La contribución de los rurales como pretexto

Desde hace 40 años he sido un duro crítico de las políticas municipales, en especial las que se refieren al desarrollo local.

Es que han sido más políticas de marketing que de desarrollo, donde la intención ha sido apoyar a la gran empresa, porque se la considera «locomotora» del crecimiento del departamento y a las políticas sociales como algo distinto, ajeno al proceso de desarrollo. Sin olvidar, por supuesto, lo que significa la gran empresa a la hora de la colecta de fondos electorales.
Las políticas sociales, disociadas entonces de su fundamental objetivo, han estado orientadas, en San José, por el más crudo clientelismo.
Mientras que las políticas nacionales del gobierno de la izquierda han tomado el fomento, la protección de la producción familiar, como un eje importante para el desarrollo local, en San José figura siempre como tema de primer orden… en el discurso. Pero a la hora de las acciones se entorpece, si es posible, su instrumentación, o se quita todo apoyo. Importaba más el fracaso del primer gobierno de izquierda.
Por otra parte, con el pretexto de una defensa a ultranza de las «autonomías» municipales se han desconocido varias leyes nacionales ¿Cómo se puede sostener que ahora, el chiruchismo teme desconocer la ley? Lo viene haciendo desde siempre y lo ha defendido en la Junta Departamental.
Además la bancada del Frente no ha mostrado intención de llevarlo a juicio político. Para referirme sólo a lo que mejor conozco, la IMSJ ha violentado de forma flagrante las disposiciones de la ley 18.381 (acceso a la información) y respecto a ese aspecto la oposición simplemente (como lo hicieron los medios locales) ha guardado prudente silencio.
Pero vamos al aumento de la Contribución Rural. Significa poco para los productores chicos porque no pagan mucho. Además hay un descuento para todos (18%) y un  sistema de exoneraciones para las primeras hectáreas de predios chicos, al que se han acogido un par de miles de productores josefinos en los últimos años.
El aumento son unos cuántos pesos sí, cuando se explota un predio grande. En ese caso se puede diferenciar dos situaciones: la empresa agropecuaria moderna y la explotación extensiva tradicional. Para aquella, dado el giro que tiene, el aumento del 8% carece de todo significado. Para los ineficientes, para los que tiran algunos bichos en el campo para que los cuiden uno o dos peones, la contribución rural pesa más. La rebaja planteada es desde el punto de vista económico y social, por lo menos inconveniente y los mecanismos para apoyar el desarrollo pasan por otras medidas, sin duda alguna.
La pretensión de «tratar a todos por igual» esconde la intención de beneficiar mucho al sector más pudiente y mucho menos, a quienes realmente lo necesitan.
Espero que con la plata que sobre de la Contribución Rural, por ejemplo, se compre la máquina de perforar pozos (compromiso incumplido) y se haga ese trabajo gratis para los pequeños productores familiares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: