“Una buena democracia reconoce la diversidad“

El Grupo de Mujeres del Área Lechera de San José tiene 23 años de historia; fue fundador de la Red de Grupos de Mujeres Rurales del Uruguay integrado a la Comisión Nacional de Seguimiento (CNS) y a Mujeres por Democracia, Equidad y Ciudadanía. Kika Casas, Beatriz Collazo y Teresita Varela cuentan el papel de las mujeres en los cambios: sus avances, lo que falta y con qué país sueñan.

 

-¿Qué problemas enfrentan las mujeres en sus comunidades?

Kika

 

 

 -Las mujeres producen más del 50% del alimento que se cultiva en el planeta. ¿Ustedes entienden que es reconocido el trabajo de las mujeres en el sector agrícola o en el tambo?Kika

 

 

-¿Cómo es un día de trabajo de la mujer en el campo?

Beatriz

: -En mi caso tiene que ver con el trabajo de la casa, con atender las llamadas… todo lo que tiene que ver con la parte de infraestructura, los mandados en el pueblo… Siempre decimos que somos los burritos de carga. (…) Hay otras mujeres que son las encargadas de estar dentro del establecimiento porque son ellas las que hacen el tambo y las que llevan el ganado… Kika: -Yo me involucro en lo productivo porque me gusta. Siempre digo que tengo la suerte de que la tarea me encanta. Hay mujeres que lo hacen sin que esa sea su vocación e imagino lo terrible que se deben sentir. A mí me gusta encargarme de la chacra y los animales. En casa tenemos personas que ordeñan, que ese es un cuello de botella enorme para una cantidad de actividades. Eso limita mucho la posibilidad de participar en otras cosas.

 

 

-El 53% del electorado es femenino, pero pareció haber pocas mujeres en la oferta electoral. ¿Cómo ven la participación política y la presencia de mujeres en los cargos de poder y decisión?

Beatriz

: -Es cierto, hay menos participación a nivel político partidario; pero a nivel social, pensado hacia las políticas que puedan favorecer a las mujeres, la participación está. De todas maneras, estamos ante un cambio de los modos de participación. Quienes estamos en organizaciones vemos que las convocatorias se hacen de manera distinta; la gente responde de manera distinta… En lo que tiene que ver con las listas, creo que es notorio que hay menor participación de las mujeres. Teresita: -Son espacios de poder muy fuertes; son lugares que los varones consideran de ellos y que han ido concediendo, pero más bien como que esperan que la militancia de las mujeres esté… Yo siempre digo, esperan que hagamos las tortas fritas, pero realmente ceder espacios, reconocer la igualdad y entender que varones y mujeres tienen el derecho, la responsabilidad y el deber de participar y tomar decisiones… eso cuesta mucho a los varones. Lo que está ayudando en algunos partidos es la Ley de Cuotas, que no es lo deseable, pero es una forma de empezar a abrir una brecha, porque si no, se hace muy difícil.

 

-¿Se ha avanzado en políticas que garanticen la igualdad de oportunidades?

Beatriz

: -Hoy está el Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades y Derechos, que antes no existía. Trae una serie de medidas para ser llevadas a cabo; pero, entre el deber ser y el ser, surgen problemas que hace que no sea fácil implementarlo; siempre hay resistencias y, como es un plan, también está sujeto a ser mejorado. (…) El Instituto de las Mujeres, en su nueva composición, es un avance. ¿Qué piden las mujeres del movimiento de mujeres? Que tenga rango ministerial, porque si no pasa lo que ahora, que está sometido a otros ministerios con sus agendas y sus propios temas. El Instituto termina quedando de lado; terminás dependiendo de la buena voluntad del Ministro de turno…

 

Cómo ven el veto presidencial a la Ley de Salud Sexual y Reproductiva?Kika

 

 

-El Grupo de Mujeres del Área Rural Lechera de San José participó en el plenario donde se discutió la agenda de las mujeres que presentó la Comisión Nacional de Seguimiento a los candidatos y a las autoridades. ¿Cómo vivieron ese trabajo y cuáles fueron los principales temas de discusión?

Beatriz

Teresita

: -El plenario fue muy participativo, hubo mucha gente. Las mujeres opinaban… generaban nuevos aportes. : -Se privilegiaron algunos temas: trabajo, educación, violencia hacia las mujeres, la participación y todo lo que tiene que ver con las tareas de cuidados. Niños, ancianos y enfermos siempre se ha considerado que son responsabilidad de la mujer… Hace tiempo nos estamos planteando que el espacio hogareño sea realmente un espacio compartido en cuanto al trabajo y a las tareas de cuidado. Se pide que se implementen medidas para eso. Eso va a permitir que la mujer pueda tener otro tiempo para su participación social, tanto en lo laboral como en lo gremial. También estaban planteados los derechos sexuales y reproductivos. Ya hablamos del aborto, pero es mucho más. Si bien ya está aprobada una ley en el Uruguay que excluye el aborto, lo demás está y ha habido avances; nos parece que hay mucho por hacer en lo que tiene que ver con ese tema. Algo que no está en la agenda, pero que se ha planteado mucho en las organizaciones de mujeres rurales, es la necesidad de una policlínica rodante. Porque es difícil implementar policlínicas en cada zona rural, pero sí es posible una policlínica que pueda moverse de una zona a otra, que haga toda la parte preventiva y de educación, además de la atención.

 

 

 

-¿Con qué país sueñan?

Kika

: -Sin duda desearíamos equidad, igualdad en todos los aspectos, libertad y una buena democracia. Aunque parezcan cosas muy globales, pero cada cosa pequeña que queremos, si está bien impregnada de esos condimentos, nos va a dar un buen país. Beatriz: -En términos generales estoy de acuerdo con lo que dice Kika, porque todos esos elementos influyen en otras cosas. (…) Sueño con un Uruguay donde por lo menos haya determinadas cosas básicas aseguradas. Teresita: Pensaba, en relación con la democracia, en más descentralización. Más valorar cada localidad, cada lugar. Hace poco oía lo que había significado para una zona, muy chiquita, con poca población, el que se acercaran desde las organizaciones políticas. Una acción que se empezó a hacer con profesionales, con técnicos y cómo esa población empezó a descubrirse a partir de la mirada de los que venían de afuera. Yo creo que eso lo necesitamos todos. Una buena democracia reconoce la diversidad, la valora, se alegra y puede compartirla. Ahí sí las mujeres podemos ubicarnos de una manera distinta, porque somos diferentes a los varones, pero somos igualmente seres humanos.

: -La particularidad está en el hecho de vivir en el medio rural. Existen problemas de violencia, de pobreza… En el medio rural se ve una pobreza diferente. No se ve esa pobreza tan penosa que a veces vemos en la entrada a Montevideo, pero no quiere decir que no haya familias pobres. A veces se piensa que porque se está en el campo no existe. Se tiene pobreza y pobrezas, de distinto tipo: culturales, educativas… que a veces no se pueden subsanar . Beatriz: -Que estés en el medio rural no implica que estés libre de todas la problemática que tienen las mujeres en otras partes del país, lo que sucede es que las respuestas para poder solucionar esas problemáticas tienen que ser distintas, porque el lugar y el medio donde vivís es distinto… No hace mucho, en una reunión de la Red de Grupos de Mujeres Rurales fueron unos psicólogos a hablarnos sobre el tema violencia; entre las cosas que llevaban estaba cómo actuar ante un caso de violencia. Había pasos muy interesantes… pero cuando terminaron con toda la explicación, nosotras sonreímos y la psicóloga no podía entender… Le dijimos que lo que ella estaba planteando no se aplicaba a lo que podía ser una solución para una mujer del campo… Esconder un celular o avisar a una vecina. Perfecto; pero, si la tenés a cuatro kilómetros…La problemática sí se da, pero las soluciones tienen que estar adecuadas al medio y a las características de la población. Teresita: La pobreza, la educación, en el Uruguay, varía mucho de una zona a otra. Uno de los problemas dentro de la pobreza es el tema de la vivienda. Hay gente que vive en condiciones tremendas; otros han podido construir a través de Mevir.  La discriminación de la mujer en el medio rural no sé si sigue actualmente con tanta fuerza como antes. La mujer era la esposa del productor; no era un ser protagónico aunque en la práctica lo fuera.  También la parte educativa es limitada. Además el hecho de participar en las tareas del campo, hace que exista una limitante en cuanto a las posibilidades de abrirse a otras experiencias y aprendizajes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: