólogo e intensivista (CTI) y a los 58 años está dispuesto a cambiar su vida drásticamente.
En octubre resultó electo diputado del FA y en mayo será uno de los candidatos
al sillón municipal.
En ningún caso piensa abandonar la medicina del todo. Sí tendrá que dejar las guardias en San José y el contrato que ganó por concurso en el CTI de Salto (ASSE). Pero piensa seguir atendiendo sus policlínicas, no quiere
abandonar a sus pacientes.
«La política es una changa… Pasa».

Walter De Léon

Entravista DAVID RABINOVICH

– ¿Cuánto hace que se te planteó la posibilidad de hacerte un lugar en la política, un mundo tan complicado y tan ingrato?
– Fue en las elecciones pasadas cuando un grupo de la Alianza Progresista vino a plantearme que fuera candidato, aunque yo les dije que era votante de la 609.

– ¿Empezaste votando al PDC?
– Sí. Siempre participé en política, aunque no soy un militante.

– El tema municipal hace tiempo que te atrae pero la idea de ser candidato surge mucho después…
– Razonaba sobre la línea del desarrollo local (endógeno), que es el enfoque para mejorar la calidad de vida de las personas y ubicar al departamento y al país en la sociedad global a partir del tema del Parque Tecnológico, que era una cosa más universitaria y puntual.

– ¿Qué pasó? ¿Comprobaste que sin el poder no podés hacer nada?
– Sí… Hablás y hablás y es muy difícil avanzar. Aún ahora que soy diputado electo veo que tengo mucho por hacer, negociar mucho esas ideas porque chocan contra lo que la gente piensa en general. Que un proyecto así no es para este lugar, que esto no se puede hacer, no estamos preparados, no tenemos gente. La forma de ser de los uruguayos.

– Si fueras Intendente, habría que armar un presupuesto municipal, en primer lugar con grandes objetivos…
– Lo primero de un presupuesto es que no tenga déficit, que tenga un equilibrio financiero. Los objetivos inicialmente están pautados por lo que se llama el ABC: alumbrado, basura y caminería. Pero hoy la Intendencia tiene otras funciones: ser agente de desarrollo junto al sector privado y junto a la academia, es decir la educación.
No trabajar sola sino con lo privado y la educación también. Hay que incorporar tecnología generada en el mismo territorio, no externa, sino como parte del territorio para poder insertarse en el mundo real.

– ¿Has pensado en un equipo de gobierno?
– Sí. Pero como formo parte de un colectivo, tengo que adaptarme. No soy sólo yo quien va a determinar el equipo sino mis aliados, tanto mis aliados como los que apoyan al compañero (Julio) Callorda; deberé privilegiar el consenso sobre el disenso para generar desarrollo. Gobernaré con todo el FA. No se puede dividir el departamento para generar desarrollo. El instrumento es el consenso.

– ¿Cómo ves el desafío de liderar en una estructura armada, muy centralizada en la figura del Intendente actual?
– En todos lados tenés que tener un enfoque gerencial, pero con calidad humana y estimular a las personas. Depende de tu habilidad para gestionar, no generar conflictos que inhiban el desarrollo de la empresa que lo es la Intendencia, una gran empresa pública. La persona tiene que sentir que se le respeta, se la estimula y se le valora. Cuando establezcas esas relaciones vas a salir adelante. Dar libertades, como dan actualmente las grandes empresas aún tecnológicas. Pero trabajar por objetivos y por metas, para poder evaluar los resultados. Utilizar un cuadro de mando integral, cosa que se ve mucho en el Management. Alguien que está piloteando un avión no puede volar a ciegas. Hay gestores que esperan hasta que aparezca el problema, si hay un problema de presupuesto o te falta material porque te lo están birlando en otro lugar… Así como el piloto del avión va viendo en los mandos porque los censores le avisan si está pasando determinada altura o velocidad, si adelante tiene tormenta, en la administración tenés también indicadores. A cualquier cambio tenés que buscarle una explicación o por errores o por ilicitudes. Actuar a tiempo, buscar la explicación a tiempo.
Otra cosa es el gobierno electrónico. Hacer más simple todos los trámites de las personas, que el Estado, en este caso la Intendencia, sea más amigable con el usuario.

– Finalizó, en Porto Alegre, el Décimo Foro Social Mundial. Un encuentro alternativo anual para pensar alternativas al capitalismo.

– El capitalismo no resuelve el problema del ser humano. Lo agudiza. Aporta el desarrollo científico tecnológico. Bueno, estamos en la vieja discusión si el socialismo viene después del capitalismo. En esta fase crea desempleo porque se basa en la economía de la escasez y la asignación de recursos según los intereses de la economía y no de acuerdo a las necesidades del ser humano.

– Eso, en una gestión municipal ¿se puede cambiar en algo?

– Sí. Por eso las políticas sociales son importantes. Nosotros los uruguayos ni siquiera estamos en pleno capitalismo. Estamos en una etapa previa al capitalismo. No tenemos ni un mercado de capitales.

– ¿Qué se hace? ¿Trabajar para un mejor capitalismo o empezar a plantear alternativas desde ya?
– Tenemos que plantear alternativas. Y también corregir cosas que no marcharon en el socialismo. Tampoco caer en el socialismo burocrático que no estimulaba al ser humano. Tenemos que ir a un socialismo del siglo XXI.

– ¿Eso del socialismo del S. XXI suena a…?
– ¿A chavismo? (se ríe)

– Por lo menos al Alba
– Lo del Alba es importante. Los modelos de desarrollo que han hecho para Latinoamérica son todos concentradores y excluyen porque tienen que ver con la extracción. El proyecto IIRSA tiene como base las vías de salida, de extracción. Es un enfoque del Banco Mundial; sacar los recursos naturales preparando las hidrovías en una visión geopolítica. Si bien no podemos ir totalmente contra eso, hoy en día el único beneficiado con eso sería Brasil.

-¿Qué hacemos con el relacionamiento de San José con el resto del área metropolitana?

– Tenemos que integrarnos, con una visión regional pero sin ser dependientes de Montevideo. Quien dice que porque estamos a 90 kilómetros de Montevideo no tenemos que tener universidades, por ejemplo, creo que está equivocado. En el mundo con esas distancias existen varios centros de estudio terciarios.

– Quizá porque son poblaciones más numerosas.
– Claro. Pero nosotros también tenemos que atraer gente. Hablamos de San José inteligente. Buscar soluciones con soluciones innovadoras, no alocadas sino apostar a cosas nuevas que sean viables, con una racionalidad fuerte. La base, tanto del capitalismo como la del socialismo dice que la característica de estas sociedades es la innovación. Tanto la innovación de productos como de procesos. Por eso la base de estas sociedades es el conocimiento, no tanto la acumulación de riquezas como en el pasado.
Por eso la educación es la bandera de la liberación nacional. La educación enfocada al desarrollo, que no tiene por qué formar el «hombre cuadrado». El arte, la cultura, son fundamentales en la formación general del ser humano. Por algo los grandes científicos terminan siendo grandes filósofos. Los trabajos de Einstein y su pensamiento siempre tienen un contenido filosófico muy profundo. Sin embargo, inicialmente, nosotros necesitamos aplicaciones prácticas para generar desarrollo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: