Discriminaciones

Caía la tarde y una llovizna fría. El grupo de humildes viviendas lucía gris, pero salpicado de color en alguna ventana; un techo con el fibrocemento pintado, algún árbol joven y unas pocas flores en la quinta-jardín de una vivienda a la que, además, le habían construido una churrasquera pequeña sobre el costado derecho.
La de González es una de tantas sin nada particular que la distinga. El número, pintado desprolijo sobre la pared del frente, apenas se lee.
Una puerta escondida, en una calle sin nombre, a la que se llega por una entrada que es puro barro antes y después del caño que permite cruzar la cuneta. El agua corre mansa, sucia y fría.
Golpeo -sin mucho convencimiento- una señora abre sin levantar la vista para mirarme.
-¿Usté viene del diario?
-Sí. Buenas tardes.
-Pase nomá.
Hay poca luz y una mesa de cármica con 4 sillas. En una, duerme un gato amarillo que me mira casi con curiosidad… pero sigue en lo suyo.
En la pared que da al oeste hay una virgen, del otro lado está, como en todas las viviendas del conjunto, la única pieza. Al este una ventana, el fogón y una garrafa chica. Encima del fogón hay un calefón que se entrega instalado con la vivienda. Atrás está el pequeño baño. Son todas iguales y conozco varias.
Lo que cambia es la gente. En muchas hay niños, en otras como ésta, silencio.
El sargento se levanta y me tiende la mano.
-Usté es amigo del Cholo… ¿el periodista?
-Sí. Gracias por recibirme.
-Nada de grabadores, ni fotos, ni nombres…
-Está claro eso.
El hombre me mira, mira el mate (un vaso de vidrio, con yerba y bombilla) ceba de la caldera y duda.
-¿Toma uno?
-¡Cómo no!
Intento romper el hielo antes de comenzar a charlar. Imposible.
Desde una repisa me miran las fotos familiares. Me levanto con el vaso – mate en la mano y me acerco a la que se ve un hombre joven con la boina azul de la ONU.
-Ese es Jorge.
-¿El hijo?
-No. Sobrino. Es cabo allá. Esa me llegó hace como un mes. En seis o siete semanas vuelve.
-¿Es el que no bancó la escuela?
-No, el hermano. El que no pudo fue el Hugo… mire que se lo dijimos.
-¿Qué le dijeron?
-Los hijos de «clase» son «clase», para ser oficial hay que ser hijo o sobrino de oficial… pero es porfiado. La prueba la pasó sin problema porque es guapo, inteligente… fuerte como un toro el Hugo. Pero porfiado.
-¿Y?
-No aguantó. Sanciones sin razón, un rigor… demasiado rigor. La Rita se aburrió de esperarlo y él siempre sin (día) franco. Se juntó con otro muchacho que es verdulero. Capaz que ahora vuelven porque hay un crío de por medio.
Le alcanzo el mate – vaso con ganas de darle las gracias. Está fierazo.
El bigote tapa toda la bombilla mientras chupa, el pelo sigue usándolo corto, aunque por lo que dijo el Cholo, hace como tres años que se retiró.
-¿Milicos todos?
-Hay alguno pescador, otros albañiles y monteadores… de seis hermanos cuatro fuimos milicos y los muchachos son… once varones y cinco mujeres. Hay ocho milicos y dos «milicas» azules.
-De discriminación hablá con el sargento, me dijo Cholo…
-Él sabrá…
-¿Y usté?
-No sé…
-¿No oyó que el gobierno sacó la discriminación?
-Putos siempre hubo.
-Pero ahora no se puede «discriminarlos».
-¡Déjese de joder! Discriminación es lo que hicieron con el Hugo. Hijo de milico no puede ser oficial ¿Cuántos conoce usté? De última los «fideos» se heredan como las estancias.
Tenía razón Cholo, pienso, mientras camino bajo el paraguas hasta el auto que, por un pudor que no se porqué sentí al meterme en el barrio, dejé como a tres cuadras de las viviendas. De discriminaciones el que sabe es el sargento González.

Nota: El apellido y algunos detalles no corresponden a la realidad para proteger a esa familia. Respeto sus miedos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: