Oídos atentos y ojos bien abiertos

Pasadas las cinco de la tarde algunos se preparaban para ir a la piscina. Con las mochilas en la espalda daban vueltas esperando que el grupo se completase.Giancarlo, el profe de Educación Física, se paseaba con dos frascos de champú. En secretaría, Lucía trataba de terminar una pequeña reunión y Cristina preparaba la merienda.El Centro Juvenil ACJ reúne a unos cincuenta chicos de 12 a 17 años. Allí hay tiempo para escuchar anécdotas, disfrutar de las canciones de Gabriel, expresarse y sentirse a gusto. Es un espacio educativo y participativo.

 

 

Partió la delegación nadadora y los demás se acomodaron en dos mesas largas en el salón principal. La charla enseguidita se animó. El día antes habían sido las elecciones nacionales y ellos no quisieron dejar pasar el tema. Tenían muchas cosas de las que opinar. Aunque no votan, tienen ideas y les interesa expresarlas. Todos coincidieron en la importancia del sufragio, para decidir juntos y democráticamente el futuro del país. Galleta con dulce de membrillo mediante, quien quiso expresó su opinión. Encuentran en la hora de la merienda un buen momento de reflexión, donde, escuchar al otro y respetarlo, se vuelve una tarea diaria. El Centro se abrió este año. En el 2008 el Inau hizo un llamado al que se presentaron tres instituciones de San José y ganó la Asociación Cristiana de Jóvenes.  El proyecto (financiado y supervisado por Inau) debía abarcar los barrios Cementerio, El Berral, Roberto Mariano y Exposición. La sede del Centro es lo que conocemos como el Caif «La Casita» de la ACJ (barrio Cementerio). Actualmente cuenta con una coordinadora, dos educadores, una cocinera, dos maestras, una nutricionista, psicóloga, asistente social y a ese equipo se suman varios talleristas. Pretende ofrecer una atención integral, a través de un espacio educativo-participativo. De a poco, se va adaptando a las necesidades y planteos de los chiquilines. Es una propuesta dinámica y con desafíos constantes. El Centro funciona de lunes a viernes, de 17.30 a 21.30 hs. Pone énfasis en la integración social y educativa, porque estos adolescentes forman parte de un barrio, una zona, una comunidad, y no deben ser ni sentirse excluidos. La propuesta atiende diferentes áreas. Hay un área educativa donde se brinda apoyo escolar; se procura que los chicos reconozcan sus potencialidades, fomentando el deseo y el placer por aprender e integrando saberes como forma de que se apropien de su realidad. También hay un área laboral que apunta a que cada adolescente elabore su propio proyecto de vida, buscando el apoyo de la familia, y que valore positivamente lo que es el mundo del trabajo. Además procura sensibilizar a la comunidad sobre la temática del adolescente, en el marco de los Derechos de adolescentes y jóvenes. El área recreativa, deportiva y expresiva busca favorecer un encuentro positivo entre los adolescentes y que se plasme a través de la expresión y el esparcimiento saludable. El área de Salud promueve una visión integral. Favorece hábitos saludables y de autocuidado, de prevención y promoción de Salud. También existe un área de participación ciudadana e identidad, que se ocupa de la construcción y el fortalecimiento de la identidad de los adolescentes, a través del conocimiento y el ejercicio de sus propios derechos y responsabilidades como ciudadanos. Otra área es la psico-social, donde se brinda un espacio multidisciplinario de acompañamiento y asesoramiento a los adolescentes y sus familias. Se apunta a favorecer el desarrollo psico-social del adolescente en su contexto familiar, como integrante de un grupo y de una comunidad.  Como fundamental, el equipo de trabajo señala que la demanda fundamental de los adolescentes es de cariño. «Demandan muchísimas cosas. Que los escuchen, que los protejan, abracen y besen… un espacio para hablar. A veces, donde viven o donde habitualmente están no encuentran su espacio para expresarse (…) Este Centro está pensado para que no sólo reciban, sino también participen y tengan herramientas para abrirse camino en la sociedad», expresó Lucía.

 

 El «Agite deportivo»

 

Hubo un llamado del Mides a través de Inju e Infamilia, destinado a organizaciones sociales que quisieran trabajar con jóvenes en la promoción del Deporte y la Recreación. El Centro Juvenil se presentó con un proyecto creado principalmente por los adolescentes y el profesor de Educación Física y ganó. Entre todos, lo denominaron «Agite deportivo». La propuesta era promocionar áreas deportivas que existieran en los barrios referidos. Surgió el problema de que en esas zonas desafortunadamente no hay espacios verdes dedicados a deporte y recreación, aunque sí existen terrenos abiertos y desocupados. Se pidió al Centro que se uniera a una organización estatal y se concretó un acuerdo con la Escuela Nº 50, que presta su patio dos veces por semana.  Los lunes y miércoles son días de juegos y deporte, actividades planificadas por los muchachos.  Aparte habrá tres jornadas especiales, que tendrán lugar los domingos (la primera el 8 de noviembre) y serán abiertas a toda la comunidad. Una estará dirigida a todos los adolescentes que deseen, pese a que no participen del proyecto. Otra dedicada a niños y la tercera a adultos y niños, para que concurran en familia y así involucrar a la comunidad. Tendrán lugar en diferentes espacios del barrio. Lo que se realice en cada jornada será evaluado por todos los participantes, revisando fortalezas y debilidades.  Se practicarán deportes individuales y colectivos: natación, atletismo, fútbol y volley, para fomentar el disfrute de hacer deporte.

Ignacio Chávez

estaba apurado por irse a la piscina. Sus compañeros lo reclamaban para no llegar tarde al Club Fraternidad. Vive en el barrio Cementerio, asiste a 6to. año de la Escuela Nº 100 y tiene 13 años. «Me gusta venir al Centro Juvenil y desde acá fue que planeamos hacer Deporte. Está bueno, a mí me gusta jugar al fútbol, de defensa. El lunes vamos a la piscina, el martes a la ACJ y el miércoles a la Escuela Nº 50 o a la Plaza Independencia». Somos gurises de El Berral, Roberto Mariano, Cementerio, Exposición… somos muchos. En casa les gustó la idea de que yo haga esto. Además de juegos y deportes, acá nos enseñan». Mientras que las mujeres entienden que la convivencia entre ambos sexos se hace difícil, Ignacio considera que «está bien», pero reconoce que «a veces» las chiquilinas (sólo ellas) pelean bastante. En el futuro Nacho quiere ser «unas cuantas cosas», así nos respondió. «Bombero o chofer de ómnibus… estaría bueno».

 

Florencia Mateos

también es del barrio Cementerio y, por supuesto, conocía a Ignacio. Rodeada de amigas accedió a contarnos su experiencia dentro del Centro. «Yo antes venía al Club de Niños «La Casita», que funciona acá, pero por mi edad (14 años) hace tiempo había dejado de venir. Cuando surgió esto, llamaron a mi padre y me anotó (…) Me ‘enganché’ enseguida porque también vienen mis amigas». Si bien nos confesó que no le gusta ningún deporte, quiso hablar del «Arrimate deportivo» que organizó el Centro Juvenil: «Surgió para que hicieran deporte los que quisieran: gimnasia, juegos… Yo prefiero quedarme en el Centro». Además de leer, le gustan la mayoría de las actividades que se hacen en el Centro; «me viene bien el apoyo para el liceo, y también me gustaron los talleres con la nutricionista Eloísa y la psicóloga Soledad. Hubo charlas sobre sexualidad, dibujo…». Pero lo que aún queda en el tintero es un taller que tanto a Florencia como a Lourdes Bauza y a otras amigas les encantaría: un taller de cocina. «Eso nos gusta a todas, para hacer postres y cosas ricas». También esperan una charla sobre drogadicción y un taller de manualidades. Al igual que a Nacho le preguntamos sobre la convivencia. Sobre el respeto, dijo: «bien, pero es difícil, porque el respeto es una cosa muy grande pero en todos lados queda chica». Reconoce que en el Centro hizo nuevas amigas y hasta logró llevarse bien con Yessica Sellanes: «al principio no nos podíamos ver pero ahora está todo bien. Las dos nos soportamos» (y todas acompañan con sonrisas). Uno de los proyectos de Florencia es estudiar Pediatría, «pero falta para eso, falta muuuucho…».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: