Ecos del banderazo

Los sueños se agigantan.

Miles de personas se acercaron a portar la bandera gigante del FA que recorre el Uruguay. Miles de personas llevando 1.200 metros de tela tricolor. Un símbolo de alegría que dejó miles de anécdotas…
Contarlas todas sería imposible. Elegimos algunas vivencias para pintar parte de lo que se vivió ese día.

Dueños de la realidad
GERARDO VIÑA: «A mí me impactó el tema de la bandera, porque una movilización de este tipo es inédita en San José. (…) Nosotros los frentistas en general somos bastante críticos de las cosas que hacemos y yo en principio me resistía a la idea que en un momento manejó Pablo Urreta con el comando del Frente de mandar a hacer 4 mil banderas… Al final se mandaron a hacer acá en San José, a muy buen precio, las primeras 2 mil. La idea que se manejó, que después me pareció genial, era que aquel que quisiera pudiera comprar una bandera de tela a $50; pero que el que no tuviese $50 y tuviera $30 o $20, o aquel que no tuviese dinero, igual se iba a llevar la bandera.
(…) Caminando por calle Lavalleja, entre aquel gentío impresionante, vi que la gente con esa banderita en sus manos, sobre todo la gente de los barrios, ha encontrado una identidad colectiva. Todos con su banderita acompañando la bandera gigante… No es lo mismo participar en un acto político o en una movida con las manos vacías…
Cuando llegamos a calle Ciganda, yo venía en el medio de la bandera conversando con tres muchachos que habían llegado de Montevideo en el tren: dos muchachos y una muchacha. Me preguntaban cómo estaba la movida acá en San José; ellos sabían que acá los blancos ganaban hacía muchos años y tenían muy claro quién era el Intendente y cuál era la historia de Chiruchi en San José… Cuando llegamos a calle Colón, uno de ellos dice: ‘miren cómo llora aquel señor’. En el zaguán de su casa, recostado al marco de la puerta, de brazos cruzados, le corrían dos lagrimones. Yo les digo: ‘ese señor es Perico Peraza’. Y mientras caminábamos les conté la historia de Perico… Y anduvimos unos metros y el más grande de los muchachos se paró y me preguntó: ‘¿lo tomará a mal si vamos a darle un beso?’ Al contrario, les digo, y se dieron vuelta los tres y le dieron un abrazo y lo besaron y yo me quedé con la certeza de que Perico, el sábado a la tarde, tuvo su propia certeza de que también él va a ver en algún momento que San José va a ser frenteamplista.
(…) Creo que la gente en general ha ido perdiendo el miedo… La bandera y la pertenencia a un colectivo, le ha quitado el temor a manifestarse. Yo he visto funcionarios municipales con la bandera. Vi señoras y señores de todas las edades con una emoción que nos ha contagiado la gente joven…
Con el bombardeo permanente de los informativos, donde parece que todo lo malo que pasa en el mundo lo hacen los jóvenes, vi una cantidad de jóvenes con mucha sensibilidad y además deseosos de participar. Me pareció maravilloso. Creo que estamos en buen camino y que eso la gente lo percibe. Salvo, lamentablemente, quienes tienen responsabilidades políticas, que pretenden asustar, sin darse cuenta que la gente hoy más que nunca piensa y ha perdido todos los miedos. Hoy somos dueños de la realidad y siendo dueños de la realidad somos también dueños del futuro».

“Me hizo acordar a los tiempos de antes”
CÉSAR GUTIÉRREZ (47) es de Raigón; trabajó mucho tiempo en AFE y vivió la jornada de una manera muy especial, porque lo hizo volver al tren y revivir viejas historias: «la verdad que viví un momento que me hizo acordar a los tiempos de antes, cuando yo andaba en AFE. Al llegar a San José se me pararon los pelos de punta y se me puso la piel de gallina al ver todas esas personas esperando el tren. Recordé cuando la gente salía a esperar el tren en los pueblitos. Esa alegría en los rostros es imborrable…
Fue algo muy emocionante.
Cuando llegué, agarré una pancarta que decía San José frenteamplista y salí adelante; iba haciendo sonar el pito que usaba en AFE cuando trabajaba de guarda. Ver la gente, la alegría… es algo inexplicable.
Me llamó la atención la gente que no era del Frente que se unió con nosotros. Un montón de gente que no era de nuestro partido, que se unió e iba tan alegre como nosotros…”
Cuando llegamos a la Plaza 4 de Octubre, recogí la pancarta y me plegué a la bandera para dar la vuelta a la plaza. No se me va a olvidar jamás”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: