A votar… para defender el país que queremos

Rápidamente marchamos hacia el domingo. Hay que terminar de aclarar qué queremos la mayoría de los uruguayos y también qué cosas no queremos más.
En el amor o en los negocios valdrá todo ¿quién sabe?
En política, no.
Cuando se trata del futuro de nuestros hijos y de nuestros nietos, las cuestiones éticas, los intereses que cada uno defiende, son motivaciones
muy importantes.
Pero recordemos todos que el lunes 30 el país debe seguir andando y hay que aceptar lo que nos gusta y lo que no, cuando las decisiones se toman de forma legítima.

Anuncios

Indeciso: el que no sabe o no contesta

El 28 de octubre presentamos un nuevo pedido de información al amparo de la ley Nº 18.381. Insistimos con un tema sobre el que ya la Intendencia de San José se ha negado a dar la información en tiempo y forma: Las «ayudas» a personas y familias que las solicitan.

El miércoles 25 de noviembre, agotados los plazos legales, se nos respondió que el asunto «está en hacienda».
Qué oportuno resulta, cuando el rigor del cambio climático golpea a los uruguayos duramente, meditar sobre el uso de los recursos destinados a la ayuda de quienes necesitan apoyo. Hasta hace poco fue la sequía, ahora son las lluvias excesivas, los vientos desatados. La naturaleza parece rebelarse ante el insensato modelo de crecimiento que el capitalismo global instaló a escala planetaria.
Lo que se pueda disponer para ayudar hay que administrarlo bien y hay que rendir cuentas, informar como manda la ley.
El respeto por la ley y las instituciones es parte importante de la convivencia democrática, pero esto son sólo palabras para quien fue intendente de la dictadura y luego de ella se comportó, en todo lo que pudo, como si nada hubiera cambiado.
Hay que respetar las leyes que nos gustan y muy especialmente las que no nos favorecen. Los gobernantes deben cumplir y hacer cumplir las leyes.
De qué vale vociferar contra quienes violan la ley, si no estamos dispuestos a aceptar que rigen para todos. Para los gobernantes especialmente.
Sin dudas que el intendente de San José es, en el mejor de los casos, un indeciso.
D.R.

Entre el equilibrio y la democracia

El equilibrista.

Esta campaña de balotage, donde debe definirse quien será el presidente de los uruguayos en el próximo período de gobierno, ha traído algunas novedades interesantes en materia de teorías políticas.

DAVID RABINOVICH

El equilibrio
La población, en las urnas, definió el 25 de octubre sus preferencias. La izquierda obtuvo casi la mitad de los votos y mayoría en ambas cámaras. La idea de que el pueblo decidió esperar y meditar durante 30 días más, para decidir a qué persona ponía en la presidencia, supone asignar a la suma de votos individuales una suerte de voluntad colectiva consciente.
El argumento de que el 52% no votó a Mujica, es tan válido como el que el 70% no votó a Lacalle. ¡Qué sistema democrático más extraño sería uno en el que resultara ganador una persona, o un partido, que tuvo al 70% de la población en contra!
La teoría del equilibrio contrasta fuertemente con cualquier teoría que sustente alguna forma de democracia. El Frente Amplio obtuvo 1:093.869 votos contra 657.327 de los blancos. Son 436.542 de distancia, cuatro veces la población de un departamento como San José.
En un país donde un partido saca un 66% más de votos que su contrincante más cercano, es difícil argumentar que el candidato perdedor puede ser democráticamente electo en segunda vuelta, por la vía de que se junten todos en contra del ganador. Además, en el caso que nos ocupa, en ese ‘todos’ debería incluirse actores que se suponen que están fuera del sistema político, como las cámaras empresariales, la iglesia católica y los grandes medios de comunicación.
Es una situación curiosa la de escuchar hasta el cansancio críticas a ciudadanos -dirigentes sindicales- que expresaron sus preferencias y ni asomo de usar razonamientos parecidos para las manifestaciones, muchas veces mal disfrazadas, de quienes representan grandes intereses.

La coparticipación
Otro reclamo de la derecha es la creación de «ámbitos de diálogo», porque alertan sobre la confrontación que vendrá de la mano de la presidencia de José Mujica. En realidad el Frente ha propiciado un sinnúmero de instancias para la negociación, sólo que no acepta resignar por completo su visión política y trata de cumplir, de forma muy prudente por cierto, con los compromisos que asumió antes de las elecciones. El diálogo y la negociación tienen –para el interés de las minorías- los naturales límites que imponen las mayorías democráticamente.
Durante demasiado tiempo estuvieron sin llenar decenas de cargos, reservados a ciudadanos blancos y colorados en variados espacios públicos. El nivel de participación de la oposición pudo ser mayor y mejor, pero todo parece indicar que se apostó al fracaso de un gobierno en manos de la izquierda. Se anunció que sería el caos, hoy se ofrece el continuismo.
De todas formas hay que analizar la participación que se le dio a la oposición, cuando ese papel lo desempeñaba el Frente Amplio. ¿Qué coparticipación tuvo en el gobierno de Batlle? Blancos y colorados, con exclusión total del Frente Amplio, asumieron la responsabilidad de gobernar.
Esta actitud debe ser considerada en el marco de los resultados de 1999: FA 40,1%, PC 32,8% y PN 22,3%. En la segunda vuelta, que para eso se reformó la Constitución, los partidos tradicionales se juntaron para instalar al Dr. Jorge Batlle en la presidencia.
Así las cosas, los discursos que apelan a la democracia, a la concordia y a tantos otros valores tan importantes, deben ser tomadas con sumo cuidado. Todos estamos contentos y de acuerdo, con el uso de las urnas y nadie quiere volver a las armas, ni a las botas.
Las sociedades modernas, inmersas en conflictos que son parte de la realidad, pueden buscar resolverlos de la mejor forma posible, o buscar el mejor cambio de sistema que puedan inventar. Esto genera conflictos que pueden, o no, ser civilizados y resueltos por la democracia.
Debe sopesarse las apelaciones al «talante democrático» que hace cada uno, sin olvidar los intereses que se defienden.
Habrá un 30 de noviembre en 2009, el país seguirá andando, el desafío de construir prosperidad y justicia social nos convoca.
Una sociedad para «vivir bien» necesariamente debe incluirnos a todas y todos. Sin embargo en la sociedad más desigual, injusta y hasta opresiva, habrá quienes puedan «vivir mejor» que otros. Cuando el objetivo más importante es, más allá de los discursos, crear las condiciones para que sea socialmente válida la competencia por vivir mejor a cualquier costo, cuando se defiende las diferencias como parte de los derechos más esenciales y sólo quedan vagas referencias a la igualdad de oportunidades como contrapeso, estamos en el terreno de los discursos y de las políticas de derecha.

1971

Un repaso de los resultados electorales de 1971 puede aclarar mejor cómo ha ido mutando el concepto de democracia en Uruguay.
Enancado en los votos del pachequismo, autoritario y populista, Bordaberry fue mayoría dentro del Partido Colorado que presentó cinco fórmulas presidenciales que acumulaban sus votos. Juan María resultó presidente con el 22,82% de los votos, Wilson perdió aunque obtuvo 26.42%.
Ferreira sacó más de 60.000 votos de ventaja sobre Bordaberry, pero los colorados ganaron por 12.802 a los blancos.

No más miedos, ni silencio

Aquiles Verde.

La presencia de Aquiles Verde en las caravanas del Frente Amplio desató los más diversos comentarios y mucho mal humor entre los blancos. En mayo de 2005, Verde abrió una lista y sumó unos 800 votos para que Juan Chiruchi fuera por 5ta. vez intendente. Hoy vota al Frente

-Estabas en el Partido Nacional, ahora apoyás al Frente
-»Hace 5 años tuve un fugaz pasaje por la política. Decidí participar dentro del Partido Nacional y colaborar con mi granito de arena. Entonces vi muchas cosas que me hicieron abrir los ojos».
«Después de escuchar y ver cómo se maneja la estructura del Partido Nacional en San José, nos dimos cuenta que no era para nosotros la política. Porque uno vive de la diaria, del trabajo cotidiano. De repente el error nuestro fue ese. Pensar que lo podés tomar como un hobby, ayudar a alguien. Pero cuando te sentís usado… decidimos dar un paso al costado. Nos borramos literalmente. No pisé más un comité desde ese momento».

-¿Qué te hizo cambiar?

-»En mi experiencia personal, el votante, mira para su casa y se fija cómo ha vivido estos últimos 5 años, con un gobierno que yo no voté. Y te puedo decir que no me fue bárbaro, pero me fue bien. El cuco aquel…Yo como pequeño empresario le tenía un miedo grande a esa famosa reforma tributaria: ¡Qué pasaba con ella después de aplicada! Los que estábamos amparados en el literal E, pasamos a pagar IVA y los que estaban en negro, están en el monotributo. Yo a mis proveedores les pido boleta con lo que recupero el IVA».
-¿Se trabaja con más comodidad
-Sí. Yo pasé a tener una pequeña empresa en el rubro gastronómico. A los proveedores que les compraba en negro, no les puedo comprar más. Quesero, panadero, verdulero… Porque si no, de 100 pesos pierdo 22.

-¿Y los trabajadores?

-Los empleados tienen que estar muy conformes con el Consejo de Salarios, la reforma de la salud… con eso del Fonasa, tienen derecho a sociedad, los hijos menores también. Como patrón no cambió demasiado nuestras vidas. Yo tenía temor de las permanentes visitas de inspectores. Pero ahora, tengo registradora, tengo boletas, Lo que aporto lo recupero con lo que compro.

-¿Qué te parece esta campaña que se está haciendo contra el impuesto  a las Jubilaciones y el IRPF?

-Tengo a mis dos padres jubilados y están ganando 6 mil pesos más de jubilación de un par de años a esta parte. Mi padre ahora por primera vez votó al Frente y va a seguir votándolo. Están locos de la vida y fueron votantes colorados toda la vida. Me decía mi padre el otro día, «con el gobierno de Batlle, pensar que estuvimos a punto de no cobrar la jubilación en la crisis del 2002. Los aumentos eran de 30 pesos.» Mi padre como jubilado de UTE dice que se calentaba y no cobraba los aumentos. Mi madre, docente, está cobrando 6 mil pesos más. ¿A quién va a votar?
¿Cuáles serán las jubilaciones que tienen impuestos? ¿Las de 100 mil pesos arriba? Mi hermana es administrativa en el Hospital y de 6 mil pesos, está ganando 11, ahora. No se puede ser necio. Por eso yo me decidí ‘por el cambio.

-¿No le tenés miedo a Mujica por lo que se dice de él?

-No. Es carismático. Quizá si hubiera elegido, me habría gustado más Danilo Astori como candidato a la Presidencia. La fórmula al revés, para mí. Pero la interna del Frente dijo otra cosa.

-¿Qué va a pasar en San José este domingo?
-No tengo idea. Porque acá en San José no se difunden encuestas. Acá hubo una encuesta unos días antes del 25 de octubre y lo dieron ganador al Partido Nacional. Lamentable. Si un punto son 700 votos, le erró por más de 14 puntos.

-¿Cómo la ves para mayo?

-Muy bien. Veo que hay una efervescencia, hemos salido a la calle a expresar lo que sentimos. A mí me parece que acá en San José, había temor en estos últimos años a hablar libremente de política por miedo a represalias. Los que con un pequeño negocio, dependemos de la Intendencia, o los empleados municipales que deben sentir cierto temor de expresar su ideología si es contraria a la del gobierno departamental actual. Se sentía la presión.

-Y te parece que ahora no funciona más.
-No funciona. O nosotros mismos -los ciudadanos- nos hemos dado cuenta que no puede ser así, porque si no estaríamos hablando de una dictadura acá en San José.
El otro día estaba hablando con alguien que está radicado en San José desde hace poco tiempo y la señora tiene una peluquería. ‘Si todo lo que dice la gente, lo que comenta en la peluquería es cierto, este pueblo tiene una dictadura.’ Me lo decía el sábado de tarde.

Trabajadores marcharon en apoyo a sus pares de La Josefina

La marcha subió por calle treinta y tres, pasó por el centro y terminó con un acto en la Plaza Artigas.

A las 19:30 hs. del martes partió, desde la planta de La Josefina, una marcha organizada por el Plenario de Trabajadores Maragatos (PLETRAMA) en apoyo a los trabajadores de la empresa láctea que ya lleva más de 40 días de ocupación.

ESTELA SELLANES

La marcha pasó por el centro de la ciudad y terminó en la Plaza Artigas donde se leyó una proclama.
Participaron representantes del sindicato de obreros del frigorífico (Sofrim), del sindicato de Ute (Aute), la Asociación de Funcionarios de la Lucha Antituberculosa (Afla), el gremio de la Policía, Adeom, el gremio de Conaprole, Mi Granja, La Unión de asalariados, trabajadores rurales y afines (Unatra), el Comité de la Untmra en Leb, el gremio de los profesores de secundaria y el de funcionarios de la Asociación Médica (Sifam). De fuera del departamento participó el sindicato de empleados del matadero de Rosario (Semar). Todos acompañaron al sindicato de trabajadores de la industria láctea Yormil S.A. (Stilysa).
Repartieron volantes. «Los trabajadores maragatos sindicalizados marchamos en apoyo a los trabajadores de «La Josefina» que llevan más de 30 días de ocupación. Marchamos para denunciar la burla que ha hecho nuestro intendente con sus «milagros maragatos». Marchamos por una sociedad sin explotadores ni explotados», decía la inscripción.
En un escenario montado en la Plaza Artigas, se leyeron las proclamas. Un cartel anunciaba: «Nunca más a los milagros maragatos».
El primer orador fue Richard Perdomo (Sofrim), que recalcó el derecho de los trabajadores a sentir, pensar y expresar, y a que se los escuche. Dijo que no era política partidaria por lo que se estaba allí, sino para hacer referencia a qué país tuvimos, qué país tenemos y qué país queremos, además de transmitir al resto de la ciudadanía la realidad que viven los trabajadores.
Virginia Chamorro habló en representación de los trabajadores de La Josefina y contó la historia desde que inició Yormil S.A., los primeros días del año, avalada y declarada de interés departamental por el Intendente Juan Chiruchi y proclamada como otro «Milagro Maragato».
Habló del “pésimo manejo empresarial” y de la “intransigencia de empresarios y mandos medios”, lo que llevó a la formación de Stilysa. Recordó que a pocas horas de organizarse, dos trabajadores fueron despedidos. Señaló que la planta fue abandonada por su dueño y los obreros tuvieron que encargarse de su cuidado.
Para finalizar, hablaron dos representantes del sindicato de obreros del frigorífico, Mauro Ruiz y Álvaro Silva. Reclamaron trabajo digno, decente, con condiciones justas y con la tranquilidad de que no existan empresas fantasmas.
“No queremos que gobiernen quienes nos destruyen… que permitan que los capitalistas hagan y deshagan a su gusto”, dijeron en referencia a los anteriores gobiernos.
Recordaron cuando Lacalle asumió la presidencia en 1990, dejando de convocar a los consejos de salario: “Nos arrebató la herramienta fundamental que tenemos los trabajadores y nos condenó al hambre los años siguientes”.
Recordaron que cualquier intento de sindicalización era desbaratado y le seguían los despidos. Hablaron de los salarios que cayeron; recordaron el despido de dos compañeros y el paro de 40 días de los trabajadores y la falta de ayuda de las autoridades locales. También recordaron cuando la Ministra de Trabajo de aquel momento, Analía Piñeyrúa, ni siquiera los recibió y hablaron de otros tantos trabajadores despedidos.
A fines de 2004, cuando se comenzó a formar el sindicato, «la patronal despidió a dos de sus impulsores». «Algo estaba cambiando y el sindicato siguió en pie», recordaron. Luego, las represiones comenzaron a disminuir.
El Frente Amplio ingresó al gobierno y “marcó reglas claras a los nuevos capitales”; “el Ministerio de Trabajo ahora sí amparó a los trabajadores”; “por primera vez vimos un Ministerio justo”, que “equilibró la balanza, que antes había estado siempre a favor de los empresarios”.
Destacaron que el frigorífico procesa la misma cantidad de reses que antes, pero con más del doble de los trabajadores: de 300 obreros pasó a 650, mejorando notoriamente los salarios. Dijeron que la nueva empresa cumple con la ley y que se han recuperado una a una las mejoras de las condiciones de trabajo.
“Hoy estamos acá por una sociedad más justa”, dijeron. Pidieron a los trabajadores que formen sindicatos en cada empresa.
Para finalizar hubo un espectáculo artístico, que cerró con la actuación de Sociedad Anónima.

Justo al inicio de la marcha llegó hasta la planta de La Josefina un nuevo inversor interesado. Los trabajadores se vieron sorprendidos porque no sabían nada de la visita. Junto a dirigentes de Stilysa, que estuvieron acompañados por su asesor jurídico, los interesados recorrieron las instalaciones para constatar el estado de la maquinaria.

Los golpes de timón

El buen desempeño del timonel podía ser decisivo para la navegabilidad de los antiguos barcos. Así lo relatan las novelas y las películas de aventuras. Por extensión, el “golpe de timón” se transformó de imagen marinera en metáfora todo terreno.

MIRTANA LÓPEZ

Esa es la representación que nos parece más útil para ejemplificar las propuestas del Partido Nacional de la última semana antes del balotaje cuando han desaparecido las denuncias esotéricas que caracterizaron la primera parte de la campaña. Se han retomado algunas ideas que ya se manejaban antes de octubre y se les ha dado forma como para impactar en la gente con proyectos bien definidos y opuestos a los actuales. “Vamos a esperar cómo responde la gente a los últimos movimientos que hemos hecho en la campaña. Estamos tratando de volcar el voto de los indecisos hacia Lacalle, pero cómo va a ser la respuesta lo dirán las urnas” dijo Ana Lía Pineyrúa. Es decir que caracterizó como “últimos movimientos” de campaña, lo que sin embargo se presenta como las propuestas de fondo o de largo alcance del futuro gobierno cuya orientación comparte.
En el plano económico se propone la eliminación inmediata del IASS a los jubilados, desmontar el IRPF por considerarlo un impuesto al trabajo y “en caso que la situación fiscal lo permitiera, se eliminará el IMESI”. “Sería una bandeja de ofertas que estará acotada en dos: desaparición del impuesto a las jubilaciones y del IRPF”, dijo Luis Alberto Lacalle. También plantea, de ser posible, reducir en dos puntos el IVA.
Sólo un comentario de alguien que entiende la economía de forma muy primitiva: Se propone hacer desaparecer los impuestos que afectan a quienes reciben mejores jubilaciones o salarios. Porque el mínimo no imponible está ahora en 14 mil pesos de ingresos. Por lo tanto el IRPF no se aplica a sueldos menores. (En gobiernos democráticos anteriores sí se aplicaba el IRP indiscriminado a todos los sueldos y pasividades, aunque estuvieran por debajo del salario mínimo nacional según Ley de 1982). Por su parte, las jubilaciones menores –que mejoraron aunque todavía estén muy bajas – no reciben descuentos. Sí se aplica un buen descuento a la jubilación de más de 100 mil pesos que para poder vivir no puede dejar de percibir el señor Lacalle.
En el plano de la seguridad ciudadana, las ideas son muchas: “políticas firmes y recursos suficientes, dignificación y protección del personal policial, profesionalización de la Policía, atención especial de menores infractores con la creación del Instituto del Adolescente infractor, mejora radical del sistema carcelario, aumento de la seguridad en el medio rural y combate frontal al narcotráfico junto a medidas concretas como “la creación de la Guardia Nacional Republicana, aumento de penas a reincidentes y la baja de la edad de imputabilidad a los 16 años.”
Sobre las primeras, esperemos; dejemos el beneficio de la duda a la promesa. Porque, de pronto, la línea de administración cambiará con respecto a la realizada en su gobierno anterior. Pero no es posible no reflexionar hasta con temor sobre la propia conceptualización de las siguientes. Porque las tres tienen una clara orientación filosófica: la mano muy dura.
La creación de la Guardia Nacional Republicana, el aumento de penas a reincidentes y la baja de imputabilidad a 16 años, son afines a los últimos titulares lacallistas: “la gente clama por represión”, “no hay que temer a la palabra represión”, “la autoridad hay que ejercerla”. También es cierto que a fines de julio de 1993 , cuando ya no podía usar esa mano dura con los responsables del caso Berríos y se hacían evidentes sus dificultades para ejercer su autoridad de Presidente sobre los militares, dijo una de sus frases más soberbias, vacuas y gratuitas: “Aquí el que manda soy yo”. Uno de tantos ejemplos de cómo Luis Alberto Lacalle intenta resolver conflictos con el ejercicio de una autoridad que aunque en aquél caso le había sido otorgada por la ciudadanía, él mismo deslegitimaba en su solitaria arrogancia.
Al igual que los que reclama alguna diva argentina, estos anuncios se hacen a sabiendas de que a la gente está acuciada por los problemas de mayor inseguridad con cada vez mayor difusión y cuyo voto puede ser una inmediata respuesta al temor más que a la racionalidad. Pero el “golpe de timón” en la campaña electoral parece ser mucho más que eso. Se parece demasiado a una política de gobierno ya superada.