Trabajar y vivir en la tierra

Vista general de la nueva salal de ordeñe.
Vista general de la nueva salal de ordeñe.

El sábado fue un día brillante. Ni una nube y el cielo de ese color intenso que a uno lo pone de buen humor porque sí. Llegamos al campo de la familia Hernández cuando todavía no eran las diez de la mañana. A pocos metros de un camino de tierra que se abre hacia el oeste en el km. 99 de la ruta 1 -cerca de la salida del camino del Carretón, ahora bituminizado- está el tambo de los Hernández. A la derecha de la entrada hay un predio plantado de avena. La familia espera a las autoridades: Francisco Beltrame, presidente de Mevir1; Manuel Chabalgoity, director de la DINOT2, además de los ediles Antonio Castro, Elia Bentancur y Norma Stéfano, junto a la diputada Mónica Travieso y el candidato a diputado por el MPP, Walter De León. Todos están allí para ver cómo quedó la Unidad Productiva3, es decir, las mejoras que se lograron en el predio a partir de la colaboración entre el Mevir y el MVOTMA4, y del trabajo de la familia. Diez o quince terneros están echados a la sombra de un par de árboles y miran algo inquietos a la gente que acaba de bajarse de los autos y camionetas. Espantan las moscas con las colas, mascan cansinamente un poco de forraje y finalmente, quizá molestos por el ruido de las charlas, se levantan y salen al paso con rumbo norte, a algún lugar probablemente menos agitado.
El campo de Edgar Hernández tiene 32 hectáreas y 30 vacas que producen 250 litros de leche por día. Además, la familia hace queso, cría terneros y cerdos: «y de todo un poco», dice Edgar.
Los funcionarios de Mevir que acompañan a Beltrame en la recorrida (más tarde todos llegarán a Ecilda para la inauguración de 61 viviendas), saludan con afecto a Edgar y a Beatriz, orgullosos padres de Matías y Nahuel. Es evidente que la relación que se establece entre los funcionarios y las familias va más allá del mero mejoramiento de la infraestructura del establecimiento. «Trabajan a la par los cuatro, cuando veníamos había que salir a buscarlos», dice alguien. «Cuando hay gente trabajan un poco más», dice Edgar y todos se ríen, incluidos Matías y Nahuel.
La sala de ordeñe quedó sencillamente espectacular. Está funcionando hace tres meses, pero por su pulcritud uno bien podría creer que aún no se ha usado, aunque Edgar cuenta que veinte días antes de que comenzara a funcionar ya llevaba las vacas hasta allí, para irlas acostumbrando a la rutina, y las dejaba quince minutos encerradas, aunque algunas se resistían. Los Hernández ya tenían una ordeñadora (que funcionaba donde ahora está la nueva sala de quesos), pero aquella máquina iba al tacho, y luego había que llevar la leche al tanque de frío. La nueva máquina ordeña directo al tanque, eso reduce mucho el esfuerzo y optimiza el tiempo. La siguiente etapa del trabajo es la creación de piletas de decantación, porque el cuidado del medioambiente es una prioridad del Ministerio.
Entre las autoridades y los periodistas anda Ferro, un vecino que quiere ver «cómo es la cosa», porque es el próximo productor de la zona que va a trabajar junto al Mevir para poner en funcionamiento, en algunos meses, su propia unidad productiva.
Es imposible dejar de pensar en algo que ya es una verdad archiconocida: uno de los mayores desafíos que enfrenta el país es el de hacer posible que las familias que viven en el campo sigan allí, trabajando y produciendo, es verdad, pero sobre todo viviendo, teniendo hijos que aprendan a querer la tierra desde que son chicos y que crezcan sintiendo que los une a ella algo más que el lazo del sustento. Pero para eso es importante que las autoridades tengan claro lo que Beltrame comentó en la charla con los Hernández, apoyado en la baranda de metal de la sala de ordeñe: «La forma de mantener a la familia en el predio es hacer que vivan bien y trabajen bien». Un secreto que tiene poco de misterio.

1 Mevir: Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Insalubre Rural.
2 Dinot: Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial.
3 Las unidades productivas son soluciones para pequeños productores familiares, que pueden incluir vivienda (nueva o refacción), edificaciones para la producción, acceso al agua potable, saneamiento y energía eléctrica.
4 Mvotma: Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: