Antes de que se enfríe

Como cuando las madres recomendaban a sus hijos comer el plato elaborado antes de que se enfriara, algunas reflexiones deben hacerse en caliente, porque ninguna reflexión pasado el tiempo guarda la impronta de la huella que deja el primer momento.

 

Sergio Viera desde Buenos Aires

 

 

Sergio viera

Hoy 27 de octubre de 2009 es el primer momento y está la necesidad del análisis inmediato. Una vez más respondiendo al fuego sagrado de la pasión política hemos cruzado el charco para sufragar, rito que seguiremos repitiendo en cada oportunidad futura. Alguna vez nos volvimos con sensación de derrota y otras de triunfo; tanto cuando votamos plebiscitos o cuando elegimos autoridades nacionales y departamentales, pero nunca como ahora habíamos regresado con la sensación de «ninguneo», siempre nos sentimos parte de un todo que es la patria, hijos plenos de ese pueblo sufrido, hermano de nuestros hermanos orientales, pero esta vez, explícitamente y mediante el voto secreto, muchos de los que dicen tener lazos fraternos, nos negaron, nos desconocieron al no permitir que el Voto Epistolar alcanzara en las urnas una aprobación, que al menos debería haber reflejado en espejo al voto de los frentamplistas. No encuentro sesudas explicaciones a esta negación del otro por parte del pueblo que habita la República del que está afuera ¿será que los de afuera somos de palo? Nada me sorprende de los dirigentes de los partidos blanco y colorado, ellos han manifestado abiertamente su oposición a que vengan a votar los del exterior, pero que compañeros del Frente nieguen la posibilidad de que sufraguen compañeros del exterior, que por razones de distancia, posibilidades económicas o de edad y enfermedad no pueden estar presentes, es algo incomprensible, rayano en la crueldad. Quizás desconozcan cómo se siente al paisito en tierras lejanas, más allá de que el exilio reconozca razones voluntarias o involuntarias, y bueno es reconocer, que en honor a lo mejor que aprendimos de esa tierra oriental, somos agradecidos del suelo que nos dio un lugar pero mantenemos vivo entre nuestros hijos y amigos el afecto por el Uruguay. Hermanos orientales que viven en Suecia, Dinamarca, España, EE.UU., Brasil, Argentina, por nombrar sólo algunos países y posibles distancias, saben ahora que en secreto, en la urna, los orientales de adentro nos han negado «el principal derecho». También mayoritariamente el país prefiere la impunidad, y sin lugar a dudas esto es más grave que negarnos el Voto Epistolar; pero ambas negaciones deben ser interpretadas como propias de la misma matriz. Sorprende que la identidad de buena parte los hijos de esta tierra esté construida sobre mitos de negación, de diferenciación con lo de afuera, de poca apertura y sincera solidaridad. El gobierno que está finalizando ha hecho bastante en los últimos años, como por ejemplo el Plan Ceibal, para que nos identifiquen por lo bueno de estas decisiones. El primer Oriental exiliado en tierra hermana, fue negado por el primer presidente constitucional, y esa misma Constitución negó derechos ciudadanos a los que no tenían dinero, negó ese presidente el derecho a la vida a los indígenas, y los masacró; parece ser que nos viene de lejos esta costumbre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: