Vehículos municipales bajo sospecha

·

·

Pablo Cortés

Pablo Cortés

«Hay algo que a mí me tiene muy preocupado con respecto al Partido Nacional: la ridiculización del contralor al Ejecutivo Departamental. Cada vez que nosotros -los ediles del FA- hacemos una de estas denuncias, un pedido de informes, una solicitud de comisión investigadora, nos tildan de locos, de irresponsables, de burros, de que no tenemos pruebas, de que es politiquería barata…» La advertencia del edil Pablo Cortés es muchas cosas, entre otras, responsable y seria.

-¿Cuál fue el planteo por el que quedó sin número la Junta Departamental?
-Hace un año, entre mayo y junio del 2008, hice tres pedidos solicitando información al Ejecutivo departamental sobre: reparación de los vehículos propiedad de la comuna, dónde se realizaban esas reparaciones, cuánto costaban, cada cuánto tiempo se realizaban, qué y cuántos repuestos se compraban, dónde y de qué manera, dónde se realizaban esas reparaciones, a qué vehículo se destinaban esos repuestos, cuánto costaban por vehículo y por reparación. Solicitaba un informe detallado de esto por vehículo y por reparación y de qué manera, a qué vehículos iban destinados los repuestos. Solicitaba también los documentos probatorios de todas estas acciones.
Además realizaba otras dos solicitudes.
Un informe detallado de cuáles eran los vehículos que estaban en propiedad de la Intendencia, si existían vehículos que no eran de su pertenencia pero realizaban trabajos para la misma, por ejemplo, que por algún tipo de contrato le brindaban servicios. En ese caso cómo se arrendaban y cuánto costaban
Y un informe detallado de cuáles eran los inmuebles propiedad de la Intendencia en la fecha del pedido de informes.

– ¿Por qué lo hiciste?
– Básicamente porque, en reiteradas oportunidades, habíamos recibido denuncias anónimas sobre el uso irregular que se está haciendo de los vehículos y sus reparaciones. Se nos ha denunciado que supuestamente existen boletas de repuestos que nunca se compraron y que nunca se colocaron. Denuncias de repuestos que no se pusieron en esos vehículos y denuncias de vehículos que se rompen mucho más de lo razonable.
Nos llamó la atención, queríamos cotejar la frecuencia de las roturas y los lugares en los que se realizan las reparaciones; queríamos ver si hay una preferencia del Ejecutivo departamental por algunos talleres de nuestro departamento.

-¿Buscabas obtener información que permitiera definir la verosimilitud de las denuncias?
-Estos pedidos de informes los hicimos hace un año y no tuvimos respuesta. Según establece la Constitución de la República y la Ley Orgánica Municipal, el Intendente tiene 20 días para contestarnos. En conversaciones con jerarcas municipales y atentos a los muchos detalles de la solicitud, les prometimos: «Yo dos meses más te espero sin reiterar el pedido». Es decir, en una actitud paciente, los esperamos dos meses. Llamamos varias veces; siempre nos contestaban que en pocos días más iba a estar la respuesta. Les dimos tres meses más; se dejó pasar un tiempo prudencial. Pero ya pasado un año, como edil puedo (y debo) hacer un llamado a sala al Intendente, para que brinde a la Junta la información de primera mano.
Cuando es por pedido de informes no contestado el Intendente no se puede hacer representar; tiene que concurrir él a sala. A probar lo contrario, o a confirmar lo que yo sospecho que está sucediendo en el entorno del Ejecutivo departamental: que hay  una «gran joda». Lo que ocurrió el lunes fue que realicé ese llamado a sala y la bancada del Partido Nacional se comportó como lo hace siempre, dejó la sesión sin número, trancando toda la información que se solicita, encubriendo por las dudas la gestión del Intendente, negando toda posibilidad de control sobre el Ejecutivo. Por eso se retiraron de Sala: porque no permiten ninguna forma de control sobre el Intendente y su entorno.

-Hoy (miércoles) aparecen declaraciones de Alexis Bonnahón en la prensa local. Reclama que, si «hay joda», presentes pruebas ante la Justicia. Si no, «que no digas pavadas».
-A mí me tiene muy preocupado, con respecto al Partido Nacional, la ridiculización del contralor al Ejecutivo departamental. Cada vez que nosotros -los ediles del FA- hacemos una de estas denuncias o un pedido de informes, nos tildan de locos, de irresponsables, de burros, de que no tenemos pruebas, de que es politiquería barata, ¿Por qué nunca jamás autorizaron un pedido de informes, una comisión investigadora? ¿Por qué impiden que el Intendente vaya a Sala a dar una información solicitada hace más de un año?
Personalmente, si tengo las respuestas, yo puedo descartar totalmente las denuncias y responder con claridad que eran infundadas. Pero en estas circunstancias, con estas negativas a todo control constitucional, puedo decir lo que ocurrió: no encuentro caminos para que respondan: ¿Usted no sospecharía, como dice un conocido cómico?

-¿Vas a responder a Bonnahón?
-Naturalmente.

Anuncios

One Response to Vehículos municipales bajo sospecha

  1. JB says:

    Pablo:
    El intendente no te responde, pero la gente sílo hizo.
    A seguir trabajando que tenemos que ganar en octubre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: