Luis Puig: “La Ley de Caducidad operó como una Ley de Amnistía para los terroristas de Estado”

«No va existir nunca más el Estado violando los derechos humanos y consagrando la impunidad…»
Anular la Ley de Caducidad tendría varios efectos. Para Luis Puig, secretario de Derechos Humanos del PIT-CNT, el más importante es el mensaje que da hacia el futuro.

Luis Puig

Luis Puig

Para la Coordinadora Nacional por la Nulidad de la Ley de Caducidad, anular la ley es una medida preventiva hacia el futuro, para crear una nueva convivencia en materia de derechos humanos y no generar «una cultura de la impunidad».
Con la Ley de Caducidad se ampararon torturas, desapariciones, secuestros de niños, asesinatos, traslados clandestinos y se cobijaron “cosas que la misma ley dice que no podían estar avaladas, por ejemplo, los delitos económicos”, dice Puig.
Cuenta que «había un financista en la década del 70 que tenía algunos negocios poco claros con algunos jerarcas de las fuerzas armadas… Ese señor se quedó con algunos vueltos de oficiales superiores y apareció muerto».
Con la Ley de Caducidad vigente se prohíbe la investigación de este caso.

Terminar con la cultura de impunidad

Los delitos cometidos fuera del país fueron incorporados durante años en la Ley de Caducidad, a pesar de que la ley tiene vigencia en el país únicamente. También fueron amparados delitos cometidos fuera del plazo que marca la ley (26 de junio de 1975 – 1 de marzo de 1985). «Operó como una Ley de Amnistía para los terroristas de Estado», dice Puig.
La Coordinadora cree que se van a abrir varias de esas causas. Algunas se podrán investigar, otras no porque murieron los protagonistas: «Pero para nosotros el efecto principal es hacia el futuro (…) Terminar con la cultura de impunidad».

Recobrar la dignidad

«Yo creo que el pueblo uruguayo va a recobrar la dignidad incluso a nivel internacional del valor ético de la justicia, a partir de la anulación de la Ley», dice Puig. Para este sindicalista es imprescindible que Uruguay deje de ser el único país del cono sur de América que siga manteniendo sus leyes de impunidad.

Una ley votada bajo amenaza militar

En nuestro país se está tramitando la inconstitucionalidad en el caso de Nibia Sabalsagaray, joven asesinada en la década del 70.
El primer argumento que fundamenta el fiscal de Corte para declarar la inconstitucionalidad de la ley y que la Coordinadora retoma, es que fue votada bajo amenaza militar.
La Ley de Caducidad se votó en cinco días -recuerda Puig-, del 18 al 22 de diciembre de 1986. El lunes 22 de diciembre de 1986 era el día en que estaban citados a declarar por la Justicia varios oficiales superiores, terroristas de Estado.
En aquel momento el comandante en Jefe del Ejército era el General Medina, quien planteó que las citaciones de la justicia estaban guardadas en su cofre fort: «Estaba mandando un claro mensaje al Parlamento: que si no se aprobaba la ley iba a haber un desacato militar».
Las actas parlamentarias de la época son muy elocuentes. Puig recuerda que el Senador Zumarán, del Partido Nacional, dijo que nunca hubo tanta presión sobre el Poder Legislativo y que como resultado se iba a terminar aprobando una ley que impedía la acción de la Justicia.
La misma letra de la ley lo dice: «por la vigencia de la lógica de los hechos».
«La lógica de los hechos era el desacato militar, y el desacato militar no es fuente de derecho en Uruguay», dice Puig.
Otro argumento del actual fiscal de Corte y que la Coordinadora comparte, es que la Ley de Caducidad es violatoria de todos los convenios internacionales que Uruguay ha firmado.
Cada vez más la comunidad internacional le está exigiendo a Uruguay que anule la Ley de Caducidad.

La Ley y su aplicación

La Ley 15.848, llamada Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, impide que los militares que cometieron crímenes contra la sociedad puedan ser juzgados.
Tanto el proceso de su aprobación en 1986 como el referéndum que se realizó en 1989, estuvieron marcados por amenazas de quiebre institucional.
Hasta el año 2006, ningún implicado en delitos de lesa humanidad fue juzgado.
Desde la salida a la democracia y hasta el año 2003 (a partir de la creación de la Comisión para la Paz), la sociedad uruguaya avanzó muy poco en el esclarecimiento de lo ocurrido durante la dictadura y -hasta el año 2005- nada en la obtención de justicia. En todo el período anterior, se impidió que la Justicia actuara con independencia, lesionando así principios democráticos fundamentales*.

Año 1989

En el año 1989, cuando la ley fue sometida a referéndum, muchos uruguayos votaron mantenerla por temor, cediendo a las amenazas de los militares.
Según Puig, además existía la negación por parte del gobierno de la época de que en este país se hubieran cometido delitos de lesa humanidad: “el ex-presidente Sanguinetti decía que en este país no se fusilaron prisioneros, no hubo niños desaparecidos…”
Pero se encontraron los restos de Ubagesner Chávez Sosa y de Fernando Miranda en unidades militares.
«Macarena Gelman fue secuestrada… su madre, traída al Uruguay, cuando nace Macarena se asesina a su madre y Macarena está desaparecida durante largos años».
“Simón Riquelo fue secuestrado en Argentina por militares uruguayos; estuvo 26 años desaparecido”.
En 1989 había un spot televisivo en el que Sara Méndez le pedía al pueblo uruguayo que le ayudara a encontrar a su hijo Simón, secuestrado a los 20 días de su nacimiento en Argentina. «El propio presidente de la República en aquel momento dijo que eso era falso. Que eso era mentira y era para denigrar a las Fuerzas Armadas uruguayas».
El spot fue prohibido pero los sindicatos se encargaron de hacerlo público.
«El mensaje era muy claro: si se anula la Ley hay un nuevo golpe de Estado».
Había mucho miedo, desconocimiento y censura…
Puig también recuerda el «papel vergonzoso de la Corte Electoral» cuando se desconoció la firma del propio Seregni. En aquel momento miles de ciudadanos tuvieron que ir a ratificar sus firmas «y hasta último momento se trató de que las firmas no alcanzaran».

Antes voto verde, hoy sí

Zelmar Michelini hijo hoy está radicado en Francia. Puig mantuvo una conversación telefónica con él y coincidieron en la necesidad de que personalidades que estuvieron en el voto verde hoy estén en una presidencia de honor de una gran comisión nacional.
Se piensa en personas como Matilde Rodríguez, María Esther Gatti de Islas (abuela de Mariana Zaffaroni), Eduardo Galeano y personalidades de distintas colectividades.
Puig afirma que en esta campaña han jugado un papel decisivo ciudadanos del Partido Nacional y del Partido Colorado, junto a los frenteamplistas.

Por iniciativa popular

La recolección de firmas por parte de la Coordinadora Nacional por la Nulidad de la Ley de Caducidad comenzó el 4 de setiembre de 2007. Un año antes se realizó una recorrida por todo el país, de sensibilización sobre el tema.
La experiencia comenzó el 19 de junio de 2006 con un acto en la sede de la Universidad en Paysandú. El 18 de julio de ese año se realizó otra actividad en Maldonado, en un lugar que había sido cárcel y donde participaron los ex-presos.
Se visitó Durazno y también a la colonia de uruguayos en Argentina.
En aquel momento se convocó al Parlamento a que anulara la Ley, pero no hubo voluntad política.
Las organizaciones sociales de derechos humanos optaron por convocar a la gente y empezar a recorrer el camino de una reforma constitucional por iniciativa popular.
“Se sabía que la etapa de recolección de firmas iba a ser la más difícil, pero de esa manera se iba a lograr despertar el sentimiento de verdad, justicia, el sentimiento democrático de nuestro pueblo”, dice Puig.
A fin de año se llegó con 180 mil firmas. «Después fue el aluvión… porque la gente se sintió protagonista de esta campaña». Se sumaron uruguayos en el exterior, desde Francia, Suiza, Argentina, México y Estados Unidos.
Un ómnibus recorrió parte del país con el aporte de los uruguayos radicados en Francia y Suiza.
Se incorporaron los jóvenes: en el Festival de Rock de Durazno en el 2008 se juntaron 4.200 firmas en un fin de semana.
Los jóvenes salieron en ómnibus recorrer… Así se fueron generando instancias de participación colectiva.

Galeano, olvidadizo pero no olvidador

Puig recordó cuando firmó Eduardo Galeano, un momento muy emocionante de la campaña; Galeano había olvidado el número de su credencial y se levantó de la mesa a buscarlo hasta su portafolios donde lo tenía anotado.
“Galeano dijo, delante de toda la prensa: ¿sabe lo que pasa? Yo soy muy olvidadizo. Me olvido dónde vivo, a veces me olvido de quién soy… Soy olvidadizo pero no soy olvidador. No se puede ser olvidador. Construir una democracia en este país implica tener memoria, verdad y justicia».

Una larga cadena humana

Una larga cadena humana custodió las cajas repletas de firmas que la Coordinadora Nacional por la Nulidad de la Ley de Caducidad presentó el viernes 24 de mayo ante la Asamblea General. Más de 300 mil firmas.
A las 16.30 hs., miles de ciudadanos partieron desde la sede de la Federación de Funcionarios de Ancap hacia el Palacio Legislativo.
Durante la marcha, más gente se acercaba a entregar papeletas…
El plazo de entrega era el 25 de mayo; la Coordinadora quiso asegurarse y las entregó un día antes… Un Ministro de la Corte había salido a decir que el plazo terminaba el 24. Esa misma noche, a las 23:45, se entregaron 13 mil firmas más.
Al otro día, cuando se demostró que el plazo seguía vigente, se entregaron otras 1.544 firmas.

Lo que queda por hacer

A fines de setiembre se proyecta un gran espectáculo musical en el Estadio Centenario en apoyo a la campaña. «La participación de la gente es el elemento que puede determinar con absoluta claridad que se terminó la impunidad en Uruguay».
“Hoy están dadas todas las condiciones para que el pueblo uruguayo desarrolle una gesta pacífica, democrática, democratizadora y termine con esta cultura de la impunidad”.
“En Uruguay hay que marcar una clara señal de verdad y justicia”.
“Gane el gobierno que gane hay que asegurar la libre acción de la Justicia”.

Anuncios

2 Responses to Luis Puig: “La Ley de Caducidad operó como una Ley de Amnistía para los terroristas de Estado”

  1. marcelo says:

    compañero luis soy marcelo de pando. te agradezco la boluntad y el esfuerzo que has dado por la verdad y la justicia y para que nunca mas terrorismo de estado. no es un hecho menor que el 47 % le dijera si a la anulacion y si gana el pepe tendriamos que pasicamente presionar para que con las mayorias parlamentarias y un poco de huevos se elimine esta ley perversa. te saluda atentamente marcelo del partido comunista

  2. Anónimo says:

    eso es lio que yo se debe de hacesr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: