Mundos subsumidos

REALIDADES II

2

" ...esqueléticos ventanales..."

DANILO LAMENZA MAURI

Exordio.- La fútiles elucubraciones de un seudo notero de cine, arriesgan darse de bruces (de hecho, lo hacen) y anonadan al «coronista y guardia de corps» ad hoc en que hube de convertirme, cuando aquéllas se enfrentan con realidades que transcurren apenas a tres o cuatro cuadras del rigodón de peatonales en que se ha transformado el centro de San José. Procuraremos un esclarecimiento.

Locación y escenografías.- El intermitente lloro del cielo de una primavera atípica, ensaya su escala de gotas (que no de notas), sobre los sendos paraguas que portamos Alejandra y este grafómano acólito. Escasos minutos antes, el «Dire» de San José Hoy, célere piloto en su funcional y alba máquina rodante, nos ha dejado a las puertas del «Hospital Viejo», acera sur de la calle Batlle y Ordóñez (ex Ciudad de Astorga). Objetivo: tomar algunas notas gráficas y –de ser posible– entrevistar a algunos de los moradores («ocupas», diría un madrileño), que a título precario allí sientan sus muy reales y cuitadas humanidades. (Se ha tejido, al respecto, toda una trama que exagera ad nauseam la «mala fama» del lugar. Sombría aureola que resulta casi totalmente desvirtuada, a poco que –aventando timoratos prejuicios– se toma contacto con quienes habitan las vetustas instalaciones).

Secuencia 1.- Entreabierta, la gran reja de entrada libra el acceso al espacioso atrio frontal que precede la otrora señorial escalinata, hoy prácticamente desprovista de su marmórea cubierta. A un lado y otro, espesos mechones de malezas, cañas y arbustos ofician de recatado pendant a la ruinosa mampostería y aberturas.
La consabida demanda de permiso sólo es contestada por la furibunda ladra de heterogénea banda canina que pone prudencia a nuestros arrestos periodísticos, por lo que abandonamos el lugar y nos dirigimos a

Secuencia 2.- Esquina que forman las calles Carlos Larriera y Batlle y Ordóñez. Ángulo noreste del viejo edificio. Adosado a las paredes y construido con la precariedad que presta la asociación de materiales livianos, un modesto porche protege contra las inclemencias esteñas. Completa los atributos prediales, artesanal cerca hecha de cañas «tacuara», alambre y restos de costaneros.
Nueva llamada y similar respuesta que en el caso anterior. Sólo que ahora los ladridos de recepción estuvieron a cargo de achocolatado perrillo gozque. No person. Caminamos hacia

Secuencia 3.- Ángulo sureste que determinan las calles Asamblea y Carlos Larriera. La pertinaz llovizna sigue repiqueteando su monotonía por encima de nuestras cubiertas testas. Alejandra golpea sobre robusta puerta de madera. No hay respuesta. Insiste. Ídem. Tercer intento. Y cuando ya casi desistíamos del propósito, la talla de fornido muchachón –apareciendo– compite con jambas y dintel de la susodicha abertura. Explicamos el motivo de la visita. Él nos escucha con respeto, no exento de cierta prevención. De pronto, nos pide unos segundos. Al cabo de los mismos, retorna acompañado ahora por la que, sin duda, funge como jefa de familia. Y efectivamente es así. Se trata de Lilian, quien con amable disposición nos franquea el paso al humilde habitáculo y se presta al reportaje que el lector encontrará en estas mismas páginas.
Un estar-comedor, dormitorio compartido, pequeña cocina y baño también reducido, conforman la planta física del sector. Luce esmerada la distribución del austero mobiliario, pulcros los enseres imprescindibles y todo el conjunto respira el cuidado allí dispensado. Restan, aún, tiempo y ánimo para la sensibilidad y el buen gusto que, tan pronto se traducen en un grácil jarrón con plantas y flores, como en las diversas obras infantiles (dibujos, artesanías) que penden de paredes y estufa. Construcción, esta última, llevada a cabo por los propios moradores.
La gentil referencia de Lilian nos conduce a la

Secuencia 4.- Ha cesado de llover. Al resguardo de un árbol, apoyado sobre el bajo murete de calle Asamblea y con el auxilio de sendas muletas, Julio, carpintero en cese debido a serio accidente vial, descansa. Allí mismo relata someramente su historia a Alejandra y no pone reparos a la solicitud de ingresar en «su» parcela.

Secuencia 5.- Especie de lóbrego túnel sobre la fachada hospitalera de calle Asamblea. Nos adentramos en él golpeando las manos. De uno de los aposentos allí habilitados, surgen las estridencias de un programa radial. Probablemente, ello sea causa de la nula réplica a nuestra apelación invasiva. Avanzamos con cautela hacia el fondo del oscuro pasadizo y es el momento en que Wálter, esposo de Rosario, ocupantes ambos de un sector de la planta baja, aparece –casi fantasmal– desde los efluvios sonoros. Tras los saludos de rigor, explicamos los motivos de nuestra visita. Con suma diligencia, Wálter accede y nos franquea el acceso al patio interior de la vieja edificación –y  meta de los anhelos fotográficos de Alejandra– donde ella puede ejercer libremente tal tarea de registro. Nos acompaña Rosario.

Secuencia 6.- El mismo patio de la secuencia anterior. La cámara de Alejandra no se da tregua. Macizos de flores, un aljibe abandonado, esqueléticos ventanales, escalinatas que rememoran vagamente estampas venecianas y hasta sugestiva y brujeril olla emplazada en un resalto de pared, constituyen argumentos para el ávido lente de Alejandra. Súbitamente, un estrépito de vidrios rotos llega desde la planta alta y pone algo de alarma en los circunstantes. Sin duda fortuito accidente interior, el temor pronto se disipa y, enmarcada en el rectángulo de cimera ventana, surge la singular figura de Pompilio, otro «ocupa» del hospital abandonado, y ya conocido de nuestra reportera y de quien esto escribe. Será este poseedor de romano apelativo regio, quien nos habilite la posibilidad de arribar a la

Secuencia 7.- Cual si fuese gobernada por ineluctable rueda de la fortuna, nuestra incursión periodística finaliza donde había comenzado: la entrada principal del viejo nosocomio. Disciplinada por la presencia de Pompilio, la jauría guardiana se ha llamado a silencio. Incluso Alejandra hace buenas migas con algunos de sus integrantes. El portador del patronímico regio cuenta brevemente de su vida y contingencias. Ale toma sus fotos y –en panglossiana paráfrasis– todo culmina con absoluta normalidad en el «mejor de los mundos subsumidos». (¿Será así y tan llano?)…

 

HV 1

Vagas 'estampas' venecianas.

100_2071

"...brujeril olla emplazada en un resalto de pared..."

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 Responses to Mundos subsumidos

  1. José María says:

    Hola les envio una página web maragata de eventos, somos la misma agrupación que el año pasado reunió mil personas en navidad en el parque dejando todo tal cual en el predio.Queremos recomendar este site, para descargar música en nuestro foro y mirar las fechas más importante de la movida electrónica. http://www.raveros.com .A si mismo queremos dar a conocer que hay muchos jóvenes que no estan contento con el “servicio” de ocio que estan brindando hace años las discotecas locales que no terminan de definir su estilo ni cultura, creo que los jóvenes de la ciudad estan cansados de lo mismo por eso es que respondieron a nuestro llamado en las raves pasadas no solo en la del 24/12 también en la del 13/02/2009.Como representante del colectivo que hace posible estas fiestas queria dejar en claro y plantear una discusión por que sabemos bien el riesgo que corremos haciendo este tipo de fiestas, solo alertar a la juventud maragata que no nos conocen que lo hacemos por amor al arte y lo bancamos todo económicamente nosotros sin ánimo de lucro, nuestra rebeldía se esta dando con la electrónica en estos momentos, pero podria haber sido cualquier estilo.Ahora pienso, 4 amigos hicieron algo que 4 discotecas no pudieron hacer?El 12 de Diciembre hay algo así como fiesta única con dj reconocidos por su puesto de Montevideo ya que en san josé es difícil que te reconozcan algo, va pasar el tiempo y vamos a quedar estancados por la cultura que nos brindan los señores dueños de discotecas, yendo siempre para donde sople el viento(estilo)No todos somos iguales y para gustos los colores, hay gente inquieta que busca alternativas y nos estamos avivando, mejores preparados que los propios empresarios, dj profesionales, diseñadores a nivel internacional, programadores web, técnicos en marketing, sonido, y todo lo que conlleva organizar una fiesta.Quiero dejar en claro con este correo electrónico que existe un san josé avanzado a nivel nacional e internacional, con profesionales y ganas de seguir trabajando por el crecimiento cultural en la música y en la manera de divertirse en este caso.Por otra parte quiero invitarlos a todos a la fiesta que hacemos el día 11 de diciembre, que en primera instancia seria el 12 de diciembre, pero nos enteramos de la fiesta única y lo cambiamos para no crear mala onda aunque para nosotros sea irrelevante este evento. Desde ya gracias, un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: