Casualidades causadas

Sin título-1

Jorge Batlle y Gustavo Penadés: un propósito común los anima.

¡Qué espectáculo! Una crónica de las manifestaciones públicas realizadas en estos últimos días por dirigentes políticos, nos confirma que todo vale para alcanzar nuevamente el poder. Detrás del espectáculo ¿casualidad o intencionalidad?

MIRTANA LOPEZ

Comencemos:
«Después de que Saúl Feldman fuera abatido por la Policía, dirigentes blancos llamaron a El Observador para informar/sugerir/ que detrás del arsenal de este economista y de su violenta muerte quizá/puede ser que hubiera un vínculo político. ¿Con quién? Obviamente con el candidato del Frente Amplio, José Mujica y/o con tupamaros que tuvieron una historia violenta. La Policía no tenía -y al parecer no tiene- pistas firmes sobre este caso, pero esos dirigentes sostenían que había algo político en el episodio. ¿Es posible que haya algún nexo político?, puede haberlo, pero eso no lo sabían estos dirigentes que llamaron a la redacción. Querían ensuciar la cancha, desesperados ante una campaña electoral adversa y salieron a buscar socios. El ex presidente Jorge Batlle dijo a Búsqueda que «el único tipo que puede tener 500 armas o más se llama Marenales». Batlle, que nunca exhibió ninguna prueba para realizar tal afirmación contra el tupamaro, se hizo como 50 preguntas en esa nota: «¿De qué alto jerarca del Frente era amigo (Feldman)?; ¿no sería amigo de Marenales?»; «¿no hay ninguna información veraz?». En tren de hacer preguntas: si no tiene pruebas ¿por qué Batlle no guarda un prudente silencio?» Gabriel Pereyra El Observador.
Se sucedieron, mañana y tarde de cada uno de estos 8 días, declaraciones del ‘jefe de campaña blanco’ Gustavo Penadés; de Jorge Batlle negando en el Juzgado lo que le decía a la prensa, el comunicado de APU repudiando las presiones sobre los periodistas de El País, las intervenciones de legisladores frenteamplistas también condenando este estilo de hacer publicidad política, las reuniones de los distintos «comandos» con sus declaraciones y la pretensión de Luis Alberto Lacalle de jugar este partido desde afuera de la cancha contestando a un periodista que le preguntó: «¿Por qué se realiza en el interior del país y no en Montevideo esa campaña publicitaria?» «­Ah, no tengo idea; ese es un tema de la agencia de publicidad. Yo por suerte me preocupo solamente de ganar la Presidencia». Respuesta inefable y memorable.
Los uruguayos comunes, aunque seamos del interior, comenzamos a desesperar: «de qué hablan». De un spot publicitario. «No; de un resumen informativo», dice Penadés.
Así, aguzamos la vista y el oído entre los noticieros de la tardecita para entrever una especie de antiguo informativo, con el estilo y las voces de los años 70, sobre tapas de diarios con los rostros de Mujica y otros malvados terroristas. Esa «información» que no responde a las famosas preguntas básicas de «qué» «cuándo», «cómo» (etc.), buscan imponer su vinculación con el arsenal aparecido.
¿EL Juez? -No establece ningún vínculo hasta ahora.
¿La Policía? -No establece ningún vínculo.
Con respecto al spot financiado por los blancos, Enrique Pintado anunció que, más allá de un planteo a la Corte Electoral, se hará una denuncia penal por difamación y se denunciará ante la Cámara de Anunciantes la violación del código de ética interna de este organismo.
Así, el lunes 9 el Frente Amplio comunicó su decisión de no debatir fundamentado en que el clima no es adecuado y en que «Nosotros no estamos para importar modelos de campañas electorales que vengan desde el extranjero. Sinceramente, lo nuestro es así, los uruguayos somos pocos, nos conocemos y tenemos que seguir viviendo en paz», aseguró el legislador E. Pintado.
Entonces, como un viento que sopla, Javier García le ganó a su propio jefe de campaña: «Esta es la «excusa» que le faltaba al Frente Amplio para que José Mujica «no muestre su verdadero pensamiento».
El pensamiento cuyo derrotero quisiéramos poder seguir, es el de su candidato, el Dr. Lacalle, quien dijo que si lo aparecido en el diario El País no tenía firma, «no es una editorial, es una nota, editorial hay uno solo». Para agregar: «El diario está en campaña; la página editorial responde al Partido Nacional; no el resto».
En los intermedios, hubo algunos comentarios de Fernández Huidobro y del propio Mujica que bien podían haberse ahorrado. ¿Si no necesita que lo ridiculicen para qué unir a Batlle con Chirolita? ¿Hablar de Viagra?
Jorge Bruni y Gonzalo Fernández fueron interpelados. Más dudas nacieron. Por ejemplo: ¿Cómo tenía Borsari materiales retirados de casa de Feldman? ¿No se interfiere con la investigación judicial? Si hace tanto tiempo que el contador tenía muchas armas, ¿cuántos responsables por omisión hay?
¿Qué pasa ahora con las declaraciones de Lisidini, Director de Aduanas en el gobierno de Batlle, que en 2002 investigó una lista de acopiadores de armas entre los que se encontraba Feldman?
A esta altura, volvemos a las preguntas de conciencia que se realizaba el periodista con la que iniciamos esta recopilación. Y quizá lleguemos a la pregunta inicial que se hace la gente de sentido común y buenos sentimientos: ¿El incendio inicial fue casual o fue provocado? Porque en este último caso el «vale todo» pudo cruzar la línea del crimen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: