Todo el día en la máquina

El oficio de bordadora se remonta a la época de la colonia. Fue aprendido y transmitido por las mujeres a partir del siglo XIX; hasta la década del ’60 se convierte en una importante fuente de ingresos.
Hoy, las bordadoras son escasas y ya no quedan nuevos aprendices. Entre las causas de su desaparición figuran el desarrollo tecnológico (aparece la máquina de bordar), lo cambios en el diseño de la moda y los cambios sociales en la mujer.

ESTELA SELLANES

ELBA GIACCETTO y su compañera de vida: la vieja Singer.

Elba Giaccetto tiene 83 años. Empezó a bordar a los 20, después de recibir una serie de lecciones que venían con la compra de una máquina.
Ahora hace años que no borda, sólo lo hace en ocasiones especiales, para sus nietos.
Muchos son los recuerdos del oficio que supo ofrecer con tanto cariño. Hoy, muchas mujeres la recuerdan especialmente ya que fue a quien recurrieron para que les bordara las sábanas y los manteles del ajuar.
«Aprendí en lo de Demaría y Ábalo, que daban 25 lecciones gratis. Ahí compré la máquina (una vieja Singer a pedal que aún hoy conserva, pero con motor). La que me enseñó fue una señora Camejo, o de Camejo, no me acuerdo. Yo era jovencita. Tenía los niños chicos y ahora mis hijos tienen 61 y 62 años… Yo me casé a los 17».
«La verdad que me ayudó mucho el oficio porque mi marido no tenía 50 años cuando murió…». «Aprendí a bordar y después empezaron a aparecer los clientes».

La bordadora del pueblo

«Ahora no hay nadie que borde como yo lo hacía, con tambor. Usaba un tamborcito de madera y lo ponía en la Singer…»
«Vinieron todas las que se casaron en aquella época: Graciela Ithurralde, Beatriz, Pupé Mariño, Ana María Gallesio (que es mi nuera), las de Chápper… Cantidad de señoras. Me traían la pieza de crea para hacer los juegos de cama bordados. Yo cortaba, les hacía las sábanas y se las bordaba… Muchas de estas señoras aún conservan sus sábanas bordadas en richelieu y relleno; manteles con una guarda grande».
«El primer mantel bordado que hice se lo hice a la señora de Aníbal Vázquez. Lo cobré $12. Todo en richelieu…»
También bordó vestidos, túnicas, batitas de bebé… «No sabés la cantidad enorme de túnicas que bordé acá en San José. Se le hacían los festoncitos y algunas florecitas».
También bordó camisetas de fútbol: las de Universal. «Todas las letras iban bordadas; las hice para Las Palmas, me traían los equipos y yo los bordaba».

Ya hace tiempo que no borda. Dice que no le da la vista y además, como le puso motor a la máquina, ya no le sirve para esa tarea porque tendría que cambiarle la correa y volverla a usar a pedal. Aunque, comenta «ahora todo el mundo borda con las máquinas industriales».
Nunca compró una máquina industrial porque económicamente no pudo. Además, los bordados de las máquinas industriales nada tienen que ver con los suyos. «Vos ponés un bordado hecho en una máquina industrial y uno a máquina como la mía y no tienen comparación. Se nota mucho la diferencia…».
Aunque no lo diga, se nota el cariño que siente por su vieja Singer: «Yo creo que lo único que le he gastado a esta máquina es esta piecita», dice mientras la señala. Nunca necesitó un arreglo importante. Hoy, la máquina tiene 60 años y como Elba tiene 83 se puede decir que la Singer ha estado con ella prácticamente toda la vida.

El oficio se aprende a querer
Confiesa que extrañó mucho cuando dejó de bordar: «Lo que más extrañé fueron los ojales, porque yo los hacía bordados».
Usaba sedalinas de todos los colores.
Mientras conversa, saca uno de los viejos carreteles de un cajoncito de madera de la mesa donde apoya la máquina: «La sedalina de bordar es bien finita; es divina… No sé si sigue viniendo de esta calidad… Siempre fue muy cara, entonces yo se las hacía comprar a mis clientas. Cada una se traía la sedalina que iba a necesitar el trabajo».

La bordadora también tiene algo de artista. Va combinando los colores hasta lograr el diseño que se propuso.
La docencia no era la suyo: «Acá siempre vino gente para ver si yo enseñaba pero nunca enseñé porque no tengo paciencia; además, lo que yo quería era trabajar, porque me hacía falta».
Nunca cobró bien por sus trabajos: «El bordado no se cobra bien. No me acuerdo bien pero creo que cobraba 10 o 12 pesos los juegos de cama».

Un oficio en extinción

Son muy pocas las bordadoras que quedan en San José. Elba conoce a una que vive por calle Río Branco. «Había otra cerca de la Terminal, pero yo no me acuerdo de ninguna otra».
«Acá sigue viniendo gente a pedirme que le borde. Siempre vienen maestras para bordar las túnicas, pero yo ya no hago esos trabajos… Ni a mis nietos les bordo… No sólo por la máquina, sino que ya la vista no me da. Y además, por la posición… Ya no estoy para esas cosas».
Elba tiene una operación de cadera. Sin embargo, nunca dejó de trabajar.
Recuerda que bordar una sábana le podía llevar cinco días de trabajo, y un mantel, algunos días más. Generalmente, les mostraba a sus clientas algunas revistas para que eligieran los diseños. «Venían unas revistas preciosas y un patrón que traía los dibujos grandes». «Yo también inventaba algunos dibujos. Me encantaba hacer las hormiguitas viajeras. Gustaban mucho. Hormiguitas que llevaban hasta puntillitas en una pollerita. Eran divinas. Llevaban trencitas. También hacía muchos payasos, para los niños, para la ropita y para las bolsas de pañales. Hice cualquier cantidad de moisés con puntillas y festones…»

Elba dejó de bordar hace como 10 años. Desde entonces se dedica a hacer cortinas, colchas y almohadones y sólo borda alguna batita para algún nieto bebé.
2 hijos, 5 nietos, 3 bisnietos (y uno que viene en camino) han sido beneficiarios directos de sus trabajos. «A mi nieta le bordé todito cuando nació; a uno de mis bisnietos lo último que le bordé fue el nombre en el delantal del jardín… A todos los nietos les hice las batitas con puntillitas…»
«Yo me sentía bárbaro; me encantaba el trabajo que hacía… Era tranquilizante. Tenía que trabajar porque tenía dos chiquilines adolescentes cuando enviudé… Tenía cantidad de trabajo, mucho trabajo. Empezaba uno y hasta que no lo terminaba no agarraba otra cosa».

Detalles
Cuidar que todo quedara perfecto, no era un detalle menor: «Gracias a Dios y a la Virgen ningún trabajo me quedó mal… ¿¡Vos sabés lo que es que un bordado te quede mal!? ¿Con qué lo desarmás? No, no podés…».
Lo primero era dibujar el diseño con papel carbónico sobre la tela. «Había un papel que no ensuciaba. Si comprabas uno ordinario te manchaba la tela». El tambor se usaba para que la tela quedara bien tirante. Se colocaba en la máquina, que iba sin perno. Debía usar una aguja muy finita… «Rompí miles de agujas trabajando en mi vida».
Para trabajar en bordado o costura hay que estar en un ambiente tranquilo. El mejor horario es la noche. «Ahora espero a los domingos para cortar cortinas; tenés que medir muy bien antes de cortar. Con el bordado mucho más… Antes no podía ni ‘escuchar’ las comedias mientras trabajaba».

Elba dice que trabajará hasta que el cuerpo le aguante. Aún hoy, tiene mucho trabajo. «Por suerte, gracias a Dios, porque si no, es bravo. Estar sola sin hacer nada, no es para mí…».

About these ads

6 Responses to Todo el día en la máquina

  1. soy maria vivo en cap. bermudez provincia de santa fe en argentina. tengo 55 años aprendi a bordar a los 15 años y jamas deje de hacerlo. es una gran pasion el oficio de bordadora le he enseñado a mi hija a mis nueras y a muchas chicas mas, jamas cobre por la enseñanza. hoy despues de 40 años como bordadora sigo en la lucha y aunque parece demasiado tarde deseo llegar a mi meta, que es tener una fabrica de articulos bordados. estamos esperando una maquina de varios cabezales y electronica.yo tengo una pequeña linea de bordados los que vendo en las mercerias en los pueblos de mi provincia. con la singer a pedal que tengo no puedo hacer suficiente produccion. como bordadora que soy mis trabajos son verdaderas creaciones artesanales llevadas a una produccion en serie, para esto he tenido que adecuar el bordado a un sistema creado por mi. a parte de la bordadora singer trabajo con una realcera electrica y una electronica familiar. espero que este año se cumpla mi sueño de la produccion que deseo y necesito no es por mi es por mis hijos por mis nietos. espero que Elba siga gozando de buena salud la felicito y espero llegar como ella a bordar hasta el final de mis dias y vivir muchos años como Elba.

  2. le envio una direccion: http://www.sweetladybordados.com/ facebook
    ojala que pudiera conocer a Elba en persona. ya que quedamos muy pocas bordadoras artesanales. estamos en peligro de exitincion, ¡ como tantos seres de la naturaleza! espero que no nos pase como alos dinosaurios.

  3. Valeria dice:

    Felicitaciones!!! Y como dicen ustedes ya que están en peligro de extinción me encantaría que se puedieran comunicar conmigo, estoy buscando alguien que quiera enseñarme. Gracias

    • valeria: yo te voy a enseñar a bordar, solo tenes que disponer de algo de tiempo y dedicacion. el mecanismo del bordado es muy simple solo se necesita practica, cuanto mas practica mejor. hace del bordado un pasatiempo y luego tu oficio. felicidades vale.

  4. admiro a ELBA y todas las mujeres trabajadoras y emprendedoras. aquellas que se ganan por derecho propio cada peso que gastan. el trabajo dignifica y engrandese a todas las personas. cualquiera que sea el trabajo que realicen. estoy en contra de los subsidios y planes trabajar. gozamos de plena libertad podemos generar buen dinero sin salir de casa. como dice robert kiyosaki DIOS NOS DIO DOS DONES: NUESTRA MENTE Y NUESTRO TIEMPO de nosotros depende como lo usemos.

  5. me llamo visi y soy Española de Zalamea de la serena Badajoz. yo empece a bordar a los 15 años Llevo bordando37 años y me encanta y es verdad que ya van quedando pocas bordadoras de las que usaban el tamborcillo de madera y la Singer yo todavía los sigo usando y asta que el cuerpo aguante como ella. ELBA Felicidades un beso

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: