Contribución Rural: ¿un ajuste desmedido?

MARIANO ALBISTUR, vicepresidente de APL - San José.

El Poder Ejecutivo aprobó un aumento del 35% en la Contribución Inmobiliaria Rural y desató la protesta de varias
gremiales agropecuarias.
En San José, esta medida aún no ha sido evaluada por APL, dijo Mariano Albistur, vicepresidente de la gremial, a San José Hoy.

ALEJANDRA FUENTES

El 30 de diciembre del 2009 se decretó el ajuste de los valores reales de los inmuebles urbanos, suburbanos y rurales del país.
Ese ajuste, sobre el valor del año 2008, «significa un incremento del 60% si se toma en cuenta la baja del dólar durante los últimos meses», afirma un informe elaborado por el contador Jorge Dos Santos, especialista en liquidación de tributos rurales. (El Agro.com)
Albistur admitió que lo que sabe es por la Prensa: «Seguramente en la próxima reunión de Directiva (ayer) se tratará y es lo más probable que se haga estudiar por los idóneos en el tema». Como productor rural, tiene su opinión: «Ese 35% va en contra de todo lo que se habló en la campaña preelectoral de fomentar la producción del campo. Esto pega muy fuerte, especialmente en el productor chico. El de mayores recursos, el que paga impuesto a la renta, puede deducir estos impuestos del total de lo que tiene que pagar, pero los productores chicos no tenemos esa posibilidad, debemos pagar directamente».
Sobre la situación del sector, detalló: «Todavía para nosotros los valores de la leche no son suficientes para cubrir los costos en muchos casos. La gran mayoría está en el límite y además, arrastramos una deuda (por ración y semilla cuando la seca) que si bien tenemos dos años de gracia y tres para pagarla, es una deuda que hay que saldar (…) Aunque quiero aclarar que hubo apoyo de este gobierno, como nunca había habido».
Estima que de los socios de APL son, un 90%, pequeños productores y el 60% posee menos de 50 hectáreas. Albistur advierte que la exoneración por las primeras 50 hás. (Coneat 100) no la tienen todos. Hay que hacer los trámites, tener los papeles de la propiedad al día, y los predios arrendados pagan contribución por toda la extensión.
Este incremento del 35% fijado en pesos, significaría en dólares un incremento del 68%, que es la moneda con la que trabaja el campo, afirma El País (22/01/10).
En la Intergremial de Productores de Leche se hará un análisis profundo «… nuestros precios son en dólares. Si tenemos un 30 o 40% de producto que se vende en el mercado interno, tenemos un 60% o 70% en el mercado exterior. Mientras sea mayoría lo que sale, nuestro precio fundamental es el dólar y con su baja percibimos menos pesos por nuestros productos, al mismo tiempo que van subiendo las rentas, los sueldos, la luz y todo lo que sube, que no acompaña al precio del dólar», dice Albistur.
-¿Con este aumento paga más el que tiene más?
«No, pero rendirá a las arcas de las Intendencias. En definitiva el productor grande, que paga su impuesto a la renta, deduce este impuesto; así que por lo tanto no pagará más sino lo que corresponde de acuerdo a sus ganancias», respondió a SAN JOSÉ HOY.
El dirigente local añade que el mercado de tierras ha sido modificado fundamentalmente por la Agricultura, que ha contribuido a que el precio de la tierra se incremente notoriamente «… este sector se viene expandiendo rápidamente. Los agricultores se vienen de Argentina a arrendar campos y eso le da un valor a la tierra muy superior. Los lecheros, los ganaderos, estamos sujetos a los precios en dólares y en la medida que existe atraso cambiario, a nosotros se nos perjudica».
Había un fuerte desfasaje entre la evolución del valor del patrimonio gravado y los ajustes por IPC que se venían aplicando.
El aumento impacta, pero no refleja toda la valorización de la tierra en pocos años.
Albistur aporta: «Me parece que hay cosas que deben ir separadas. El precio de la tierra puede no ser real para lo que es la producción lechera. Un productor no puede pensar en comprar tierras a pagar con su producción. Puede comprar el productor grande y comprar fracciones chicas, las que sí podrá solventar con poca producción».

Justicia social, también en el campo
A su entender, una forma justa para que el hombre rural pague sus tributos -y confiesa volverse «algo idealista» al contestar- sería «en base a la rentabilidad de cada productor. En el caso de la Lechería sería bastante fácil, porque habría que revisar todos los costos y pagar en consecuencia. O de lo contrario, que se ajustara todo lo que es impuesto de acuerdo a lo que sube la materia prima de lo que produce ese productor».

Conversamos en la gremial. A la salida, tres obras de Albistur adornaban el salón central. «La del medio la pinté por el 90’, 92’, haciendo énfasis en los tributos. En ese tiempo el panorama era difícil para el productor. Teníamos poca rentabilidad, los tributos eran muchos y el pequeño productor no podía pagarlos y mantener su familia (…) Los hijos terminaban yéndose y el matrimonio, ya viejo, cuando ya no podía trabajar más vendía el campito y se mudaba a los cinturones de la ciudad».
– Con la realidad de hoy ¿podrías pintar el mismo cuadro?
«No,  desde hace tiempo se ve el interés por aplicar políticas que mantengan a la familia en el campo (…) Pintaría otro cuadro, con más esperanza, aunque todavía sin solución».


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: