Esta sociedad de políticas tradicionales

Con los 20 votos blancos a favor y 5 del Frente en contra, la Junta Departamental de San José resolvió, el lunes: «Tomar conocimiento del informe del Tribunal de Cuentas, el cual confirma y avala en todo, la legalidad en cuanto al tradicional accionar que siempre tuvo el Ejecutivo Comunal en relación a las donaciones de balasto».
Digamos que desborda el entusiasmo chiruchista los alcances de la resolución del Tribunal. Sobre el tema, en la página 4 se aporta mayor información.
Resolvió también, «solicitar a la IMSJ sirva en forma inmediata las donaciones solicitadas sin ningún tipo de restricciones, en tanto las solicitudes estén debidamente justificadas, tal cual ha sido siempre su proceder». Lejos ha estado de ser «siempre» el proceder de la comuna considerar las solicitudes que estén «debidamente» fundadas.
Las solicitudes que atienden los intereses generales o las situaciones de necesidad, que no pueden resolver los particulares con sus propios recursos, es correcto contemplarlas y merecen apoyo. Otras «donaciones» merecen una consideración especial y su «fundamentación» es por lo menos de dudosa conveniencia y/o legalidad.
Pero además la mayoría chiruchista de la Junta aprovecha para «expresar el error de acción de quienes tuvieron una responsabilidad directa en este tema que tanto daño y perjuicio ha ocasionado a los sectores productivos de San José».
Parece sano y razonable que los blancos, revisando prácticas anteriores y ancestrales, estén hoy embarcados, a nivel nacional, en una lucha sin cuartel contra el clientelismo, la corrupción y el acomodo. Aceptar que son prácticas ilegítimas, no es poco importante para partidos que construyeron su poder electoral sobre esas bases.
Pero en San José, además, llevamos 30 años de personalismo autoritario. Discrecionalidad que opera sin control ni medida. Demasiado tiempo en el que una sociedad conocida, de amigos y socios del poder local, se han beneficiado, a veces de migajas, otras de suculentas tajadas.
La pretensión de señalar los daños que ocasionaría intentar un control democrático de la gestión por la vía de informar a la ciudadanía, constituye no sólo un discurso diferente al que se aplica para el gobierno nacional y las intendencias gobernadas por la izquierda. Es un desprecio al sentido común.

David Rabinovich

Anuncios

One Response to Esta sociedad de políticas tradicionales

  1. azt says:

    No veo que nada haya cambiado con otros partidos políticos,y si te pones a pensar hacen lo mismo o menos que Chiruchi,y éste tiene a su vez otra ventaja,y es que no jode tanto con el autobombo.Porque la propaganda progresista ya aburre,mas para quienes sabemos que es sólo eso…circo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: