Julio Callorda: Diputado o intendente… ninguna candidatura lo asusta

Dos minutos antes de lo previsto Julio Callorda aparecía por calle Ciganda rumbo a Casa del Pueblo.
Allí, temprano en la tarde conocíamos más del candidato que designó el Partido Socialista para ocupar el primer lugar a la diputación. Actualmente es Secretario Político de la 90 y se reconoce como un hombre de política.
Hoy muchos lo apoyan y proclaman también como candidato a la Intendencia de San José (hasta en Facebook, donde más de 250 miembros se unieron al grupo que apoya la idea).

Julio Callorda

Julio Callorda

-¿Qué papel debe jugar un diputado en un departamento con las condiciones de San José?
-El hecho de ser representante nacional, no sólo de San José, significa desempeñar una tarea sumamente proactiva. No solamente proponiendo, sino fiscalizando que haya cosas que se estén haciendo mejor de las que se están haciendo y de las que se pueden hacer. Además, el papel de denuncia también es importante (…) Que sea posible que cualquier departamento pueda recibir propuestas de cualquier representante nacional y que éstas vayan en procura de un mejor desarrollo del país. Actuar sin ceñirse únicamente a lo político partidario, sin responder únicamente a los que lo votaron. Acá hemos tenido clásicamente gestiones legislativas que han respondido a intereses partidarios (…)
La diputación quizá sea el más alto honor que pueda recibir un político. Porque en él se deposita la tarea de legislar y también de llevar adelante propuestas para un desarrollo que además de involucrar el uso del territorio, el cumplimiento de las normas, implica un apoyo importante para el Poder Ejecutivo. Todo gobierno se merece tener un Poder Ejecutivo firme y un Poder Legislativo que actúe de soporte, con leyes a las que se llegue con el máximo posible de consensos. No distraerse en ser un escenario de ‘chicaneo’ político, como ha pasado, transformándose en caja de recepción de cosas que la gente no quiere ver. La gente quiere diputados que asistan a la Cámara, que participen en comisiones y propongan, que actúen.

-¿Cómo te imaginás la tarea de representante si gana el Frente Amplio?
-Yo creo que gana el Frente Amplio. Y en primera vuelta. Con mayorías parlamentarias creo que el legislador tendrá que llevar adelante leyes o recepcionar los pedidos de leyes del Poder Ejecutivo y tratar de ‘sacarlas’ con el máximo respaldo posible. Eso quiere decir que nosotros no podemos tener un aparato legislativo que funcione sólo con los votos de la mayoría parlamentaria, debemos tener contrapartes responsables en la oposición (…) En cierta forma, en este período de gobierno que está terminando, la oposición no ha sido responsable, porque no se detuvo a pensar ciertas leyes que son muy importantes para el país, para su presente y futuro. Algunas se tendrían que haber logrado con mayor consenso.

-¿Y si gana el Partido Nacional?
-El legislador deberá ser muy fiscalizador, porque el PN (como también lo demostró el PC en su momento) puede manejarse mejor evitando los consensos, gobernando por decretos y esquivando muchas veces la posibilidad de que muchos proyectos pasen por el Poder Legislativo. Con un gobierno que no sea frenteamplista, el legislador deberá trabajar tres o cuatro veces más. Pero no lo digo en el aspecto de trabajo político, sino refiriéndome al respaldo y la posibilidad de tener leyes en carpeta que vayan a favor de la gente. Eso será diferente (…) Es muy seguro que los proyectos de ley que vengan de un Poder Ejecutivo que no sea del FA, no sean favor de la gente sino en base a intereses Y es ahí que hay que pelearlos.

-¿Qué te convence más, diputado o intendente?
-Me gusta mucho la política en general. Un compañero muy valioso me enseñó que nunca debo decir ‘donde el Partido me necesita’, porque ahí estaría diciendo ‘bueno, si me ponen, de lo que me pongan’. Cualquiera de las dos funciones me encantaría realizarlas. Hay mucho para hacer en las dos.
-Una sería un desafío interesantísimo.
-¡Por supuesto! Es cambiar a todo un departamento. Pero en el caso de la tarea legislativa, yo visualizo una gestión mía en la Cámara, peleando más que nada por el tema territorial, por los temas sociales y ambientales. Trabajé en el programa de «Construyendo Rutas de Salida» y me sentí muy a gusto… Creo que es importante que un diputado no sólo esté sentado en un despacho sino que recorra su departamento y el resto del país.
Una tarea municipal implica gestión. Y en este departamento está todo por hacer. Yo concibo a San José como un departamento que debe apuntar a la modernidad, lo que se logra ensamblando lo que filosóficamente se propone desde el PS y el FA, con la impronta que le dan los jóvenes. Y San José en un departamento joven, porque todavía no ha nacido hacia el progreso y la modernidad.

-¿Y todo lo que ha hecho el intendente Chiruchi hasta ahora?
-Yo repasaba diversos aspectos: Vivienda, Salud, Social… y San José todavía no ha avanzado. Tengo una teoría de que estamos 50 años atrasados. Que las políticas de gestión del departamento brillan por su ausencia. Que no tenemos inserción a nivel regional. Que nos falta un trabajo conjunto con las intendencias del Área Metropolitana y la costa del sur del país (…) San José se ha negado desde el punto de vista municipal a trabajar coordinadamente con los organismos nacionales. Creo que es el único departamento que no ha implementado el programa Mejoramiento del Hábitat del Mides (…) Es de los pocos departamentos donde los programas del Mides se han realizado a pulmón por los compañeros del Ministerio, de la Oficina regional y algunas organizaciones sociales que colaboraron (…) No hay una política clara en cuanto a lo que es política de Ordenamiento Territorial, al fraccionamiento en algunas áreas del departamento. Nos falta legislar en esa materia. Falta una propuesta clara sobre cuál sería la relación de San José con lo natural. Si bien debería ser un departamento natural, también debería ser un departamento productivo. Hay que apuntar a una producción mucho más amigable con el entorno, a la producción que esté con la gente. Yo sé que hay producción en varios aspectos, pero lo que tenemos que dejar de lado es la industria pesada y potencialmente contaminante.
(…) Otro desafío sería mejorar la relación con los sindicatos. Visualizo un municipio que trabaje con un organigrama distinto, mucho más participativo. Donde la participación ciudadana sea el ‘fuerte’ de la comuna. Que una parte de los dineros municipales se vuelquen a un presupuesto participativo, y que la gente  opine sobre dónde hay que invertir dinero para obras. Y que esas obras no lleguen solamente a los lugares que hay votos.
(…) Hay que priorizar zonas del departamento, como Ciudad del Plata, que tiene una potencialidad impresionante desde todo punto de vista. Creo que debe ser además uno de los referentes de Áreas Protegidas del Uruguay, por tener los Humedales. Tampoco hay que negar ese contacto que tiene esa zona con Montevideo y viabilizarlo de la mejor manera. También falta tejer las redes sociales para que ese lugar se sienta parte de San José, y que no sigan alargando sus raíces como una planta que va buscando el agua. Hay que potenciar el oeste del departamento: Ecilda Paullier con su zona de influencia, de la cual no podemos negar que por encima de los límites territoriales, esa localidad debe integrarse también a lo que es Colonia Valdense, Nueva Helvecia… Yo visualizo un departamento que no tenga fronteras cerradas.
Por eso los trabajos de desarrollo local en algunas regiones deben ser mucho más fuertes. Debemos potenciar dos áreas más: el eje de la ruta 11 con proyectos turísticos adecuados y un rescate definitivo de lo que es la Vitivinicultura. Y la zona de Libertad, como área residencial de mucha gente que trabaja en Montevideo y como una escala importante en ese eje que, pienso, debe unir a todo el país.
Me guardaría el norte del departamento. Una zona productora o básicamente ganadera, con una belleza paisajística singular que le confiere la zona serrana. Esta área debe cumplir un papel estrictamente natural y transformarse en un área testimonial, en la que bien se podría hacer un turismo ecológico. (…)
En estos últimos 50 años se nos acostumbró a que los dineros para obras municipales sólo provengan de fondos propios. Pero no pueden negar que hay cantidad de dineros de organismos internacionales y acuerdos que se pueden lograr pensando en nuestro departamento.

-Además de puntualidad, como hombre político ¿qué fortalezas te reconoces?
-Una de mis fortalezas es el buen relacionamiento con la gente. A lo largo de mi vida profesional, política y personal, la satisfacción de tener buena relación con todo el mundo. Con gente de izquierda y de derecha, siempre y cuando sean personas leales y honestas. Me considero trabajador y un buen planificador, como también leal.
Otra fortaleza es que me gusta ‘caminar la calle’, andar entreverado entre la gente. Me encanta la juventud y mi propia profesión me ayuda a eso. Puedo entender a los jóvenes aunque no hable su mismo lenguaje porque tengo 52 años, pero puedo hacer una decodificación de lo que quieren. Además, me llevo muy bien con los veteranos. Tengo grandes amigos que fueron amigos de mi padre y otros aún mayores que ellos. Me gusta hablar pero también escuchar. Sé escuchar consejos y aunque soy un poco porfiado, los tengo en cuenta cuando son razonables, aún cuando provienen de personas con menos experiencia que yo. Creo que en ese intercambio que mantengo con todos ellos, no me van a dar los años de la vida para poder hacer todo lo que quiero.

-Supongo que hay también debilidades…
-Muchas son atribuibles al entorno y es que yo hice casi toda la Universidad en Dictadura y una de las cosas que la Universidad impidió en mi fue desarrollar más los trabajos en equipo. Yo los hago, pero me cuesta la integración (…)  Lo ideal es formar equipos donde todos tiremos parejo y eso es lo que nos planteamos para el caso de la candidatura a la diputación. Trabajar en equipo tanto con Baltasar Aguilar, Lorena Saavedra, Elia Bentancur. Y si se viene la Intendencia, ni qué hablar… La formación de equipos implica que los más capacitados estén en los mejores lugares, y vaya si San José tiene gente capaz. Y vaya si la izquierda particularmente ha generado cuadros ideológicos, prácticos y planificadores como para que puedan estar al frente de un municipio.

Llegó la hora de la foto y el intercambio final de palabras. Por el largo corredor de Casa del Pueblo caminamos hacia la puerta, donde en una silla, afuera, se ofrece a los caminantes la publicación «Correo Socialista».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: