La cooperativa nos cantó los 40

Mañana, la pionera del cooperativismo de vivienda por ayuda mutua en San José, cumple 40 años de vida.
¿Quién no conoce a Ucovita? Su amplio jardín sobre calle Herrera (orgullo de sus socios); las primeras casas de ladrillos a la vista que embellecieron
al barrio Cementerio.
Son cuatro décadas de vida cooperativa y compromiso con la comunidad…
si habrá que celebrar.

alejandra fuentes

Se fundó a comienzos de la elaboración del proyecto de Ley de Viviendas, el 10 de octubre de 1969. Primero fue Co.Vi.Ta y luego, al sumarse otras cooperativas, se convirtió en la Unidad de Viviendas Cooperativas Tabaré: U.Co.Vi.Ta.
El primer terreno fue en la cancha de Baby Fútbol del Club Tabaré, con un proyecto de obra para diez familias. Posteriormente, lo vendieron y por $6.700 compraron a la Intendencia otro terreno más amplio y pasaron a ser 61 las familias involucradas en el sueño de la casa digna. Allí funcionaba antes el ‘desinfectorio municipal’ y también un vivero con hermosos rosales. En ese predio se instalaban circos y se guardaban los carros de la basura y los burros que los tiraban.
En 1972, el grupo logró la personería jurídica y como dice una de sus socias, Teresita Varela, «allí se le dio la C.I. a la cooperativa». La obra comenzó en enero del 74 y se inauguró el 12 de octubre de 1977. Pero sus socios, reconocen como aniversario el 10 de octubre. (El 12 fue impuesto por las autoridades departamentales de turno ‘por razones de agenda’.)
Hoy el barrio celebra este aniversario con gran alegría. El rol social que cumple Ucovita la convierte en una referente para las demás cooperativas y la comunidad en general.
Pero su historia comenzó hace muchos años, transitando un camino de esfuerzo y solidaridad que vale la pena contar.
Luis López y Shirley Perdomo son los únicos fundadores que hoy permanecen viviendo en la cooperativa.
El miércoles de mañana los visitamos temprano. Tenían la estufa prendida y el mate casi pronto. «Iniciamos el proyecto diez parejas de novios. Habíamos tres compañeros en la banda musical «Weekend»: Raúl Saavedra, Mario Ratti y yo. Luego se fueron sumando los otros: José Suárez, Miguel Ruiz, Julio Proto, Tomás Puerto (h), Alfredo Augusti, Juan Díaz y Julio Benedet.
«Teníamos alrededor de 20 años y algunos habíamos comenzado -aún sin estar vigente la Ley de Vivienda- a ahorrar en el Departamento de la Habitación del BHU. Queríamos formar una cooperativa porque sabíamos que esa Ley estaba en trámite. Contábamos con el apoyo del Centro Cooperativista Uruguayo, quien nos asesoró en todo momento». De allí surgieron los técnicos y enseñaron al grupo sobre qué es el movimiento cooperativo y apoyaron el proyecto de obra.
Shirley recuerda las épocas previas a la construcción, cuando en bicicleta venían a ver el predio ‘pelado’ y hacían miles de planes. «Después de casados estuvimos ocho años esperando la casa. Además estuvimos como un año con la obra parada, en dictadura, porque el Banco no nos entregaba la partida de dinero necesaria. Estábamos muy cerca de finalizar. Quedaban detalles interiores en la planta superior, además de la planta de bombeo que nos salió carísima (hubo que sacar un sobre préstamo) y significó el 14% del total de la obra. Hubo que hacer fosa, comprar las bombas y recién así, conectarnos al saneamiento. Fue una etapa agotadora». Posteriormente, esa conexión la utilizó por un tiempo Covibal.
Shirley reconoce que además de los primeros años, también la etapa de obra se hizo larga: «cumplíamos 21 horas semanales, de las que 5 hacíamos las mujeres, que nos dedicábamos generalmente a hacer las losetas para los techos… Había que trabajar pero teníamos mucho entusiasmo, estábamos felices… éramos jóvenes».
Para un cooperativista, el día de la inauguración de las viviendas es inolvidable. Habrá otras fechas que no recuerde, pero ésa, no creo. Los nervios previos, los últimos retoques en las casas, acordarse de una lamparita para que cuando llegue la noche alguna vivienda esté alumbrada… limpiar el terreno para recibir a los nuestros y mostrarles la ‘casita’ que nos tocó por sorteo. «Me acuerdo de la fiesta, del sorteo y las caras de cada uno… toda la ilusión». Luis se ríe y hace hincapié en los días siguientes, con las ansiadas mudanzas; «hay fotografías de un tractorcito con un carro trayendo cosas. También teníamos una zorra y bajábamos los muebles pisando el barro, porque vereda todavía no había ni tampoco habíamos terminado los escalones». La obra continuó con cada cooperativista en su casa. Se levantaron muros, se embellecieron los exteriores y comenzó otra etapa de desafío: la convivencia.
Ambos mantienen la memoria de la cooperativa intacta. Si bien hay muchos compañeros que ya no están, igual los consideran parte del grupo. Primero como cooperativistas, más tarde como acompañantes del feliz proceso de Ucovita. Luis añade: «Esta cooperativa no es de 61 familias, sino fruto del esfuerzo de muchísima gente que por distintas razones hoy no está. Todas sus historias forman parte de la de Ucovita».

Inolvidable
La dictadura le jugó una muy mala pasada a la historia de nuestro país. También a Ucovita, y así lo cuenta Luis: «En esa época nos quisieron pasar a Propiedad Horizontal. Fue un momento duro, muchos compañeros sufrieron y además fueron llevados detenidos y a declarar. Nos querían desmantelar la cooperativa. Querían vernos como personas individuales en sus casas, que no estuviéramos más organizados solidariamente ni compartiéramos nuestros problemas para resolverlos unidos… Pudimos vencer. No pudieron con Ucovita, que quiso seguir siendo cooperativa de usuarios. Hoy eso está lejos… es hora de celebrar».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: